Gerardo Ruiz R.. 5 septiembre
Welmer Ramos, diputado del PAC por Heredia, se sumó este miércoles a la bancadas que se oponen a desenganchar los aumentos salariales para los médicos de los del resto de funcionarios públicos. Foto: Rafael Pacheco.
Welmer Ramos, diputado del PAC por Heredia, se sumó este miércoles a la bancadas que se oponen a desenganchar los aumentos salariales para los médicos de los del resto de funcionarios públicos. Foto: Rafael Pacheco.

El Gobierno del presidente Carlos Alvarado “respeta” la decisión de la bancada de Acción Ciudadana (PAC) de restablecer en la reforma fiscal un privilegio que abulta los salarios de los médicos.

Al filo de las 8 p. m. de este miércoles, Casa Presidencial emitió un pronunciamiento del ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, quien afirmó que el Gobierno “comprende" que haber mantenido en el plan fiscal esa disposición en materia salarial “podría implicar un eventual vicio de constitucionalidad” que podría dar al traste con las aspiraciones de la Administración de contar con el plan fiscal aprobado lo antes posible.

“Si bien el desenganche del salario de los médicos es un debate que valoro necesario, dicha reforma no debe arriesgar, en ninguna forma, la concreción del proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas como Ley de la República, mismo que es absolutamente fundamental para evitar una situación crítica de las finanzas públicas que afectaría el desarrollo económico de todo Costa Rica”, afirmó Piza en el comunicado de prensa.

Este miércoles el diputado Welmer Ramos, representante del PAC por Heredia, votó en contra de una moción que eliminaba el enganche de los aumentos salariales para los profesionales en Medicina con el del resto de empleados del Gobierno, una vez que la enmienda al proyecto fue sometida a revisión, pues ya había sido votada y aprobada el pasado 22 de agosto por cinco diputados.

El diputado Ramos, igual que Piza, alegó que su decisión se basó en sospechas de que la inclusión de ese punto en el plan fiscal hubiera sido inconexo por no tener relación con la reforma a los salarios públicos que se plantea en la propuesta de ley; según Ramos, haber desenganchado los salarios de los médicos privados de los del Sector Público habría generado un vicio de inconstitucionalidad en la iniciativa.

Después, el congresista envió un comunidado de prensa en el que se comprometió a presentar un proyecto de ley con la intención de resolver el enganche salarial de los médicos, sin comprometer la constitucionalidad del plan fiscal.

"Nosotros estamos de acuerdo con eliminar tal privilegio y mañana presentaremos una iniciativa para tal propósito, con las firmas de otros diputados y diputadas que deseen sumarse. Pero mezclar una iniciativa de finanzas públicas con un asunto de la esfera privada era un riesgo procedimental que no podemos permitirnos en este momento”, agregó Ramos en su comunicado.

Pero no siempre el legislador del PAC y presidente de la comisión especial pensó así. En primera instancia, con su voto, la bancada del PAC había formado parte del bloque de cinco diputados que aprobó una moción de la Unidad Social Cristiana (PUSC) para eliminar ese mecanismo de enganche, un caro privilegio con cargo a la hacienda pública.

El oficialismo se desdijo este miércoles en un contexto complejo, dominado por las presiones de los sindicatos del sector público que anunciaron un paro total de labores a partir del 10 de setiembre y de forma indefinida en contra de la reforma fiscal que, según sus dirigentes, perjudica a las clases más desposeídas de la sociedad.

De hecho, el recule de la fracción del Gobierno ocurrió este miércoles en presencia de representantes de la Unión Médica Nacional, como su líder, Edwin Solano, quien no ocultó su regocijo en el Salón de Beneméritos de la Patria de la Asamblea Legislativa, donde se discute el plan fiscal.

La decisión del PAC de echar atrás deja en entredicho uno de los argumentos que ha utilizado el gobierno de Carlos Alvarado para urgir la aprobación de la reforma tributaria.

El discurso del Gobierno versa en que, por las malas circunstancias fiscales actuales, todos los sectores sociales y gremiales están llamados a hacer un “sacrificio” pagando más impuestos para evitar que el Gobierno Central entre en una crisis económica que arrastraría al resto del país hacia un abismo donde las consecuencias financieras serían insospechadas.

Antecedentes de un costoso privilegio salarial

Desde 1982, cada vez que el Gobierno les aumenta los salarios a sus trabajadores, una ley lo obliga a subirles los salarios a los médicos, en automático.

Actualmente, están desenganchados los salarios de los trabajadores de la salud que no son médicos, como las enfermeras y farmacéuticos, entre otros, gracias a un decreto que emitió Luis Guillermo Solís.

Este miércoles, del lado del PAC estuvieron otras bancadas como las del Frente Amplio, la de Restauración Nacional y la de Integración Nacional, compuesta y liderada por Wálter Muñoz, quien es médico de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS). Esos otros grupos siempre estuvieron en contra de concretar el desenganche salarial.

La coyuntura, con una huelga en ciernes, y el hecho de que el oficialismo beneficiara a uno de los gremios beligerantes, como el de los médicos, provocó ácidas críticas de parte de los promotores del desenganche salarial.

“Peca el Gobierno de falta de pantalones en un momento crucial donde lo que se necesita es valentía y aflojarle a los gremios”, alegó Pedro Muñoz, diputado del PUSC que impulsó la moción del desenganche salarial.

Yorleny León, una de las diputadas que representa a Liberación Nacional (PLN) en el panel, no fue menos crítica.

“Lamentamos muchísimo, no solamente su voto (refiriéndose a Welmer Ramos), sino también, el voto del señor Villalta (José María, diputado frenteamplista) quien tanto habla de los abusos y de los privilegios pero que hoy vota en contra de una moción que tiene una fuerte repercusión en el presupuesto de este país. Tuvimos una oportunidad muy importante para hacer cosas muy significativas para mejorar las finanzas de este país ”, condenó.