Política

Rodrigo Arias urge aprobación de proyectos del FMI

Considera innecesario que el Gobierno haya tenido que enviar textos alternativos, pues advierte que los diputados tienen derecho de enmienda

Rodrigo Arias, primer candidato a diputado del PLN para las elecciones del 2022, criticó el atraso que encaran los proyectos de la agenda de equilibrio fiscal pactada por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según dijo, si ya no hay tiempo de aprobar las reformas de impuestos en los ocho meses que le restan a la actual administración, las medidas se tomarán en el próximo gobierno y, para ello, es necesario identificar un menú de opciones. Sostuvo que el Fondo Monetario estará anuente a negociar.

Arias lamentó que los proyectos de la agenda del FMI hayan llegado a un punto en el que les empezará a caer lo que se conoce como la “guillotina legislativa”. Esto significa que, por falta de discusión y trámite en las comisiones legislativas, los diputados de estos foros tendrán que recomendar al plenario la aprobación o reprobación de los proyectos sin haberlos enmendado, lo que dificulta su avance político.

“El Gobierno mandó los proyectos de materia fiscal, la Asamblea le dijo ‘mándeme otra versión alterna’; a mí me parece innecesario, porque la Asamblea tiene un derecho básico, tiene derecho de enmienda. La Asamblea puede a un proyecto hacerle cualquier enmienda, es un derecho fundamental.

“El Gobierno le mandó otros proyectos sustitutivos; me parece que los tiempos legislativos se están agotando, tocará buscar otras fórmulas, otras soluciones. Lo importante es buscar la estabilidad fiscal”, afirmó Arias.

El candidato a diputado, nominado por el aspirante presidencial del PLN, José María Figueres, consideró que se debe aprobar la reforma al empleo público, la cual introduciría el esquema de salario global en todo el Estado con el fin de contener el gasto en remuneraciones.

En cuanto a las reformas de impuestos, sostuvo que es necesario buscar recursos adicionales, equivalentes hasta un 1,5% del producto interno bruto (PIB), para que la deuda pública empiece a descender hacia un 50% del PIB (actualmente está en un 69,1%) y se liberen recursos para invertir en educación y salud.

La semana pasada, el presidente Carlos Alvarado y Liberación Nacional (PLN) protagonizaron un choque por el atraso de los proyectos fiscales del FMI que entraron a la Asamblea Legislativa desde febrero, un mes después de que el Poder Ejecutivo firmó el acuerdo con el Fondo.

El PLN había alegado los planes tenían errores y le exigió textos sustitutivos al Gobierno.

El 9 de setiembre, la Presidencia envió nuevas versiones en las que atenuó los incrementos de impuestos en renta global, casas de lujo, lotería, eliminación de exoneraciones fiscales y aporte de empresas públicas a la deuda pública.

El 15 de setiembre, no obstante, la jefa de fracción del PLN, María José Corrales, dijo que su fracción no correría a golpe de tambor con los proyectos y que es responsabilidad del Gobierno que empiece a caer la guillotina en las comisiones de Hacendarios, Jurídicos y Económicos, donde se estudian los textos.

Ante ello, el presidente Alvarado dijo que Liberación había perdido la vocación de gobernar y que lo tenían en un juego.

‘Gobierno no ha cumplido su tarea’

Rodrigo Arias dijo que, si bien él le ha dicho a los diputados del PLN que se debe sacar a agenda fiscal, la administración de Carlos Alvarado no ha hecho su tarea y “es sorprendente que, en un gobierno sin mayoría”, el presidente “no agradezca permanentemente el gran esfuerzo de Liberación Nacional para sacar la agenda que el país necesita”.

Recordó que hace más de un año, les dijo a los legisladores verdiblancos que debían ser responsables. “Una oposición no tiene que ir a dar garrotazos todos los días, tiene que ser responsable con el país. Cuando algunos han acusado de colaboracionismo a la actitud de Liberación con el partido oficial, yo les he dicho ‘no se preocupen, ustedes están siendo responsables con el país, porque esta legislación la requiere del país’”.

“El país necesitaba poner orden en las finanzas públicas y todavía necesita terminar este proceso”, dijo, al tiempo en que insistió en que todos deben poner su grano de arena.

En tanto, Arias enfatizó en que el Gobierno no ha cumplido su tarea: “No es suficiente enviar proyectos, hay que ir a acompañar, llevar a los técnicos a las comisiones. Para que se aprueben las leyes, no basta con enviar los proyectos, hay que ir a sacarlos”.

Sostuvo que el ministro de Hacienda y el presidente del Banco Central tienen que estar sentados en el Congreso, jalando los proyectos, aclarando dudas de los diputados.

Este mismo martes, Figueres rechazó el proyecto de la agenda del FMI que eliminaría el beneficio fiscal que tienen los funcionarios públicos en el salario escolar, al alegar que es una conquista liberacionista.

Menú de opciones para el próximo gobierno

Consultado sobre el papel de la fracción del PLN, Arias respondió que los proyectos están divididos en varias comisiones y no se han hecho aclaraciones en los momentos oportunos.

“Ahora, creo que ya, con los tiempos, va a ser difícil que se pueda cumplir. La responsabilidad siempre y el compromiso de buscar esa estabilidad en materia fiscal sigue siendo un compromiso de Liberación y, si no se logra en esta legislatura, tenga seguridad que en la próxima una de las prioridades va a ser cómo concluimos con esa meta.

“Estoy seguro de que el Fondo Monetario va a estar abierto para conversar de otras opciones también, porque al FMI lo que le interesa es que que el país cumpla con algunos parámetros que están establecidos; El fondo no nos está diciendo lo que hay que hacer, ni qué impuestos tienen que ir; lo que está diciendo es ‘ustedes tienen que cumplir con llegar a este superávit en dos años’.

“¿Cómo logramos esto? Puede haber un menú de opciones, creo que hay que trabajar en ese menú de opciones si es que ahora no hay tiempo para aprobarlas”, declaró Rodrigo Arias.

Rebeca Madrigal Q.

Rebeca Madrigal Q.

Periodista de asuntos políticos y de gobierno. Graduada en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.