Política

Tribunal de Ética del PUSC abre proceso contra Óscar Cascante por gestiones para sospechosos de narcotráfico

El órgano disciplinario también indagará a otro legislador y a cuatro exlegisladores socialcristianos, así como a un regidor socialcristiano de Santa Ana

El Tribunal de Ética y Disciplina (TED) del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) decidió este jueves abrir una investigación en contra del diputado Oscar Cascante Cascante, dos semanas después de que empezaran a trascender las gestiones que hizo en favor de tres sospechosos de integrar una banda dedicada al narcotráfico y al lavado de dinero.

El presidente del TED, Freddy Coto Varela, confirmó la apertura del proceso a raíz de que salieron a luz pública que el diputado recibió a los investigados en al menos 13 ocasiones en su despacho.

Además, Cascante hizo gestiones, en favor de proyectos de vivienda y un hotel de los sospechosos, ante al menos cinco instituciones públicas.

El socialcristiano recibió visitas de Luis Guillermo Cartín Herrera, hoy fallecido, así como Alejandro José Cartín Ramírez y Robert Fernando Soto Rivera, para el desarrollo de proyectos.

“Sí. Exacto, exacto”, respondió Coto al ser consultado si esas visitas y gestiones provocaron el inicio de la investigación, dos semanas después de que empezaron a salir a luz pública.

En un comunicado de prensa, el TED anunció este viernes que la decisión se había tomado desde un día antes.

Sin embargo, la apertura de investigación se comunicó una vez que la Fiscalía confirmó, este viernes, la apertura de una investigación contra Cascante por supuesto tráfico de influencias. Esta se mantiene abierta desde hace dos años.

De hecho, el TED comunicó que el proceso se abrió por los señalamientos de supuesto tráfico de influencias.

“El Tribunal de Ética y Disciplina, en forma unánime y en firme, acordó abrir una investigación en todo este asunto denunciado por la prensa para determinar si alguna de las personas mencionadas han incurrido en alguna falta”, dice la información.

Coto y el presidente del PUSC, Randall Quirós, confirmaron que la investigación del órgano disciplinario también abarca a varios diputados y exdiputados de su partido.

Uno de ellos es el actual legislador y precandidato presidencial, Erwen Masís, quien registra una visita de los sospechosos en su despacho, así como de los exlegisladores socialcristianos del anterior periodo Johnny Leiva, Humberto Vargas, Gerardo Vargas Rojas y William Alvarado, quienes también recibieron visitas.

“Contra todos aquellos personeros representantes del partido que ocupan o han ocupado puestos en la Asamblea Legislativa que han sido mencionados por la prensa”, refirió Coto sobre la indagación.

A la lista de indagados se suma Ricardo Alfaro, regidor del PUSC en Santa Ana, cuestionado por supuestamente pedir votos para la convención del PUSC a cambio de un proyecto de vivienda de interés social.

Sobre las razones de tomar la decisión de abrir el proceso de investigación contra diputados y exdiputados, dos semanas después de conocerse las visitas de los sospechosos a los despachos legislativos, el presidente lo atribuyó a las dificultades de hacer cuórum en tiempos de pandemia.

“Difícil coincidir en fecha y horas por temas de pandemia, con restricciones vehiculares, hasta ayer (jueves) que se constituyó cuórum para conocer todas las denuncias públicas que ha hecho la prensa”, aseveró Coto.

El presidente del PUSC, por su parte, recordó que Cascante se separó de la fracción, renunció a la comisión especial de narcotráfico y las autoridades judiciales tienen una investigación abierta en su contra.

“Costa Rica es un país de derecho. Efectivamente el principio de inocencia sigue prevaleciendo. Si existiera alguna acusación formal por parte del Ministerio Público o una imputación directa en la investigación del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el diputado se vería obligado a defenderse de la mejor forma en un debido proceso, tanto administrativo como judicial”, analizó el presidente socialcristiano.

En ese eventual escenario, Quirós le pidió al legislador puntarenense “que trate de afectar lo menos posible la imagen del partido” y que se aparte del foco público a fin de que se centre en su defensa.

“Los costarricenses sabrán diferenciar entre lo que es el accionar de una persona y lo que es un partido político. El PUSC como partido no se ha visto involucrado en ninguna forma o en alguna conspiración o algún hecho delictivo. Son personas puntuales las cuestionadas y esto no debería de afectar en ninguna forma ni la convención, ni la participación, ni la credibilidad de los electores con el PUSC” declaró el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Unidad Social Cristiana.

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.