Patricia Recio. 12 mayo
La reconstrucción de los puentes sería la última fase del proyecto, está prevista para ejecutarse hasta el 2024. Foto Alonso Tenorio
La reconstrucción de los puentes sería la última fase del proyecto, está prevista para ejecutarse hasta el 2024. Foto Alonso Tenorio

Los vecinos de San Carlos tienen una nueva promesa del MOPT para tratar de agilizar la construcción de su carretera, luego de cinco décadas de espera.

La nueva unidad ejecutora a cargo de la obra, liderada por el viceministro Tomás Figueroa, se comprometió a hacer los esfuerzos para mejorar los procesos establecidos en el cronograma que dejó el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi)

Figueroa asumió en febrero pasado la gestión de esa vía que va de Sifón de San Ramón a La Abundancia de San Carlos, así como de la salida o punta sur, entre Sifón y San Miguel de Naranjo.

Según el cronograma, las obras se retomarían en el 2022 y finalizarían en el 2025. No obstante, en una reciente reunión con los vecinos, los funcionarios del MOPT aseguraron que procurarán agilizar los procesos para que el proyecto esté listo antes.

Este proyecto ha topado con problemas geológicos, por inestabilidad de taludes; ambientales, por la aparición de un humedal, y de financiamiento.

“Lo que les explicamos a ellos es que estamos realizando varios estudios de actualización de temas para ver lo de la inestabilidad en el tramo central, el humedal, el deslizamiento de la Laguna. Hay una urgencia para cerrar esos temas.

“Por otro lado, tenemos prácticamente terminado el diseño de la punta sur. Estamos por iniciar el proceso de expropiaciones; ahí hay que expropiar 180 propiedades”, explicó Figueroa.

Según el viceministro, una de las fases en las que buscarían evitar atrasos es en la precalificación de empresas, donde habrá que evitar objeciones al cartel y apelaciones a una eventual adjudicación.

Figueroa comentó que es probable que se encargue a una sola empresa la totalidad del proyecto, el cual fue dividido en varias secciones.

“Si existiera forma de que pudiéramos adelantar alguna de las contrataciones, podríamos sacarlo por aparte. Lo que estamos analizando es que, aunque tengamos el diseño de la punta sur, todavía nos falta el proceso de expropiaciones.

"En lo que vamos haciendo el proceso de expropiaciones, de forma simultánea vamos afinando los estudios del tramo central. Lo que hemos analizado es que todo va a estar listo en un momento muy similar y, por ende, lo que haríamos es sacar una sola contratación”, explicó.

Paralelamente, se debe resolver el tema del financiamiento, para lo cual dependen de la aprobación del préstamo por $350 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de los cuales $225 millones serán destinados a la obra en San Carlos.

Para esa etapa también es clave tener listos los estudios técnicos, ya que no solo son necesarios para resolver los problemas geológicos, sino también para demostrar al banco y a los diputados la viabilidad del proyecto.

Aunque declinó dar una fecha de finalización de la obra, afirmó que los plazos se podrían optimizar, principalmente en la etapa de construcción.

Mientras eso ocurre, los vecinos han insistido en la necesidad de que se habilite el tramo que uniría la localidad de Sucre, con la punta norte (único trayecto concluido), lo cual evitaría a muchos vehículos tener que pasar por el centro de Ciudad Quesada.

El viceministro dijo que aún están analizando si esta opción es factible.

FUENTE: mopt    w. s. INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

Lo que sigue

El plan original establecía que julio de este año sería el mes para retomar las obras en la carretera, específicamente en el mencionado trayecto entre La Abundancia y Sucre; sin embargo, el viceministro descartó que eso fuera posible.

Según dijo ,aún quedan estudios pendientes, como el análisis de una de las secciones que forman parte de una ruta cantonal, para determinar si el ancho del derecho de vía del trazado permite que circulen vehículos articulados.

Lo que sí avanza, afirmó el ingeniero, es la contratación de la firma que realizará la factibilidad y los diseños. La intención es que esa labor comience en noviembre y los resultados estén 11 meses después.

“En paralelo, a partir de noviembre, ir negociando la activación del segundo préstamo para que en el primer trimestre del año 2022 ya podamos tener habilitado el crédito”, sostuvo.

Ese mismo año, se iniciarían los trabajos en el tramo central, la punta sur y la ampliación de los puentes.

Poco satisfechos

Los anuncios de los estudios que aún faltan por realizar para volver a ver maquinaria en la vía, resultan poco alentadores para los vecinos de la zona norte.

Según dijeron, ya se van a cumplir dos años de que se suspendió el contrato y no se ha cumplido ninguno de los plazos ofrecidos en cronogramas anteriores.

“La noticia de que aún faltan tantos elementos para completar los estudios de prefactibilidad y factibilidad del tramo central, después de más de 15 años de estar realizando análisis e investigaciones geotécnicas en este tramo por varios gobiernos de turno que afirmaban que los estudios estaban ya hechos, es una realidad poco alentadora”, afirmó Patricia Romero, presidenta de la Asociación Pro-carretera de San Carlos.

Según dijo desde que se paralizó la obra, esta se estuvo deteriorando por un año entero tras la cancelación del contrato con la constructora anterior.

"Sentimos que todas las obras del país se justifican para el presidente y el Poder Ejecutivo menos la carretera San Carlos que tiene años de estar esperando, y que tenemos ya una inversión hecha la cuál necesitamos aprovechar antes de que se continúe deteriorando y destruyendo.

Decimos esto ya que esta carretera no ha sido mencionada en ninguno de los discursos que ha dado el señor Presidente dentro de las obras de infraestructura vial para la reactivación económica. Solamente se refiere a obras en el casco central", agregó Romero.

La construcción de la carretera quedó paralizada desde agosto del 2018 luego de que el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) rompiera el contrato con la empresa que tenía 10 años en el proceso, sin lograr concluirla.

En ese periodo, se consumieron $188 millones y la vía quedó al 60%.

La nueva ruta pretende reducir los costos de operación vehicular, especialmente del transporte de carga, así como los tiempos de viaje para los usuarios de ese tramo.

El año pasado, el Conavi anunció que ya había hallado una solución para el problema geológico localizado en el puente sobre el río Laguna.

Tras concluir que el puente es inviable, la solución en ese complicado sector consistiría en la colocación de un relleno y una alcantarilla. El puente deberá ser demolido.

Sin embargo, aún quedan otros temas pendientes de resolver como el llamado humedal La Culebra, donde una acción de inconstitucionalidad impide realizar obras.

Se estima que el proyecto costará otros $300 millones, de los cuales $225 millones saldrán del préstamo del BID y los restantes $75 millones de los recursos del MOPT y Conavi de los años 2020 al 2027.