Juan Diego Córdoba González. 13 agosto
Antes de asumir la presidencia del directorio legislativo, Carlos Ricardo Benavides negoció a lo interno y externo de su bancada la aprobación de la reforma fiscal, cuando era jefe de fracción en el Partido Liberación Nacional (PLN). Fotografía: Mayela López
Antes de asumir la presidencia del directorio legislativo, Carlos Ricardo Benavides negoció a lo interno y externo de su bancada la aprobación de la reforma fiscal, cuando era jefe de fracción en el Partido Liberación Nacional (PLN). Fotografía: Mayela López

El Gobierno pactó con los sindicatos el levantamiento de la huelga en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) a cambio de mantener intactos los incentivos y las anualidades de sus trabajadores, hasta que un tribunal resuelva el conflicto salarial en la institución.

Para Carlos Ricardo Benavides, presidente legislativo, ese “decepcionante” acuerdo con los gremios de salud busca dejar sin efecto las medidas de contención del gasto en salario que aprobaron los diputados con la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, en diciembre anterior.

“A como vamos, el Gobierno terminará matando a pellizcos la reforma fiscal, que sabemos que se requiere. Estamos completamente en contra de la desaplicación que pretende hacer el Gobierno de la ley”, afirmó Benavides.

Solo el año anterior, la Caja destinó el 15% de sus gastos para el pago de pluses. Pagó ¢197.000 millones en anualidades y otros ¢330.000 millones en incentivos, según la Contraloría General de la República.

(Video) ¿Por qué la CCSS seguirá pagando incentivos contrarios a la ley fiscal?

La reforma fiscal buscaba reducir el gasto estatal en esos privilegios, empero el Gobierno acordó dejar sin efecto las medidas de empleo público hasta que el Tribunal Contencioso Administrativo aclare las dudas de los funcionarios públicos de la Caja, conflicto que podría tardar años en resolverse.

El diputado Benavides asumió negociaciones dentro y fuera de su bancada cuando fue jefe de fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) para que se aprobara la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

“Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer y no me sentiré arrepentido de hacerlo por el país, tomando las decisiones que había que tomar. Lo que creo es que el Gobierno está tratando de evadir responsabilidades que creamos a partir del proyecto fiscal para darle gusto a los grupos de presión y eso no lo vamos a permitir así no más”, afirmó Benavides.

Considera que este acuerdo, puede abrir portillos para que “otros vivillos pidan que también se les desaplique la ley”. Por ello afirmó que acudirá a las instancias legales para que el Poder Ejecutivo cumpla la normativa.

Uno de los aspectos que más criticó el presidente legislativo sobre el acuerdo con los sindicatos, es que no menciona en ningún punto el mecanismo para reponer las citas y atenciones perdidas por los asegurados.

“Es inaudito que el Gobierno no haya incluido un plan para remediar los servicios que fueron dejados de prestar en la Caja durante esta semana. En el acuerdo que se firmó, ni siquiera se contempla la obligación de los trabajadores de reponer el tiempo para que a los pobres asegurados que no recibieron sus tratamientos, que no pudieron tener sus citas o que no pudieron ser operados lo sean a la mayor brevedad posible”, manifestó el presidente legislativo.

Benavides aseguró que todavía no se ha comunicado ni con el presidente de la República, Carlos Alvarado, ni con el ministro de la Presidencia, Victor Morales, pero que seguramente lo hará cuando salga “del asombro”.