Política

Deuda pública creció en ¢2,6 billones en solo nueve meses

Con ese dinero, se podría cubrir todo el presupuesto del MEP o seis veces el del MOPT; entre enero y setiembre de este año, la deuda subió a un 68,4% del PIB

La deuda pública subió en ¢2,6 billones (millones de millones) en solo nueve meses, entre enero y setiembre de este año, debido a la creciente necesidad del Gobierno Central de financiar su gasto.

Así lo reveló la Contraloría General de la República (CGR) en un informe sobre la situación fiscal al 30 de setiembre.

El reporte, además, refleja que los ingresos del Gobierno entre enero y setiembre cayeron en un 11% en comparación con el mismo periodo del 2019.

En los primeros tres trimestres del año, además, se acumuló un déficit fiscal equivalente a 6,7% del producto interno bruto (PIB), según la Contraloría, cifra similar a la reportada por el Ministerio de Hacienda.

En cuanto a la deuda publica, la CGR atribuye el incremento a la crítica situación de las finanzas públicas.

El incremento registrado en la deuda en nueve meses, de ¢2,6 billones, es similar al presupuesto total del Ministerio de Educación Pública (MEP); también, es seis veces el presupuesto del Ministerio de Obras Públicas y Transportes de ¢421.000 millones.

En diciembre del año pasado, la deuda estaba en ¢21,2 billones, lo que equivalía a un 58,5% del producto interno bruto (PIB) de ese año.

Para setiembre de este año 2020, la cifra ya había escalado a a ¢23,8 billones, equivalentes a un 68,4% del PIB.

No obstante, si la comparación se hace entre setiembre del 2019 y setiembre del 2020, el salto en la deuda es mucho mayor: ¢3,7 billones en solo un año.

En setiembre del 2019, la deuda estaba en ¢20,1 billones y equivalía a un 54,4% del PIB.

A finales del año pasado, se registró un fuerte incremento de ¢1,1 billones en solo tres meses.

Para el 2020, Hacienda estima cerrar con una deuda cercana al 70,3% del PIB.

“La crítica situación de las finanzas públicas se muestra entonces en el aumento de 9,9 puntos del PIB en el nivel de endeudamiento del Gobierno Central en solo nueve meses, desde finales de 2019 al mes de setiembre 2020”, indicó la Contraloría.

Ante esa realidad, la CGR llamó a gastar con responsabilidad y eficiencia.

"Análogamente al uso y manejo de los recursos naturales disponibles para los seres humanos, los cuales son finitos y escasos y que deben utilizarse con responsabilidad y eficiencia, los recursos de que dispone el Gobierno son limitados, y por lo tanto requieren de una gestión eficaz y eficiente.

“La única forma de no aumentar el endeudamiento es eliminando o limitando el déficit financiero, como forma de no afectar el indicador deuda/PIB. Por lo anterior, y dado el nivel de crecimiento de la economía costarricense, el espacio fiscal se agota cada vez más temprano en el año”, señaló.

Déficit del 6,7% del PIB

En el mismo informe, la CGR observó un deterioro acelerado de otras variables fiscales.

El déficit financiero, que es la brecha entre los ingresos corrientes y el exceso del gasto, incluyendo el pago de intereses de deuda, alcanzó al tercer trimestre de este año el 6,7% del PIB.

En monto nominal, la brecha revisada por la Contraloría revela un faltante de ¢2,3 billones, cuando en el mismo mes del año pasado era de ¢1,7 billones (4,7% del PIB).

Si al déficit financiero se le resta el monto por pago de los intereses, la brecha entre ingresos corrientes y gasto corriente se sitúa en ¢2,1 billones.

“Este resultado se explica en parte por la compleja situación que ha experimentado el país en los últimos meses. Se ha reducido la producción de diversos sectores, incidiendo directamente en la recaudación de tributos; además, han crecido las necesidades de gasto para poder disminuir los efectos de la emergencia sanitaria”, dice la Contraloría.

“Sin embargo, las debilidades ya existentes en la recaudación de ingresos y las rigideces en las complejas estructuras de gasto, han profundizado las cicatrices económicas y demandan adaptación en el presupuesto”,

La CGR ya había certificado, en el mes de julio, una caída de ¢1,2 billones en ingresos para este año producto de los efectos económicos de la pandemia.

Caía del 11,1% en ingresos corrientes

En su revisión, el órgano contralor observó un deterioro en los ingresos corrientes al tercer trimestre de este año, respecto al mismo periodo del año anterior. No obstante, detectó una posible estabilización en el ritmo de decrecimiento.

Para setiembre, los ingresos corrientes alcanzaron los ¢3,3 billones, de los cuales ¢3 billones corresponde a ingresos tributarios.

Los ingresos caen desde el mes de abril, pero las tasas de la recaudación en agosto y setiembre de 2020, respecto a 2019, podrían señalar una estabilización en el ritmo de caída. Ambas presentan una baja de 11,5%.

En esta materia la Contraloría hace una observación: “Hay que considerar que en el 2019 se percibieron en forma extraordinaria y transitoria recursos de la amnistía dispuesta por la ley N° 9635 (reforma fiscal), por una suma que el Ministerio de Hacienda comunicó que representa el 0,4% del PIB de este mismo año. El cambio interanual que presentarían los ingresos corrientes a setiembre de 2020 sin considerar esta cantidad sería de -7,8%”, subrayó la CGR.

Por tributo, el impuesto al valor agregado (IVA) cayó en un 5,8% a setiembre de este año, con relación al mismo mes del año pasado.

El Impuesto Selectivo de Consumo (ISC) y Arancel de importación en aduanas se redujeron en 36,7% y 25,2%.

“Este comportamiento se presentaba desde 2019 y se agravó con la llegada de la pandemia al país y sus implicaciones sobre la actividad económica e ingresos de los hogares”, añadió la CGR.

En cuanto al financiamiento con deuda, la cifra alcanzó los ¢3,1 billones al tercer trimestre de este año, equivalente al 48% de los ingresos totales del Gobierno Central.

El financiamiento también cayó en 12,5% con respecto a setiembre 2019, en parte, por una menor presión en vencimientos de deuda este año y la disponibilidad de créditos externos.

Entre abril y setiembre Hacienda recibió un acumulado de $1.401 millones (unos ¢840.000 millones) en financiamiento de créditos suscritos con el BID ($380 millones), CAF ($500 millones) y del FMI ($521 millones).

Ejecución del gasto

En materia de gasto, la Contraloría reveló que el Presupuesto Nacional 2020 alcanzó los ¢10,48 billones a setiembre. Su ejecución era del 67,4%, que corresponde a ¢7,07 billones, el 20,3% del PIB.

La ejecución bajó en unos ¢300.000 millones en relación al mismo tiempo del año pasado.

“En conclusión, al finalizar el tercer trimestre de 2020 y después de seis meses de pandemia, se evidencia un deterioro importante en indicadores fiscales como el déficit financiero, déficit de cuenta corriente, saldo de la deuda, entre otros”.

“Esto se debe a que el efecto de la desaceleración económica y mayores necesidades de gasto producto de la pandemia, se unen a los problemas de estructura ya existentes en el presupuesto, como lo son poca flexibilidad y niveles de deuda altos”, subrayó la Contraloría.

Una vez más, este órgano llamó a subsanar “las debilidades existentes” a través de los esfuerzos por mejorar la recaudación y efectuar ajustes estructurales en el gasto publico.

Asimismo, hizo el llamado a realizar una gestión financiera pública más eficiente que “permita generar espacios fiscales y recuperar el camino a la senda de la sostenibilidad”.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.