Ángela Ávalos. 4 diciembre, 2018
Momento en que el médico especialista en Cuidados Paliativos, Isaías Salas Herrera, recibe el Gusi Peace Prize en Manila. Foto: Cortesía
Momento en que el médico especialista en Cuidados Paliativos, Isaías Salas Herrera, recibe el Gusi Peace Prize en Manila. Foto: Cortesía

La labor que desarrolló el médico Isaías Salas Herrera con enfermos terminales durante más de tres décadas, fue reconocida con el Gusi Peace Prize International, considerado en Asia el equivalente al premio Nobel de la Paz que se otorga en Suecia.

El galardón lo recibió el 26 de noviembre, en una ceremonia realizada en Manila, Filipinas, sede del premio, junto a otros galardonados de Colombia, Cuba, Alemania, Etiopía, Estados Unidos, India, Pakistán, Polonia, Malasia, Portugal, Turquía y Argentina.

El Gusi Peace Prize International se entrega anualmente desde hace una década.

Esta distinción reconoce a quienes contribuyen con su quehacer a la paz y el bienestar de la humanidad en áreas que incluyen, entre otras, la actividad académica, la investigación y el desarrollo científico, Medicina, Química, Periodismo Economía y las Artes Visuales.

A este especialista en Cuidados Paliativos se le reconoce su labor en Medicina pues se le considera el fundador del Centro Nacional de Control del Dolor y Cuidados Paliativos y pionero de estas especialidades médicas en Costa Rica.

Este Centro es parte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y atiende tanto a personas con enfermedades que incluyen el cáncer y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), como a quienes sufren dolor crónico por padecimientos como la artritis.

Por iniciativa de Salas y de un numeroso grupo de colaboradores, hace más de un año el Centro inauguró su primer edificio, ubicado en las inmediaciones del Hospital Calderón Guardia, en San José. Durante sus dos primeras décadas dio servicios en un reducido espacio en las instalaciones viejas de ese hospital.

Salas Herrera, de 63 años, quien recientemente se acogió a la pensión, recibió este premio como parte del epílogo a una carrera en donde su labor humanitaria también ha sido reconocida en diversas ocasiones.

El Colegio Internacional Canadiense le concedió en el 2007 el galardón Lámpara Dorada al doctor Isaías Salas Herrera.

Dos años después, la CCSS le dio el galardón de Atención Humanitaria por ser el “pionero de la medicina del dolor y cuidados paliativos en Costa Rica”.

Este es el Centro Nacional de Control del Dolor y Cuidados Paliativos. Foto: Melissa Fernández
Este es el Centro Nacional de Control del Dolor y Cuidados Paliativos. Foto: Melissa Fernández

En el 2012, obtuvo el Premio Nacional de Valores Rogelio Fernández Guell, otorgado por la Comisión Nacional de Valores, quien le reconoció sus aportes en beneficio de la sociedad costarricense.