Juan Fernando Lara, Ángela Ávalos. 7 septiembre
Estos equipos son utilizados tanto en personas que fueron operadas como en quienes tienen tumores que no pueden ser removidos por cirugía.
Estos equipos son utilizados tanto en personas que fueron operadas como en quienes tienen tumores que no pueden ser removidos por cirugía.

Al menos 15 pacientes con cáncer de distintos sitios del país perdieron este viernes sus citas en el Hospital México para recibir radioterapia debido a un nuevo desperfecto en uno de cuatro aceleradores lineales que dan el servicio.

Hace varias semanas el equipo opera las 24 horas para bajar la presa de pacientes.

Lisbeth Cordero, jefa de radioterapia del México, dijo que el fallo esta mañana fue menor y esperan reanudar las citas a este a partir de las 10 a.m. Por ahora, se verifica el correcto funcionamiento del sistema de enfriamiento del acelerador y se hacen otras pruebas antes de reactivarlo.

Quienes sí perdieron citas recibirán otra fecha en próximos días, confirmó Cordero.

“Si , es una pena pero el equipo nos dio un problema que nos obligó a detenernos tres horas para revisar que todo esté bien y desgraciadamente con eso de que trabajamos 24 horas es imposible retrasarlos porque estamos llenos”, aseguró Cordero.

El servicio de Radioterapia del Hospital México acumula ocho semanas de trabajar 24 horas tras introducirse en julio un nuevo horario, entre 10 p. m. a 6 a. m.

Técnicos a cargo de las unidades advirtieron entonces la posibilidad de que esta medida ocasionara nuevos desperfectos por su uso intensivo.

La medida es una de las respuestas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) a la extensa lista de espera para este tratamiento.

Estos equipos son utilizados tanto en personas que fueron operadas como en quienes tienen tumores que no pueden ser removidos por cirugía.

Según los encargados de este servicio, las listas y los prolongados tiempos de espera se debe a un aumento en la demanda en el uso. La inclusión de nuevas tecnologías en estos aparatos aumentó la solicitud de tratamientos más sofisticados.

Además, por fallos en el equipo, la CCSS sacó de operación la unidad de cobalto que funcionaban en el Hospital San Juan de Dios. Esto obligó a referir al México a todos los pacientes del San Juan que requieren radioterapia.

Hasta finales de junio, casi 800 pacientes esperaban hasta un trimestre para poder irradiarse en alguno de los cuatro aceleradores de la CCSS. Lo recomendable, según especialistas, es que estas personas no esperen más de tres semanas por su tratamiento.

Esta situación la atribuyen, entre otras causas, a la limitada cantidad de equipos (en realidad se requieren al menos diez) y al mayor uso de nuevas tecnologías incorporadas en la atención de los enfermos, las cuales solo están disponibles en dos de los aparatos que funcionan.

Sin embargo, esa falta de aparatos se debe sobretodo a la poca celeridad de la entidad para comprar nuevos equipos.

La cantidad de cuatro aceleradores lineales disponibles no ha aumentado desde hace 14 años, cuando la CCSS adquirió el primero.

Fernando Llorca Castro, hasta julio presidente ejecutivo de la CCSS, incluso reconoció que la entidad empezaría desde agosto a contratar servicios privados de radioterapia.