Ángela Ávalos. 19 junio, 2016

Las mujeres embarazadas o las que planeen estarlo en los próximos meses, deberían evitar los sitios donde hay circulación activa del virus del zika.

Esa es la recomendación que hacen las autoridades de Salud a quienes no vivan en los 31 cantones que forman parte del decreto de emergencia por esa enfermedad, para las próximas vacaciones de medio año.

Las embarazadas que vivan en sitios como Garabito, deben extremar las medidas de protección contra las picaduras de zancudos para reducir el riesgo de que uno de estos insectos les transmita el virus.

La infección con zika en las primeras semanas de gestación está asociada a un mayor riesgo de que nazcan bebés con la cabeza más pequeña (microcefalia). Este trastorno perjudica el desarrollo normal de los niños.

El coordinador nacional de vectores del Ministerio de Salud, Rodrigo Marín Rodríguez, aseguró que los brotes de zika se mantienen restringidos a Garabito y Parrita, dos cantones ubicados en el Pacífico central.

En promedio, se están presentando unos 15 casos nuevos cada semana, informó Marín.

En total, hasta el 14 de junio, había registrados 107 enfermos de zika , 67 de los cuales se identificaron en Garabito.

La situación más crítica es con el dengue, que acumula 7.711 enfermos, cinco veces la cantidad registrada para el mismo periodo del 2015.

A finales de julio, Salud repartirá a unas 27.000 embarazadas de los cantones de riesgo cedazos, toldos y repelentes como una acción adicional para protegerlas de este padecimiento. Lo hará con ayuda de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Barreras. Daniel Salas Peraza, director de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, aconsejó a las embarazadas no salir en vacaciones o buscar otros destinos si planean viajar.

“Quien quiera ir de vacaciones a zonas con prevalencia de mosquito Aedes aegypti (transmisor de dengue, zika y chikunguña), debe tomar las precauciones necesarias: revisar que el hotel o cabina tenga buenas prácticas de eliminación de criaderos y estar haciendo vigilancia constante”, dijo Salas.

Adriana Brenes, de la organización JacoZikaSafe, informó de que en esta zona del país están trabajando intensamente para reducir la cantidad de enfermos.

Explicó que están elaborando un plan maestro junto a empresarios turísticos, el cual incluye el apoyo a los equipos de fumigación del Ministerio de Salud.

La Nación intentó localizar a voceros de la Municipalidad de Garabito, pero no fue posible que contestaran en la central telefónica de ese gobierno local.

Marín confirmó que la densidad vectorial (que explica la cantidad de zancudos por casa), ha bajado ahí: de un 30% a un 10% en las últimas semanas.

Salud elevará la cantidad de funcionarios para la fumigación, que pasarán de 300 a 425. Marín manifestó que tienen contenido presupuestario, tanto de parte del Ministerio del ramo como de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).