Sofía Chinchilla C.. 14 marzo
Con la designación de Bolaños y Solano se completó la asignación de las jefaturas de las cinco direcciones que componen la Cancillería.
Con la designación de Bolaños y Solano se completó la asignación de las jefaturas de las cinco direcciones que componen la Cancillería. "La Cancillería entra en una nueva etapa, irreversible de profesionalización y modernización", afirmó el canciller Manuel Ventura. Foto: Jorge Castillo.

La Cancillería ya reemplazó a las dos directoras de Política Exterior que se separaron de estos cargos en diciembre, luego de que trascendiera que fueron nombradas a dedo en procesos irregulares.

Este jueves, el Ministerio de Relaciones Exteriores informó de que ese despacho lo dirigirán dos embajadoras de carrera: Adriana Bolaños Argueta en el puesto titular y Alejandra Solano Cabalceta como directora adjunta.

“Los dos nuevos nombramientos anunciados se producen luego de un proceso cuidadoso de selección de idoneidad de los participantes y en apego a las recomendaciones que formuló la Procuraduría General de la República”, anunció la Casa Amarilla en un comunicado.

Bolaños tiene rango de embajadora desde hace tres años. Es abogada, inició su carrera diplomática en el 2001. Ha trabajado en Ecuador, Puerto Rico, Bélgica, la Unión Europea y Luxemburgo. Además, ha ocupado distintos cargos en la Dirección de Política Exterior. Antes de convertirse en directora fungía como ministra consejera y cónsul en Francia.

La directora alterna Solano posee el rango de embajadora desde el año pasado. También es abogada, especialista en Derechos Humanos. Su carrera diplomática empezó en el 2000, como directora jurídica. Su servicio exterior ha sido en Washington, Nueva York, Colombia, Honduras y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Los nombramientos de ambas rigen a partir de este viernes 15 de enero.

Con la designación de Bolaños y Solano, se completó la asignación de las jefaturas de las cinco direcciones que componen la Cancillería. Todas las cabezas de direcciones fueron reemplazadas debido a que sus predecesores se separaron de sus cargos en diciembre, por petición de la excanciller y vicepresidenta Epsy Campbell.

Hasta diciembre del año pasado, en la jefatura de la dirección de Política Exterior estuvieron Adriana Murillo y Carolina Fernández. Los nombramientos de dichas funcionarias fueron polémicos debido a que el gobierno las eligió a dedo. Sus nombramientos se oficializaron en resoluciones que firmaron Campbell y el presidente Carlos Alvarado.

El problema, según la Produraduría General de la República, es que dichos puestos en realidad no son de confianza, por lo que deben asignarse a través de un concurso.

Ante dicho criterio, Campbell decidió pedirles la renuncia a todos los directores que estaban en funciones en ese momento.

Los ocho nuevos directores de las oficinas de Protocolo y Ceremonial del Estado, Servicio Exterior, Cooperación Internacional y Servicio Exterior se eligieron a finales de enero a través de un concurso, en el cual ninguna persona pidió ser tomada en cuenta para el despacho de Política Exterior. Como consecuencia, se tuvo que realizar un nuevo concurso, en el que resultaron seleccionadas Bolaños y Solano.

"La Cancillería entra en una nueva etapa irreversible de profesionalización y modernización, para poner a disposición de Costa Rica los diplomáticos más capaces para afrontar los retos y desafíos que las nuevas circunstancias mundiales imponen a la diplomacia costarricense”, afirmó el canciller Manuel Ventura.

Cuando asumió como canciller, en sustitución de la vicepresidenta, el actual ministro Manuel Ventura dijo que los nuevos directores serían elegidos en apego a las disposiciones del ente procurador.

Este jueves, Ventura aseguró que, con los nuevos directores, se retoma su compromiso de dotar al país de un servicio exterior de la más alta calidad.

“Al completar la designación de los nuevos directores de la Cancillería y con un nuevo proyecto de Estatuto para modernizar el Ministerio de Relaciones Exteriores y poner al día nuestra diplomacia, retomamos con mayor brío, nuestro compromiso con dotar a Costa Rica un servicio exterior de excelencia”, afirmó Ventura.