Política

Obrero de construcción trae a hijo autista desde Paraíso a votar al Museo de los Niños

Junto con su esposa, Alexánder Saborío acompañó a Justin, su hijo de 13 años, a cumplir un sueño. El adolescente votó y estuvo por primera vez en su vida en ese museo

Alexánder Saborío aprovechó que no tenía que trabajar en construcción para llevar a su hijo menor, Justin Saborío Monge, de 13 años, a votar al Museo de los Niños, en San José, este domingo de elecciones nacionales. El viaje, que hizo junto con su esposa, Kattia Monge, comenzó a las 9 a. m. con el primer bus que tomaron en Birrisito, a dos kilómetros de Paraíso, en Cartago.

Saborío sacó de su sueldo de peón de construcción hasta lo que no tenía para pagar cerca de ¢10.000 en pasajes de ida y otro tanto de vuelta para enseñar a Justin el valor del sufragio en momentos en que el país atraviesa uno de los trances más delicados de su historia reciente. El adolescente presenta el trastorno del espectro autista.

“Desde pequeños, a nosotros nos inculcaron la importancia de ir a votar. ¿Por qué no inculcarle nosotros a él lo mismo? Si él quiere alguna cosita, también hay que ver cómo se gasta ”, dijo el padre justificando así el sacrificio económico de traer a su muchacho a votar a la capital. El adolescente logró cumplir su sueño a las 12:55 p. m., cuando emitió su voto en la mesa 3.

De paso, papás e hijo conocerán el Museo de los Niños. Ninguno de los tres había estado antes ahí. Justin, apenas se enteró de que se realizarían votaciones infantiles, les rogó que lo llevaran. El joven es el menor de los cinco hijos de la pareja.

Decenas de niños, niñas y adolescentes de todo el país y sin distingos de clase social, se aproximaron a las diez urnas que el Museo abrió a las 9:30 a. m. Estarán abiertas hasta las 5 p. m. Solo en la primera hora, votaron casi 160 menores; y se tienen disponibles 6.000 papeletas, informó Ronny Jiménez, jefe de comunicación del Museo de los Niños.

Muchos arribaron al sitio tras viajar en autobús; otros lo hicieron en taxi o en el carro de algún familiar. En las inmediaciones del Museo se vieron circular las marcas más sencillas hasta carros de lujo. La extensa fila la hicieron todos por igual.

Esta es la cuarta elección nacional en la que el Museo organiza, de manera simbólica, un proceso de elección presidencial para que los menores de edad aprendan y vivan a su modo experiencia cívica.

Al mediodía, la fila para ingresar daba la vuelta a toda la cuadra de la antigua Penitenciaría Central. Las personas debían esperar, en promedio, una hora para ingresar al vetusto edificio, y otro tanto para emitir el voto.

José Andrés Castillo Vargas, de 9 años, viajó con su papá, Jorge Castillo, desde Atenas, en Alajuela, a votar por primera vez en un proceso de elecciones infantiles.

“Lo que queremos es fomentar la democracia costarricense, lo importante de poder elegir y que vaya creando esa cultura”, comentó Jorge Castillo, quien manejó casi una hora desde Atenas y junto a su hijo esperó más de una hora en fila para poder ingresar y votar.

Pasado el mediodía, Amanda Arguedas Porras, de 11 años, votó por segunda vez en su vida en estas elecciones. Ella venía acompañada de su tía María José Porras; vive en Betania, en San Pedro de Montes de Oca, al este de San José. Amanda está en sexto grado, en el Colegio Saint Clare, en La Unión de Cartago. A las 12:13 p. m., tenían el último puesto en la fila, pero esto no les quitó el ánimo.

“Las personas deben saber que los niños también podemos votar. Quiero un país lindo, sin peleas, sin contaminación, pacífico”, dijo.

Victoria Díaz Ortega, de siete años, votó este domingo por primera vez. Su hermano mayor, Santiago, de 15 años, también participó en estas elecciones. “Aquí podemos votar por quien uno quiera”, resumió esta vecina de Santo Domingo de Heredia sus razones para participar.

“Esto es una fiesta para todos. Queremos que ellos crezcan con esa convicción de que vivimos en un país libre, en donde todavía podemos elegir a nuestros gobernantes”, manifestó Karla Ortega al lado de su esposo, Joseph Díaz Arias.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.