Rebeca Madrigal Q.. 23 octubre, 2018
Facultad de Ciencias Sociales de la UCR. Foto: Adrián Soto
Facultad de Ciencias Sociales de la UCR. Foto: Adrián Soto

En julio pasado, en una polémica decisión, el gobierno aceptó tomar “sobrantes” del presupuesto del Ministerio de Educación Pública (MEP) para satisfacer la solicitud de cuatro universidades públicas de que les aumentaran en al menos ¢12.000 millones las transferencias de dinero para el 2019.

En aquel momento, las U públicas argumentaron que la transferencia de dinero para el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) “nunca puede ser inferior al del año anterior”, además de que “tiene que haber un ajuste por costo de vida, por inflación”.

¿Una vez acordado el aumento, en qué planearon las universidades aumentar el gasto para el 2019? La respuesta se resume prácticamente en una palabra: salarios.

Entre todas, las universidades de Costa Rica (UCR), Nacional (UNA), Estatal a Distancia (UNE) y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec) planificaron aumentar su gasto salarial en ¢15.000 millones el próximo año, incluso más de lo que el gobierno le quitó al MEP para aumentarles su aporte.

La información se desprende de los presupuestos del 2019 presentados por las casas de enseñanza a la Contraloría General de la República. Los datos fueron corroborados por los rectores.

La UCR aumentará su gasto en remuneraciones en ¢6.400 millones, la UNA en ¢4.800 millones, la UNED en ¢2.200 millones y el Tec en ¢1.560 millones.

Porcentualmente, estos incrementos suponen un aumento igual o superior a la inflación esperada para este año, que es de un 3%.

La UCR aumentará el gasto salarial en un 3%, mientras la UNA lo hará en un 5,5%. La Uned lo subirá en un 5% y el Tecnológico, en un 3,2%.

Esos porcentajes de crecimiento son superiores a los incrementos en el presupuesto general de cada universidad, lo que significa que las casas de enseñanza recortaron o dejaron igual las partidas para el resto de gastos, en el 2019, en donde están servicios, inversiones o becas para estudiantes.

Entre las cuatro universidades públicas, los presupuestos aumentarán en ¢13.800 millones, pero los salarios suben en ¢15.000 millones.

El Tec, por ejemplo, redujo en ¢1.900 millones el dinero para el resto de gastos y la UNA lo hizo en ¢600 millones.

Crecimiento del gasto en universidades
Crecimiento del gasto en universidades
Crecimiento de pluses

Para los rectores, el aumento de las remuneraciones se debe, principalmente, al crecimiento de los pluses salariales.

En las universidades públicas, los profesores y administrativos reciben anualidades de hasta un 6% sobre el salario base o de un 3,75% sobre salario más pluses, como en la UCR.

Otros pluses, como la dedicación exclusiva y la carrera profesional, también engrosan el presupuesto de pluses. En promedio, las universidades pagan ¢1 en incentivos por cada ¢3 de presupuesto y se pagan más en incentivos que de salario base.

Solo en la UCR, el gasto en anualidades tendrá un crecimiento de un 3,4% entre 2018 y 2019, aunque el plus fue renegociado este 2018 en la nueva convención colectiva, “la mejor del país”, según el rector de ese centro de estudios.

En esa negociación, se redujo el plus de un 5,5% a un 3,75%, con el inconveniente que ahora se calcula sobre salario más pluses, además que no está vinculado a la calidad académica, sino que solamente está atado a la antiguedad.

Es así como el gasto en anualidades pasará de ¢62.500 millones a ¢64.600 millones.

“La negociación condujo a resultados relevantes y creo que la UCR tiene la mejor convención colectiva del país, pero la negociación política no logró otros objetivos importantes: desenganchar la anualidad, vincularla con evaluación del desempeño y reducirla cerca de lo señalado por ley”, indicó Jensen.

Julio Calvo, rector del ITCR, reconoce que el crecimiento de los pluses es lo que dispara el gasto en la institución. Presenta, según dijo, un “crecimiento vegetativo” que espera estabilizarse a partir de 2021.

Para el próximo año, esta universidad presupuestó un aumento en salarios base menor a ¢400 millones y, aún así, las remuneraciones totales crecerán ¢1.591 millones más.

El vicerrector de la UNA, Pedro Ureña, indicó que el aumento superior a un 5% en la partida de salarios totales está impactado por la anualidad fijada en 4% por convención colectiva y por el ajuste anual de salarios.

Una situación similar ocurre en la UNED, según el rector Luis Guillermo Carpio, quien recalcó que la masa salarial se cubre con la totalidad del FEES, lo cual podría afectar las inversiones universitarias.

¿Y si los diputados recortan el FEES?

En principio, el FEES del próximo año aumentaría en ¢15.000 millones. A las cuatro universidades se les distribuyen ¢12.000 millones. El resto va para el Consejo Nacional de Rectores (Conare) y para un fondo de “proyectos institucionales”.

Sin embargo, los diputados aprobaron una moción del diputado Jonathan Prendas, de Restauración Nacional, para quitarle ¢10.000 millones al FEES y destinarlos al pago de deuda pública, por lo que las universidades tendrían que replantear su presupuesto, si se confirma el recorte en plenario legislativo.

Si prospera en plenario ese recorte, los rectores estiman que tendrán que reducir inversiones, no salarios.

Ante el recorte aprobado por los diputados, el rector de la Uned dijo que esta institución tendría que sacrificar el equipamiento de las sedes regionales.

En la UNA, criticada en las últimas semanas por una inversión de $14,5 millones en una plaza y un centro estudiantil, el vicerrector administrativo, Pedro Ureña, afirmó que también sacrificarían inversión. Según dijo, no se podrían dejar de pagar los salarios, por lo que los recortes serían en este sentido.

El rector de la UCR, Henning Jensen, evitó referirse al posible recorte. “Las implicaciones de esos recortes, a todas inconstitucionales, deben ser analizadas, de manera que no sería conveniente ni serio adelantar los rubros en este momento”, indicó.

Las universidades son altamente dependientes del FEES; en la UNED dependen en un 100% de la transferencia; en el ITCR la relación es del 90%; en la UNA es del 80% y, en la UCR, del 76%.

Del total del FEES 2019, corresponde a la UCR ¢279.660 millones, ¢115.350 millones a la UNA, ¢57.400 millones al ITCR y ¢47.000 millones a la UNED, así como ¢10.400 millones al Conare y ¢1.300 millones para “proyectos institucionales”.