Rebeca Madrigal Q.. 18 abril
Erwen Masís, diputado electo por Alajuela, y María Vita Monge, de San José, fungirán como jefe y subjefa de la nueva fracción del PUSC, a partir de mayo. Foto: Cortesía del PUSC.
Erwen Masís, diputado electo por Alajuela, y María Vita Monge, de San José, fungirán como jefe y subjefa de la nueva fracción del PUSC, a partir de mayo. Foto: Cortesía del PUSC.

Los diputados electos del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) se resisten a votar una reforma fiscal ya definida una vez que asuman sus cargos el 1°. de mayo, es decir, rechazan un texto al que ellos no le puedan hacer cambios.

Erwen Masís, futuro jefe de fracción, dijo que conversan con la bancada actual del PUSC para ver de qué manera los futuros legisladores pueden aportar en las modificaciones a la propuesta inicial del gobierno de Luis Guillermo Solís, la cual sería sometida a votación en la próxima administración.

"Nosotros lo que hemos dicho a la fracción actual es que debiera existir la posibilidad y el canal de poder hacer enmiendas si se requiere. Aún no existe un producto final. Si siguiera el primer debate, ya estaría amarrado el asunto. Hay que buscar la posibilidad de que los diputados entrantes podamos revisar el producto final heredado y hacer enmiendas si se requiere", señaló Masís.

Masís señaló que la reforma requiere más ajustes en el gasto público, en especial en los incentivos y pluses que se otorgan a los empleados públicos, pero no precisó el alcance de los cambios que pretenden.

La reforma se tramita mediante una vía rápida, lo que implica que existen plazos definidos para cerrar cada etapa. Ya el proyecto superó la etapa de comisión, ahora está en la presentación de mociones en el plenario, pero es difícil que los congresistas actuales puedan darle primer debate.

El también diputado electo del PUSC, Pablo Heriberto Abarca, se inclina por que la propuesta sea retirada de la agenda legislativa hasta que ingresen los nuevos diputados.

"Estaría revisando el producto que llegue y si hay alguna cosa que no nos dejen modificar, no estaríamos de acuerdo. Se debe retirar el proyecto", dijo Abarca a La Nación, este miércoles.

"Lo que no puede pasar es que nos dejen un producto terminado", insistió.

No es el único; el diputado electo de Liberación, Roberto Thompson, también se manifestó a favor de esa idea, lo cual pone a tambalear la iniciativa en la próxima administración.

13-04/2018/ Nuevos Diputados reciben acreditaciones en el Tribunal Supremo de Elecciones / en la foto Pablo Heriberto Abarca Mora ( PUSC ) / Fotografia: john Durán
13-04/2018/ Nuevos Diputados reciben acreditaciones en el Tribunal Supremo de Elecciones / en la foto Pablo Heriberto Abarca Mora ( PUSC ) / Fotografia: john Durán

Pablo Heriberto Abarca añadió que le entrará a los cambios, sin importar si estos tocaran su actividad en el sector turístico.

Mientras representó a la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Abarca presentó objeciones a la reforma fiscal. Sin embargo, dijo que los cambios sugeridos ya fueron incorporados.

Se refiere al aumento gradual del impuesto valor agregado a los servicios turísticos.

Pese a ello, al ser consultado si se abstendría de votar en reformas que favorecieran al sector, rechazó esa idea y, más bien, aseguró que su experiencia aportaría a la discusión.

Este martes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico advirtió de que el país debe avanzar en la reforma fiscal, si el país aspira a ser parte del prestigioso forode 35 países que la conforman.

La propuesta fiscal que se tramita en el congreso, reduciría el déficit fiscal en 2 puntos del PIB, sin embargo, la OCDE recomienda rebajarlo en al menos 3 puntos.

La posición de los diputados frente a la reforma fiscal es importante de cara a la agenda que pretenden consensuar con otras fracciones, y en especial con el presidente electo Carlos Alvarado, quien invitó a la Unidad a ser parte del gobierno nacional.