Patricia Recio, Reiner Montero. 30 marzo
Según la empresa en la obra se mantienen 700 trabajadores. Foto: Reiner Montero.
Según la empresa en la obra se mantienen 700 trabajadores. Foto: Reiner Montero.

La empresa China Harbour Engineering Company (CHEC) despidió a 180 trabajadores de las obras de ampliación de la ruta 32, medida que justificó en el temor a la propagación del nuevo virus respiratorio, causante de la pandemia.

Esta medida impactará aún más el avance del proyecto que va del cruce a Río Frío a la ciudad de Limón, el cual ya tenía rezago.

“La sede de CHEC, ante la epidemia y por motivo de garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores, tanto los chinos como los nacionales, disminuyó o suspendió los trabajos que requieren participación masiva en las partes de ruta no crítica (...) Hasta el momento, se despidieron alrededor de 180 personas por la afectación directa de la epidemia”, confirmaron los representantes de la firma asiática.

La totalidad de obreros despedidos son nacionales y son, principalmente, personas que laboraban en el sector de Guápiles, Pococí, entre ellos vagoneteros y operadores de retroexcavadoras.

Según CHEC, otros 30 empleados fueron enviados a hacer teletrabajo.

Entretanto, unos 700 trabajadores se mantendrían en la obra, aunque existían temores de que los recortes se extendieras a otras cuadrillas.

Consultada sobre el nuevo atraso que representará este recorte de mano de obra en el proyecto vial, la firma indicó que desde enero han tenido problemas por la emergencia en China. El nuevo virus respiratorio se originó en la ciudad de Wuhan, en diciembre, y provocó la paralización casi total del país por más de dos meses, incluida la producción.

“El proyecto ha sufrido doble impacto de la epidemia que inició en China y ahora (está) en Costa Rica, principalmente en la adquisición de materias y equipos, y viajes necesarios de nuestros empleados, lo cual está afectando los trabajos del proyecto”, añadió.

De la misma forma, el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, dijo que las razones que la empresa expuso para llevar a cabo los despidos, tienen que ver con la concentración del personal y los problemas de producción de elementos necesarios para la obra, como por ejemplo materiales para los puentes.

Por ahora, declinó calificar la medida, pues considera que la situación vivida en China, pudo llevar a los representantes de CHEC a tomar decisiones con base en su propia experiencia.

Las obras de la carretera que conecta San José con Limón, contemplan, aparte de la ampliación a cuatro carriles de los 107 kilómetros, 36 nuevos puentes y el refuerzo de los ya existentes. Dieron inicio en noviembre de 2017.

Diferencias

Según la firma, en cuanto al atraso existente difieren de los criterios del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

“Según nuestra estimación, el proyecto ya cuenta con un avance físico de 45% y CHEC está haciendo todo lo posible para mejorar el avance, y a la vez, esperamos que el Gobierno pueda ayudar más en los trabajos de expropiaciones y rehabilitación de servicios públicos”, agregó.

Para el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), sin embargo, lo ejecutado hasta la fecha ronda el 35%.

Méndez Mata sostuvo que los servicios pendientes de reubicar sobre los cuales la empresa reclama, no son obstáculo en este momento.

Con el recorte de personas, ni la empresa ni el Ministerio tienen estimaciones de cuál será la afectación.

De acuerdo con el ministro, la empresa aseguró que una vez superada la emergencia, van a contratar no solo al personal que despidieron sino “mucho más” para reactivar la obra.

“Estamos claros de que tiene que haber un cambio sustancial y me parece que sobre eso hemos tenido la oportunidad de intercambiar lo suficiente para que se comprenda. Hay temas que son competencia del Estado y la Administración, que también nos corresponde actuar con mayor diligencia, pero creemos que eso no es obstáculo para que la producción alcance niveles mucho más altos de los que en este momento se están logrando”, aseveró el jerarca.

Para Méndez, si bien el que se atraviesa es un momento complejo para el país y el mundo, es importante que existan protocolos para que el perjuicio en el sector construcción sea menor.

La semana pasada, comentó, sostuvo una reunión con los representantes de CHEC, en la cual presentaron el programa que se les había solicitado.

Ese documento está bajo revisión a fin de definir ajustes.

Además de la ampliación de la vía, la compañía debe completar 33 puentes mayores nuevos y reparar las estructuras existentes. Foto: Reiner Montero.
Además de la ampliación de la vía, la compañía debe completar 33 puentes mayores nuevos y reparar las estructuras existentes. Foto: Reiner Montero.

" Aquí lo importante es que ellos y nosotros sepamos efectivamente la ruta y que la podamos seguir y medir. Yo creo que el tema de la dificultad cultural, a estas alturas del juego, ya no puede convertirse en una razón, sin embargo, siempre confío en que la fortaleza de la empresa, que sabemos que es una empresa china de muy alto calibre, se demuestre aquí en Costa Rica", sostuvo Méndez Mata.

CHEC había solicitado a finales del año pasado 400 días adicionales de plazo para terminar la obra. El MOPT solo les concedió 174 días, que concluyen en marzo del 2021.

De momento, no han solicitado una nueva ampliación.

Camino empedrado

FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA CON DATOS DE ARCHIVO.    || w. s. / LA NACIÓN.

Inquietud

La lentitud de la firma inquieta al ministro Méndez Mata desde que asumió el cargo, en mayo del 2018.

Parte de los problemas que ya arrastraba para entonces la constructora, obedecían a que cuando el gobierno de Luis Guillermo Solís dio la orden de inicio, no se contaba todavía con los diseños definitivos, expropiaciones, traslado de servicios y una serie de permisos necesarios.

Luego, conforme avanzaron los meses, se encendieron aún más las alarmas cuando luego de varios llamados de atención y solicitudes de planes de acción a la empresa, no había respuestas satisfactoras.

A modo de prueba de la calidad de los trabajos, el MOPT pidió a CHEC entregar los primeros 20 kilómetros de carretera en febrero de este año, solicitud que se incumplió supuestamente por un un error de cálculo, pues se atrasó el paso de maquinaria debido a que los puentes actuales no soportaban el peso de esos equipos.

El proyecto de ampliación representa una inversión de $465 millones, de los cuales $396 millones son financiados por el Eximbank de China y $69 millones corresponden a una contrapartida nacional.

El plazo original del contrato de ampliación de la carretera era de 34 meses, que originalmente vencían en octubre de este año.

Incluyen también la construcción de 13 pasos a desnivel, 11 retornos, 24 puentes peatonales y cinco intersecciones en los intercambios a Río Frío, Guápiles, Siquirres, Moín y en el ingreso a la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM).

El MOPT también debe resolver cómo se ejecutarán una serie de obras adicionales que quedaron fuera del contrato original.

Inicialmente, el plan era que dichas obras fueran financiadas con un crédito del mismo banco chino, Eximbank, sin embargo, eso obligaría a la Administración a adjudicar esos trabajos a CHEC por lo que el ministro advirtió, semanas atrás, que no estaban seguros de que fuera lo más conveniente.

Esas obras adicionales contemplan la construcción de más vías marginales, bahías de autobuses, aceras, ciclovías y puentes peatonales.