Michelle Campos. 13 julio
Sede del Ministerio de Hacienda, en San José, en donde se estudian los recortes para el Presupuesto Nacional. Foto: Rafael Pacheco
Sede del Ministerio de Hacienda, en San José, en donde se estudian los recortes para el Presupuesto Nacional. Foto: Rafael Pacheco

Ante el hueco que la pandemia causó en los ingresos del Gobierno Central, sí es posible recortar partidas como horas extra, viáticos y publicidad, tal y como lo piden diputados de oposición. Sin embargo, aun así, el faltante seguirá siendo grande.

Según una estimación del Ministerio de Hacienda certificada por la Contraloría General de la República, los ingresos caerán en casi ¢1,2 billones.

Ante ello, partidos como la Unidad Social Cristiana (PUSC) y Restauración Nacional (PRN) exigen cortar las partidas de horas extras, viáticos dentro del país, viajes al exterior, vehículos, alimentación y bebidas, propaganda y publicidad, actividades protocolarias y capacitaciones.

Este medio sumó todas las partidas asignadas a esos rubros en el Presupuesto Nacional a los ministerios, así como los poderes Judicial y Legislativo, y el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

El resultado es que las partidas suman poco más de ¢50.000 millones, lo que equivale a un 4% del hueco de ¢1,2 billones si se eliminaran todas.

Sin embargo, tampoco es factible cortar todos esos rubros, pues se está a mitad de año y parte de ellos ya fueron ejecutados.

Además, en algunas instituciones, como en los ministerios de Salud y Seguridad, en este momento más bien se ha hecho necesario el pago de horas extra, debido a la emergencia sanitaria.

Adicionalmente, la mayor partida de todas, la de alimentos y bebidas, consiste en ¢11.600 millones del Ministerio de Justicia para la alimentación en las cárceles, por lo que tampoco es factible cortar de tajo en un rubro como ese.

De estas partidas cuestionadas por los diputados, la que más recursos consume es, precisamente, la de alimentación y bebidas, con ¢23.000 millones.

El segundo rubro que más gasto genera es el pago de horas extra, por ¢9.640 millones, donde el mayor demandante es el Poder Judicial, con el 54% de dicho gasto.

Los viáticos dentro del país suman ¢6.800 millones y los equipos de transporte un monto similar, mientras que los programas de capacitación y protocolo, ¢2.900 millones.

Los viajes al exterior demandan ¢540 millones y, en el caso de la publicidad y propaganda, las partidas suman ¢263 millones, dinero del cual hacen uso nueve instituciones públicas, incluida la Presidencia, el Poder Judicial y el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

El ministro de Hacienda, Elián Villegas, había anunciado que partidas como las de publicidad prácticamente desaparecerán.

Recortes en presupuesto de gastos

En los siguientes gráficos se muestran los panoramas de ahorro que significaría para el Gobierno efectuar los recortes, no obstante parte del presupuesto ya se ha desembolsado a las distintas instituciones.

FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA CON DATOS DEL MINISTERIO DE HACIENDA    || INFOGRAFÍA/ LA NACIÓN.