Alexánder Sánchez, Juan Diego Córdoba González. 5 mayo
El sector construcción es el que se ha visto menos afectado por la crisis y por lo tanto menos ha prescindido de empleados. En la foto: Un obrero labora en una de las columnas sobre la que sostendrá el viaducto que se levanta en Tibás, San José. Foto: Albert Marín.
El sector construcción es el que se ha visto menos afectado por la crisis y por lo tanto menos ha prescindido de empleados. En la foto: Un obrero labora en una de las columnas sobre la que sostendrá el viaducto que se levanta en Tibás, San José. Foto: Albert Marín.

Conservan su puesto en una empresa, pero por ahora no hay salario. Al 4 de mayo, el Ministerio de Trabajo (MTSS) reportó que 18.469 empleados formales enfrentan la emergencia sanitaria sin ningún tipo de ingreso.

Todos ellos laboran en empresas que recibieron autorización de esa institución para suspender temporalmente los contratos laborales, debido al impacto económico de las medidas para enfrentar la pandemia por covid-19, enfermedad que produce el nuevo coronavirus.

En las próximas semanas, sin embargo, el número de trabajadores afectados podría ser aún más dramático, pues el Ministerio debe resolver 3.010 solicitudes presentadas por patronos, que dejarían sin salario a otros 31.298 empleados.

La suspensión temporal de contratos es una figura legal contenida en el Código de Trabajo, que se activó a raíz de la emergencia nacional. Se mantendría hasta que las empresas retornen a su actividad habitual.

Reducción de jornada laboral

El MTSS también reportó el aval a reducir la jornada, y por lo tanto el salario, a 30.880 colaboradores de empresas afectadas por la crisis económica.

Esas personas reciben entre un 25% y un 50% de su remuneración mensual, debido a la reducción de su tiempo de trabajo.

La entidad todavía tiene pendiente 3.858 gestiones para la aplicación de esa medida, que afectarían los salarios de otras 27.245 personas.

Números generales

Hasta el lunes 4 de mayo, la crisis golpea a 49.349 trabajadores formales, aunque con los trámites pendientes de aprobar aumentarían a casi 58.543.

Empero, el número puede ser muchísimo mayor, pues todos los días se reciben nuevas solicitudes. Menos del 1% de las mismas son rechazadas por incumplimiento de requisitos por parte de los patronos.

“Es muy difícil que sean rechazadas, pues es una crisis que está afectando directamente todos los sectores. Los motivos más recurrentes, que han generado algún rechazo, son que les hacen falta documentos como la declaración jurada y demás”, expresó Geovanny Díaz, vocero del Ministerio.

“Sin embargo, las empresas tiene derecho a que su caso se revise nuevamente, ya con la documentación completa”, agregó.

Los afectados por la suspensión del contrato o por la reducción de jornada provienen principalmente de los sectores de comercio, servicios e industria; la mayoría vive en San José, Alajuela y Guanacaste.

Por su parte, el sector construcción habría sido el menos afectado en materia de suspensión de contrato. En ese ámbito, el MTSS solo ha aprobado la solicitud de 13 patronos, lo que ha impactado a 446 colaboradores.

Este martes, en conferencia de prensa, la ministra Dinarte estimó que a partir de las solicitudes para recibir el bono Proteger, estiman que hay unas 129.999 personas desempleadas.

“Si se mantienen las 300.0000 personas desempleadas reportadas por el INEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos) hablamos de 433.000 personas sin empleo al cierre de esta pandemia”, manifestó la ministra.

De los solicitantes de esa ayuda (de ¢62.500 o ¢125.000 por mes) los trabajadores independientes representan un 36%; informales, 22%; y las personas despedidas, 22%.

En cuanto a trabajadores con reducción temporal de jornada representan un 12% y un 8% de suspensión temporal de contratos.