Solo un 18% de quienes se pusieron la dosis pertenecen a grupos de riesgo

Por: Ángela Ávalos 12 junio, 2017
Ana Isabel Coto (blusa roja) atendió el llamado para vacunarse. Ayer se inició la jornada de aplicación de la dosis en todos los centros de salud del país.
Ana Isabel Coto (blusa roja) atendió el llamado para vacunarse. Ayer se inició la jornada de aplicación de la dosis en todos los centros de salud del país.

A una semana de haberse iniciado la vacunación contra la influenza, las personas que integran los principales grupos de riesgo se siguen resistiendo a protegerse contra este virus.

Solo un 18% de los vacunados hasta ahora, son diabéticos, obesos o cardiópatas, según datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) dados a conocer este lunes.

En total, 230.000 asegurados acudieron al llamado durante la primera semana de la jornada nacional contra la influenza, que se inició el 5 de junio en todo el país.

De esa cantidad, alrededor de 43.000 están entre los grupos que mayor mortalidad registraron el año pasado a causa de ese virus.

Según datos de la Caja, 2.581 enfermos del corazón se han vacunado. Además, solo se han puesto 10.415 dosis entre diabéticos, 3.664 entre obesos y casi 8.000 entre las embarazadas.

No fue posible conocer temprano las metas de vacunación de la CCSS para cada uno de esos grupos.

Xiomara Badilla Vargas, jefe de la subárea de Vigilancia Epidemiológica de la Caja, reiteró la importancia de que estas personas recuerden las complicaciones asociadas al contagio de este virus.

Durante todo el 2016, fallecieron 130 personas debido a este virus, informó Leandra Abarca, coordinadora del programa de inmunizaciones de la Caja.

Los registros de Salud contabilizaron 44 fallecimientos solo durante el pico de finales del 2016 y principios del 2017.

Daniel Salas Peraza, director de Vigilancia de la Salud en ese ministerio, facilitó datos que reflejan que un 63% de las víctimas mortales en ese periodo fueron atacadas por la influenza AH1N1.

Un 73% de los muertos durante ese pico no se había puesto la vacuna en la jornada del 2016; además, un 92% tenía uno o más factores de riesgo asociados.

Registros de Salud para la campaña del año anterior, reflejan una cobertura de apenas el 36% entre las personas con enfermedades del corazón. La cobertura llegó a un 52% entre los diabéticos y alcanzó un 68% entre los obesos mórbidos.

Los mayores porcentajes se lograron entre los adultos mayores de 65 años (90%) y entre quienes padecen enfermedades respiratorias crónicas (90%).

El 2017 es el décimo tercer año en que se realizan campañas consecutivas contra la influenza y dados los antecedentes, las autoridades de salud están enfocadas en lograr que quienes forman parte de los grupos de mayor riesgo se protejan.

La gerenta de Logística de la CCSS, Dinorah Garro Herrera, informó de que se compraron 1,3 millones de dosis, que le costaron a la Caja $5 millones.

Los centros de salud públicos de todo el país vacunarán gratis a las personas que forman parte de los siguientes grupos de riesgo:

- Todas las embarazadas sin distingo de su edad gestacional.

- Todos los niños entre los seis meses y los cinco años de edad.

- Todas las personas mayores de 60 años.

- Quienes tengan entre cinco y 60 años y que padezcan alguna enfermedad respiratoria crónica, diabetes, obesidad mórbida, enfermedades del corazón, inmunosupresión congénita o adquirida, hemoglobinopatías, cirrosis, desnutrición moderada o severa y personas con otros padecimientos como síndrome de Down, problemas neurológicos o parálisis cerebral infantil.

Esta campaña se prolongará durante las próximas seis semanas, pues el pico de infecciones respiratorias causadas por influenza se espera para julio.