Rebeca Madrigal Q.. 18 octubre, 2019
Los rectores Rodrigo Arias (UNED), Alberto Salón (UNA), Marcelo Prieto (UTN) y Henning Jensen Rector (UCR) durante una audiencia en el Congreso. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.
Los rectores Rodrigo Arias (UNED), Alberto Salón (UNA), Marcelo Prieto (UTN) y Henning Jensen Rector (UCR) durante una audiencia en el Congreso. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.

Las universidades públicas prevén gastar ¢16.600 millones más en salarios en el 2020, en comparación con este año.

El monto destinado a sueldos subirá de ¢429.200 millones a ¢445.800 millones, según se desprende de los presupuestos presentados por cada centro para aprobación de la Contraloría General de la República (CGR).

Se trata de la Universidad de Costa Rica (UCR), la Universidad Nacional (UNA), la Universidad Estatal a Distancia (UNED), el Instituto Tecnológico (Tec) y la Universidad Técnica Nacional (UTN).

La totalidad de los presupuestos subirá en ¢32.000 millones (pasará de ¢697.000 millones a ¢729.000 millones), de manera que la mitad del incremento corresponde a salarios.

Del gasto total, ¢513.000 millones serán financiados con una transferencia del gobierno denominada Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), la cual se reparte entre la UCR, la UNA, la UNED y el TEC.

(Video) Universidades públicas gastarán ¢16.000 millones más en salarios en el 2020

La UTN no recibe dinero del FEES, sino de una transferencia aparte del Ministerio de Educación Pública (MEP).

Todas las universidades públicas aumentarán su gasto en salarios, pero no todas incrementarán sus presupuestos totales.

El plan de gastos de la UNA decrecerá en casi ¢300 millones (de ¢168.550 millones a ¢168.270 millones), pero el rubro para salarios crecerá en casi ¢5.500 millones (pasará de ¢87.100 millones a ¢92.600 millones).

Porcentualmente, la Universidad Nacional es la que tendrá el mayor crecimiento salarial, con un 6,2% de ajuste.

Sin embargo, por el tamaño de su planilla, la UCR es la que más gastará en remuneraciones, con un presupuesto de ¢220.000 millones.

El rubro sube un 2,5%, con ¢5.400 millones más, mientras que el presupuesto total de la Universidad de Costa Rica (UCR) sube un 9%; este es el que más crece de todos.

De acuerdo con los documentos presentados por la UCR y la UNA, los empleados recibirán un aumento por costo de vida de un 2,5% y un 1,5%, respectivamente.

En tanto, el Gobierno Central, optó por otorgar aumentos salariales de ¢3.750 semestrales para todas las clases y esa tendencia se mantendrá para el 2020, según el Ministerio de Hacienda.

En el caso de la UNED, el incremento en salarios es mayor, porcentualmente, al aumento total. El rubro de sueldos subirá un 5,9% y el presupuesto total, un 4,4%.

De los ¢3.265 millones adicionales que utilizará esta universidad, ¢2.640 millones son para remuneraciones.

Los ajustes previstos en la UNA y la UNED son superiores a la inflación proyectada para el próximo año, que es de un 3%.

Al igual que la UNA, el Instituto Tecnológico reducirá su presupuesto total, pero aumentará su rubro salarial.

Mientras que plan de gastos del Tecnológico decrece en ¢2.100 millones, el monto para sueldos subirá en ¢1.500 millones.

Según consta en el acta de aprobación del presupuesto del TEC, la Unidad de Planificación advirtió a las autoridades universitarias de que se deben tomar acciones contundentes que impacten en forma estructural el comportamiento de los egresos, en referencia a las remuneraciones contenidas en el presupuesto.

La Nación consultó a los centros de estudio si, para el próximo año, pagarán los pluses como lo establece la reforma fiscal o no, es decir, reduciendo las anualidades y convirtiendo los incentivos a montos nominales, para evitar el crecimiento exponencial.

Estas casas de enseñanza pagan anualidades mucho más altas que el gobierno.

La UNA, por ejemplo, paga un 4% adicional sobre el salario base, por cada año, mientras que la reforma ordenó pagar montos nominales a partir de un 1,94% para profesionales y 2,54% para no profesionales.

Semanas atrás, las cuatro universidades que reciben el FEES buscaban la forma legal de no aplicar la reforma.

Por lo que consta en los documentos que enviaron a la CGR, el TEC aplicará los ajustes a los pluses como lo dice la reforma fiscal, pero mantendrá una reserva en la partida de salarios en caso de que más adelante se puedan eximir de la normativa.

En el acta del Consejo Universitario de la UCR, en la que se aprueba el presupuesto, se menciona el pago de anualidades de 3,75% que está definido en la convención colectiva.

La Procuraduría General de la República (PGR) ha insistido que las convenciones colectivas no están por encima de la reforma fiscal.

Más crecimiento que el FEES

El aumento en remuneraciones es superior al crecimiento del FEES que, para el próximo año, crecerá en ¢12.000 millones.

Así, aunque la transferencia aumenta por costo de vida cada año, las universidades destinan ese aumento de recursos a salarios y menos a inversión.

Entre el 2018 y el 2019, ocurrió la misma situación: el crecimiento del FEES fue de ¢12.000 millones y el de salarios fue de ¢15.000 millones.

La transferencia del Ministerio de Hacienda pasará de ¢501.000 millones a ¢513.000 millones.

Para evitar precisamente que las universidades consuman la mayor parte del FEES a los salarios o el gasto corriente en general, el Ministerio de Hacienda estableció que de los ¢513.000 millones, ¢70.000 millones se utilizaran exclusivamente en inversión.

Sin embargo, los diputados que estudian el Presupuesto Nacional cedieron ante los rectores que pidieron que el presupuesto para inversión se redujera a la mitad para usar ¢35.000 más en gasto corriente.