Política

Polémica por acoso sexual de Rodrigo Chaves también motivó renuncia de gerente de campaña

José Coto, dueño de la Universidad Creativa, le escribió al candidato: ‘Los jóvenes y los padres de familia nos confían años clave de sus vidas y nos honran con la tarea de formarlos. Nos exigen la más absoluta entereza moral y me costaría justificar cuestionamientos sobre mi vínculo’

José Coto Quesada, el primer gerente de campaña Rodrigo Chaves, hizo constar por escrito que una de sus tres razones para renunciar a este cargo fue la polémica por acoso sexual que le acarreó una sanción al actual candidato, en el Banco Mundial, a raíz de una denuncia presentada por dos subalternas, profesionales junior.

El empresario del sector de comunicación, quien además es propietario y presidente de la Universidad Creativa, decidió apartarse del candidato del Partido Progreso Social Democrático (PPSD) debido a que, según dice, tiene una política de cero tolerancia contra el acoso sexual. Así lo afirmó José Coto en una entrevista con La Nación.

“El acoso es un tema que, al margen de todas las consideraciones técnicas y análisis legales que legítimamente se puedan hacer, es un tema al que las personas tienen la libertad de asignarles grados de tolerancia, y mi decisión fue asignarle un grado cero de tolerancia.

“Independientemente de los análisis técnicos y las consideraciones, yo decidí ser congruente y asignarle un grado de cero tolerancia al tema; ser congruente con mis compañeros de trabajo, mi población estudiantil, y la parte de la sociedad dentro de la cual yo me muevo más”, manifestó.

En la carta de renuncia que el empresario le presentó a Rodrigo Chaves, el 9 de setiembre de 2021, José Coto le informó al candidato que el caso del Banco Mundial fue una de las razones que lo motivó a renunciar a la gerencia de campaña.

Las otras dos razones están relacionadas con la negativa del PPSD a firmar contratos con los proveedores de comunicación que trabajaron para la campaña, por encargo de un fideicomiso privado que pagó gastos electorales, y con roces con los líderes del partido.

“El segundo aspecto que motiva mi renuncia tiene que ver con el impacto mediático y de percepción que ha resultado del caso del Banco Mundial. Como también es sabido por usted, yo soy propietario y presido la Universidad Creativa de Costa Rica, institución dedicada a la educación superior privada por más de 25 años.

“Como es el caso en todos los negocios, el mío también se basa en la reputación como activo medular de la organización. Pasa lo mismo en muchos otros negocios; sin embargo, mi contexto es particularmente delicado. Yo le ruego que comprenda que yo ofrezco educación y formación profesional.

“Los jóvenes y los padres de familia nos confían años clave de sus vidas y nos honran con la tarea de formarlos en ese proceso. Nos exigen, por lo tanto, la más absoluta entereza moral y me costaría justificar cuestionamientos sobre mi vínculo, incluso cuando estuvieran basados estrictamente en percepción.

“57% de nuestros estudiantes son mujeres jóvenes. El resto son hombres, también jóvenes, que cursan carreras creativas y tecnológicas. Es la población más sensible a los temas de acoso de cualquier tipo y me parecería muy temerario exponer a la organización a una situación que la contraponga a prácticamente la totalidad de su clientela”, escribió en setiembre del año pasado.

Este domingo, Coto agregó: “Creo que don Rodrigo tiene atributos, algunos buenos, algunos no tan buenos, como todos los candidatos. No lo anulo como opción de voto, pero mi decisión fue apartarme de la campaña, retiré mi apoyo en términos de trabajo”, afirmó.

José Coto fue uno de los contribuyentes del fideicomiso privado que pagó gastos de campaña de Chaves,

Antes de la primera ronda, tanto el candidato Rodrigo Chaves y la futura diputada Pilar Cisneros se negaron a revelar los nombres de los financistas. Incluso, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) abrió una investigación preliminar por el financiamiento a través del fideicomiso bancario.

Este domingo, el empresario coincidió con Rodrigo Chaves y Pilar Cisneros en que no había necesidad de revelar quiénes financiaron la primera parte de la campaña presidencial. Según alegó, los gastos tenían el propósito de dar a conocer la figura del político con miras a una posible postulación como aspirante.

“Cuando las personas conforman un grupo de pensamiento, análisis y opción política, deciden tomar una iniciativa y apoyar a un individuo. Me parece que hay toda la libertad de hacerlo y me parece que ahí prevalece el derecho a la privacidad de las personas privadas.

“Cuando la persona (el candidato) se vincula y se oficializa a los órganos internos del partido político, se vuelve sujeto de todo este tema de transparencia que es absoluta y completamente necesaria. Y ahí tiene que darse toda la información al público. El asunto es que el fideicomiso a partir de ese momento dejó de funcionar.

“El funcionamiento del fideicomiso se da más durante un periodo donde don Rodrigo, digamos, que es el proyecto, darlo a conocer a él. Cuando don Rodrigo se vincula y se oficializa con un partido político, el fideicomiso dijo ‘hasta aquí llegamos’. Digamos que yo entiendo el tema, pero hay que analizar estrictamente lo técnico, a mí me parece que hay que ubicar muy bien las cosas y en una línea de tiempo, y entender que el fideicomiso no actuó cuando don Rodrigo se oficializa internamente en el partido y ante el Tribunal, y eso fue el 19 de setiembre”, manifestó Coto.

Sin embargo, Chaves anunció su candidatura por el PPSD desde el 7 de julio.

La legislación electoral prohíbe el financiamiento paralelo. Eso significa que, aparte del tesorero partidario o de las personas que designe el Comité Ejecutivo, ninguna persona o grupo tiene autorización para gestionar fondos en beneficio de un partido. El Código Electoral prevé sanciones para quienes realicen aportes de esta manera y para los dirigentes que los reciban“valiéndose de una estructura paralela para evadir el control del partido político”.

Con el fideicomiso privado se financiaron gastos entre julio y octubre de 2021.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.