Aarón Sequeira. 28 mayo
La Comisión acogió la propuesta del liberacionista Roberto Thompson. A su lado, su compañera Karine Niño. Fotos Melissa Fernández
La Comisión acogió la propuesta del liberacionista Roberto Thompson. A su lado, su compañera Karine Niño. Fotos Melissa Fernández

Por unanimidad, la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso dictaminó positivamente, este martes, el proyecto para que el Gobierno pueda adquirir dinero prestado en el exterior a un costo más bajo y con mejores plazos.

Sin embargo, los diputados de la comisión ajustaron el texto sobre eurobonos, como se le conoce a este tipo de endeudamiento, de manera que el Ejecutivo solo pueda colocar una cuarta parte de lo que pretendía.

El Ministerio de Hacienda solicitaba autorización para colocar $6.000 millones en un plazo de seis años.

Al final, la Comisión de Asuntos Económicos optó por la propuesta de Roberto Thompson, del PLN, de aprobar solo $1.500 millones por un plazo de un año.

Luego de negociaciones entre los diputados, un texto sustitutivo con la nueva cifra obtuvo las firmas de ocho de los nueve miembros y, al final, fue aprobada por los nueve.

La emisión la avalaron tres diputados del PLN, dos del PAC, dos del PUSC, uno de Restauración y un independiente.

La diputada Paola Vega, del gobernante Acción Ciudadana (PAC), afirmó que $1.500 millones es el mejor acuerdo posible.

A finales de abril, el PAC, la Unidad Social Cristiana (PUSC), Restauración y Nueva República habían impulsado una colocación por $2.500 millones, casi la mitad de lo que pedía el gobierno de Carlos Alvarado.

Sin embargo, no recibieron el apoyo de Liberación Nacional (PLN), el cual resulta fundamental en vista de que los endeudamientos externos deben ser aprobados por mayoría calificada en el plenario de la Asamblea, es decir, con 38 votos. Ese es el siguiente paso.

La liberacionista Karine Niño afirmó que el acuerdo surgió luego de diálogos entre las fracciones.

“Esta autorización podría generar una reducción de las tasas de interés para ayudar a un mayor acceso al crédito y mejoras condiciones para los productores”, explicó Niño.

Sobre la cifra de $1.500 millones, el presidente de Económicos, Roberto Thompson, adujo que es el monto que la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, fijó como necesidades para el primer año.

Si el Ejecutivo requiere los otros $4.500 millones, tendrá que regresar a solicitar autorizaciones del Congreso. El diputado del PUSC, Pedro Muñoz, afirmó que esa es la forma más segura para controlar el endeudamiento del gobierno.

Con los eurobonos, la idea de Hacienda es obtener dinero para pagar deuda obtenida en años anteriores a nivel interno, la cual a su vez fue adquirida para pagar el gasto público.

La ventaja es que las tasas de interés en el extranjero son más favorables que las locales y el endeudamiento se paga a mayor plazo porque el mercado internacional es amplio, competitivo y flexible.

Pero, según el gobierno, lo más importante es que el proyecto quitará presión sobre la economía nacional, la cual está en riesgo de sufrir un aumento en las tasas de interés para créditos.

Sin eurobonos, las tasas locales podrían aumentar en 2,35 puntos porcentuales, advirtió la banca estatal, lo cual provocaría que 8.500 créditos existentes entraran en mora, al tiempo que habría menor apertura a nuevos préstamos y hasta presión sobre el tipo de cambio del dolar.

Según Karine Niño, aprobar solo $1.500 millones es una decisión de seguridad y de asegurarse cumplimientos de parte del Ejecutivo.

“Es un deber y nosotros somos un control. Es un asunto de compromiso, de tener responsabilidad en los acuerdos. Asumimos un reto de equilibrar la balanza y estamos seguros que las mejoras al texto aportan una herramienta que le va ayudar a tener mayor margen de acción del gobierno”, afirmó la liberacionista.

Niño agregó que si el Gobierno cumple con todos los lineamientos del proyecto, sería irresponsable no aprobar la nueva colocación de eurobonos para el próximo año.

Reacción en Casa Presidencial

Sobre el monto dictaminado, el viceministro de la Presidencia, afirmó que el gobierno somete al Congreso el proyecto que cree necesario y que los diputados hacen las modificaciones que creen convenientes, lo cual se respeta en Casa Presidencial.

Agregó que los $1.500 millones ayudarán a refinanciar deuda este año y queda pendiente resolver las necesidades para los años siguientes.

Aun así, continuó el viceministro, el gobierno se reserva el derecho de buscar una modificación adicional. “El tiempo cuenta y la parte buena es que para el 2019 ya se está resolviendo”, dijo.

El Ministerio de Hacienda había calculado que el pago de la deuda pública podría reducirse en casi ¢700.000 millones, durante los años 2019 y 2020, con el proyecto de eurobonos: ¢116.000 millones en el primer año y ¢582.000 millones en el segundo.