Patricia Recio. 22 octubre
La nueva terminal de contenedores tiene seis grúas pórticas y 29 grúas de patio. Foto: Alonso Tenorio
La nueva terminal de contenedores tiene seis grúas pórticas y 29 grúas de patio. Foto: Alonso Tenorio

A partir de este viernes, la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) podrá recibir los primeros barcos comerciales en su primer puesto de atraque.

Según la secretaria técnica del Consejo Nacional de Concesiones, Paola Benavides, este lunes realizarán la recepción definitiva de la obra y, a más tardar cinco días después, se daría la orden de inicio de las operaciones en ese puesto.

El contrato de concesión con la empresa APM Terminals faculta a la empresa a poner en marcha el primer puesto de atraque una vez que este sea concluido y luego de garantizar que su operación es segura y eficiente.

Las inspecciones para verificar esas condiciones y otorgar los permisos necesarios concluirán este lunes con la recepción definitiva de esta etapa, confirmó Benavides.

“Lo del lunes es un acto contractualmente constituido, se verifica el cumplimiento de que la terminal puede entrar en operación a partir de la orden de inicio. A partir de la otra semana y hasta febrero, inicia toda una serie de pruebas del puesto como tal y, para febrero, quedaría toda la fase 2 A”, explicó la secretaria de Concesiones.

El contrato también aclara que, en esta etapa inicial, aún no hay una obligación de transferir todos los barcos portacontenedores destinados a la importación y exportación de carga hacia y desde Costa Rica.

“Una vez puesto en servicio el primer puesto de atraque de la fase 2 A, este podrá ser utilizado, voluntariamente, por los barcos que así lo requieran, de conformidad con la programación semanal del canal de acceso que define la Autoridad Portuaria”, indica el documento.

Eso significa que las embarcaciones podrán decidir si atracar en el muelle de Japdeva o en la TCM.

“Durante los tres meses iniciales de explotación de ese primer puesto, existirá un primer período inicial de entrenamiento para la coordinación de todos los componentes operativos de la Terminal (como grúas pórticas, grúas RTG, software operativo, personal de operaciones y seguridad), de tal manera que la sofisticada operación de la TCM se encuentre afinada y maximizada al momento de la operación completa de la Fase 2 A.”, añade el contrato.

Esa operación completa llegaría en febrero próximo cuando se inaugure oficialmente el megapuerto.

El director de APM Terminals, Kenneth Waugh, aseguró que, una vez que tengan la orden inicio, empezarían a recibir barcos comerciales de “manera inmediata”

“Primero recibiremos un servicio y, al poder comprobar que todos los sistemas están en orden, como la conexión con el sistema aduanero nacional, iremos entonces aumentando el número de servicios o buques por semana”, añadió.

Waugh aseguró que la Terminal está en capacidad de recibir buques comerciales en ese primer puesto, pues ya se han cumplido con más de 90 días de entrenamiento y prueba de los equipos en horarios de 24 horas y bajo todas las condiciones.

“Estamos seguros de poder ofrecer los servicios de atención de manera segura y eficiente”, añadió.

TCM
TCM

El director de la concesionaria añadió que, apenas empiecen a recibir los buques, iniciarán con el pago del canon que debe ser entregado cada mes a la Junta de Administración Portuaria y Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

La empresa informó que por ahora recibirán un servicio comercial cada semana. Sin embargo, se realizará una transición paulatina para incrementar la cantidad de barcos atendidos hasta febrero del 2019.

Sin embargo esa institución aún no tiene un plan de inversión claro para aprovechar esos recursos.

(Video) Terminal de Contenedores está lista para operar

La Terminal de Contenedores de Moín, tiene un costo de $1.000 millones.

La empresa concesionaria tendrá a su cargo la explotación comercial de esta durante los próximos 30 años y luego pasará a manos del Gobierno.

Durante ese período, APM deberá destinar un 7,5% de sus ingresos brutos para el desarrollo de Limón. Ese canon se calcula en unos $1.000 millones a lo largo de los 30 años.

El megapuerto se construyó sobre una isla artifical de 40 hectáreas en la que operarán seis grúas pórticas tipo Post-Panamax (buques con hasta 22 hileras de contenedores con una manga de 56 metros) y 29 grúas de patio

Además de aumentar la capacidad para recibir embarcaciones de mayor tamaño, la TCM también permitirá reducir el l tiempo de atención de cada barco bajará de 40 a 15 horas en promedio.