Política

Tribunal del Banco Mundial comprobó acoso sexual de Rodrigo Chaves

Jueces concluyeron que la conducta del candidato encaja en su definición jurisprudencial de acoso: fue de naturaleza sexual y él sabía que incomodaba a las víctimas

Contrario a lo dicho por el candidato presidencial Rodrigo Chaves, el Tribunal Administrativo del Banco Mundial (BM) sí dio por comprobado que el político incurrió en acoso sexual cuando trabajaba para el organismo internacional.

El pasado 7 de junio, al resolver una apelación presentada por las víctimas, los jueces señalaron que ni siquiera era necesario pronunciarse sobre ese aspecto, pues el Banco ya lo había hecho.

La resolución explica que el BM, por medio de su Vicepresidencia de Recursos Humanos, reconoció que las “insinuaciones sexuales” y el “patrón de conductas inadecuadas de naturaleza sexual” de Rodrigo Chaves encajaban en su definición jurisprudencial de acoso sexual.

En el proceso, la nueva vicepresidenta testificó que, luego de leer los documentos, ella “habría concluido que el hostigamiento sexual tuvo lugar”.

Así consta en la decisión N.° 649, emitida en respuesta a un recurso planteado el 28 de abril del 2020 por dos exsubalternas del actual candidato del partido Progreso Social Democrático.

Se trata de dos profesionales junior que denunciaron a Chaves dos años antes, en el 2018.

Ellas acudieron al Tribunal independiente para que se determinara que la conducta de Chaves sí constituía acoso sexual.

El reclamo obedeció a que, en una primera instancia, el anterior jerarca de la Vicepresidencia de Recursos Humanos del Banco Mundial omitió reconocer el acoso, aunque sí le impuso severas sanciones al entonces director del BM en Indonesia, en octubre del 2019, días antes de que renunciara al cargo para convertirse en ministro de Hacienda del gobierno de Carlos Alvarado (cargo que ejerció hasta mayo del 2020).

Por otra parte, en su apelación, las víctimas solicitaron medidas de protección, como la pérdida de futuras oportunidades laborales y contractuales para Chaves dentro del Banco Mundial, así como restricción de acceso a las instalaciones y controles sobre la interacción de Chaves con empleados del banco, sin descartar otra protección adicional.

Solicitaron, además, que el resultado del caso fuera comunicado al Fondo Monetario Internacional (FMI) y que se les girará $64.838 por concepto de honorarios y costos legales del proceso.

En este enlace puede leer la decisión completa del Tribunal Administrativo del Banco Mundial, en inglés.

Dos aspectos clave

Para establecer que la conducta sí constituyó un acoso sexual, el Tribunal partió de la definición contenida en su propia jurisprudencia. Se basó en la decisión N.° 498, emitida en el 2014.

En esta, se estableció que, para que exista acoso sexual, se debe analizar dos considerandos: si “la conducta en cuestión era de naturaleza sexual” y “si el sujeto sabía, o debió saber, que era una actuación inapropiada”.

El Tribunal concluyó que el primer aspecto sí estuvo presente según la carta que la Vicepresidencia de Recursos Humanos del BM le envió a Chaves, en octubre de 2019, para sancionarlo por su “patrón de conductas inadecuadas de naturaleza sexual” entre los años 2008 y 2013.

“Está claro, por el lenguaje utilizado en la carta de decisión, que la conducta en cuestión fue reconocida por la Vicepresidencia de Recursos Humanos como de naturaleza sexual”, consignó el Tribunal en el pronunciamiento sobre este caso.

El Banco Mundial había ordenado trasladar al político a un puesto de menor rango, sin posibilidad de ascensos ni aumentos salariales por tres años.

Sin embargo, el castigo no se hizo efectivo porque, dos días después de que Recursos Humanos emitió la carta, Chaves dimitió al puesto de Director País del BM en Indonesia.

Y sobre el segundo aspecto, los jueces del Tribunal Administrativo también determinaron que Rodrigo Chaves sí debía saber de su “actuación inapropiada”, ya que una de las denunciantes le envió un correo en el que le hizo saber “que encontró su comportamiento ‘inapropiado’”.

En este e-mail, ella también le pidió que “evitara temas de naturaleza explícita y privada”, al tiempo que “le informó de que había pedido el consejo de un defensor y de sus supervisores, con respecto a su comportamiento”.

El Tribunal también concluyó que Chaves “fue puesto sobre aviso cuando un colega hombre ‘le expresó sus preocupaciones sobre su comportamiento hacia las JPA (jóvenes profesionales) femeninas’ y, expresamente, le advirtió que debía dejar de hacer tales comentarios”.

Los jueces resumieron su hallazgo de la siguiente manera: “En suma, los hechos del presente caso indican que la conducta del señor C. (como se denomina a Chaves en todo el expediente) fue de naturaleza sexual y que él sabía o debía haber sabido que su conducta no era bienvenida.”

En otras palabras, el Tribunal concluyó que la conducta de Chaves sí encaja en la definición de acoso sexual.

‘Hallazgo de acoso sexual’

No obstante, los jueces no consideraron necesario ordenar a la oficina de RR. HH. una modificación de la calificación dada a los hechos, porque esta petición se cumplió cuando la Vicepresidencia de Recursos Humanos del Banco admitió, ante el propio Tribunal, que “habría sido razonable concluir que las actuaciones del señor C. podrían haber sustentado un hallazgo de acoso sexual”.

Además, la nueva vicepresidente expresó, en su testimonio ante los jueces, que “habiendo leído todos los materiales sobre el caso, creo que yo habría concluido que el hostigamiento sexual tuvo lugar” y que “claramente hubo un ambiente de trabajo hostil”.

A la vez, dijo estar “realmente apenada de que las denunciantes hayan tenido esta experiencia”.

Otro hecho que el Tribunal consideró, para llegar a esa conclusión, es que nadie defendió en esa instancia la decisión de la anterior Vicepresidencia de Recursos Humanos y, por el contrario, “el Banco ha reconocido cuál debería ser la decisión”.

“El Tribunal nota que, al concluir las audiencias en este caso, las partes parecen estar de acuerdo en que el error de la anterior Vicepresidencia de Recursos Humanos al no catalogar esta conducta inapropiada como acoso sexual queda socavado por el expediente y no se fundamentó en una base observable ni razonable”, se consigna que el párrafo 177 de la decisión 649.

Para el Tribunal, las declaraciones del Banco “deberían proveer alguna forma de satisfacción a las denunciantes” y, en consecuencia, consideró “innecesario tomar acciones adicionales”.

Medidas de seguridad vigentes

El órgano decisor tampoco ordenó dictar medidas de seguridad, no porque considerara que fueran innecesarias, sino porque ya habían perdido sentido, dado que entre la fecha en que se presentó la apelación, 28 de abril del 2020, y la resolución del Tribunal, del 7 de junio del 2021, ya el Banco las había cumplido.

En enero de este año, la institución estableció una alerta de seguridad de acceso restringido para Chaves en todas sus oficinas y en las del Fondo Monetario Internacional (FMI), como medida de protección hacia las aparentes víctimas de acoso.

Además, alertó a las diferentes oficinas de Recursos Humanos del Banco para que no sea contratado en un lapso de tres años.

Un aspecto nuevo, que sí se consignó en la decisión de los jueces, es conceder a las víctimas el pago de las costas del proceso ($64,838), en vista del éxito de sus acciones legales.

“Las denunciantes mostraron un inmenso coraje al reportar la conducta de un funcionario que ostentaba una posición de poder sobre ellas.

“Las denunciantes testificaron que soportaron años de acoso sexual y, valientemente, declararon todo lo que soportaron y encontraron credibilidad en el EBC (Departamento de Ética y Conducta Empresarial), para después enfrentarse al absoluto silencio de RR. HH. respecto de sus alegatos de acoso sexual”, redactó el Tribunal Administrativo del Banco Mundial.

Chaves: El Tribunal concluyó que ‘no hubo acoso sexual’

Rodrigo Chaves, por su parte, insiste en que el Tribunal del BM concluyó que “no hubo acoso sexual” y que prueba de ello es que no se menciona en ninguno de los por tantos de la decisión final.

Alega que él solo recibió una “sanción económica”, que él puede ingresar a las oficinas del Banco sin ningún problema, que solo tiene que enviar un correo eléctrico avisando de su visita y que nunca supo que sus actuaciones incomodaron a las víctimas.

Reconoce que cometió un error, que ya maduró y que no ha vuelto a incurrir en conductas similares. Así lo dijo en una entrevista que concedió, el pasado jueves 2 de setiembre, en el programa radial Hablando Claro, de la periodista Vilma Ibarra.

“Sí, que hubo conducta inadecuada, lo admito, lo he dicho, pero entendamos cuál es la naturaleza de esa conducta inadecuada. No es lo que mucha gente quiere pintar, darle un barniz morboso, perverso. Hice que se incomodaran dos colegas, así lo dicen ellas, yo respeto eso y lo lamento profundamente”, expresó Chaves ese día.

Natasha Cambronero

Natasha Cambronero

Editora de la Unidad de Investigación y Análisis de Datos. Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Licenciada en Comunicación de Mercadeo y periodista graduada por la Universidad Latina. Recibió el premio de La Nación como “Redactora del año” en el 2016.

Sofía Chinchilla Cerdas

Sofía Chinchilla Cerdas

Periodista en la sección de Política. Graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, en la Universidad de Costa Rica.