Sofía Chinchilla Cerdas. 5 mayo
Según Tobías Murillo, alcalde de Garabito, los 50 oficiales de la Policía Municipal tienen la capacidad de velar por que se respete el distanciamiento físico en las playas más visitadas del cantón, como Jacó, Hermosa, Herradura, Agujas, Bochinche y Tárcoles. Foto con fines ilustrativos: MSP para LN.
Según Tobías Murillo, alcalde de Garabito, los 50 oficiales de la Policía Municipal tienen la capacidad de velar por que se respete el distanciamiento físico en las playas más visitadas del cantón, como Jacó, Hermosa, Herradura, Agujas, Bochinche y Tárcoles. Foto con fines ilustrativos: MSP para LN.

Un numeroso grupo de diputados le pidió a las autoridades habilitar algunas horas al día para que los vecinos del cantón de Garabito puedan ir a las playas a despejarse, hacer ejercicio y pescar.

Se trata de actividades prohibidas desde hace seis semanas a causa de la emergencia por covid-19.

La petición, remitida al Ejecutivo este martes, la firman 44 diputados de los partidos Restauración Nacional (PRN), Liberación Nacional (PLN), Acción Ciudadana (PAC), Unidad Social Cristiana (PUSC), Republicano Social Cristiano (PRSC) y el Frente Amplio, así como el bloque de fabricistas y la independiente Zoila Volio.

El propulsor de la petición es el restauracionista puntarenense Melvin Núñez. La carta fue enviada al presidente Carlos Alvarado, al ministro de Salud, Daniel Salas, y al jerarca de Deportes, Hernán Solano.

Los legisladores proponen que las playas de Garabito se abran, con restricciones, de 5 a. m. a 8 a. m.

Las playas de todo el país están totalmente cerradas desde el 23 de marzo, el mismo día que el Ministerio de Salud instauró la restricción vehicular sanitaria nocturna y prohibió la asistencia a los templos.

La sugerencia de los diputados es que durante tres horas, cada mañana, los habitantes de Garabito puedan bañarse, estirar, caminar, trotar y practicar deportes acuáticos, como el surf, siempre de forma individual y distanciada de las demás personas que estén en la playa.

También, se permitiría la pesca artesanal a las personas que dependen de esa actividad.

La propuesta añade que se mantendrían prohibidas todas las actividades comerciales, instalar sillas para tomar el sol, consumir alimentos y bebidas, conversar y realizar cualquier tipo de actividad grupal.

“Las personas deben realizar sus actividades recreativas y deportivas y salir de la playa”, dice la misiva.

Tobías Murillo, alcalde de Garabito, afirmó que es urgente que las autoridades sanitarias flexibilicen las restricciones en su cantón, el cual depende del turismo y “está prácticamente en ruinas”, según dijo.

“Yo creo que ya el gobierno tiene que ir permitiendo un poquito, aflojando la cuerda”, dijo Murillo, para quien también debería permitirse que salgan a trabajar las personas que se ganan la vida vendiendo productos como mango o semillas en las playas del cantón.

El funcionario alegó que su municipalidad fue diligente a la hora de cerrar las playas, conforme la propagación de la emergencia empeoró. Sin embargo, considera que ya hay condiciones para permitir la reactivación de algunas actividades.

Según dijo, los 50 oficiales de la Policía Municipal tienen la capacidad de velar por que se respete el distanciamiento físico en las playas más visitadas del cantón, como Jacó, Hermosa, Herradura, Agujas, Bochinche y Tárcoles.

Fue precisamente en Garabito donde el surfista nacional Noe Mar McGonagle fue aprehendido por la Policía Municipal, el 28 de marzo, cuando fue a practicar su disciplina a playa Hermosa.

Desde entonces, surfistas costarricenses y de otros países han expresado que en su criterio, salir a surfear no representa un riesgo de contagio de covid-19, siempre y cuando las personas lo hagan solas. Murillo comparte dicho criterio.