Diego Bosque. 25 noviembre, 2017

En 12 años de construcción de los 29,7 kilómetros de la nueva carretera hacia San Carlos, la inversión del Estado ya va por $287,4 millones y no está claro cuánto más deberá gastar ni cuándo estará concluida esta ruta que comunica entre Sifón, en San Ramón, y La Abundancia.

Meses atrás, ocurrió en el kilómetro 21 del proyecto sufrió un deslizamiento. Esa zona es una de las que requiere intervención geológica para estabilizar la superficie.
Meses atrás, ocurrió en el kilómetro 21 del proyecto sufrió un deslizamiento. Esa zona es una de las que requiere intervención geológica para estabilizar la superficie.

El proyecto, a cuatro carriles con pasos a desnivel, está a cargo de la constructora Sánchez Carvajal desde hace nueve años y tiene un avance del 86%.

Los $287,4 millones se desglosan en $182,4 millones destinados a construcción, más $76,1 millones por reajustes debido a los atrasos y $28,9 millones por otros reclamos. El costo original de la obra a cuatro vías, en el 2014, estaba previsto para $185 millones.

Los pagos por reajustes equivalen al 41% del valor original de la obra.

Todos esos datos se desprenden del informe de fiscalización de la carretera, a octubre del 2017, elaborado por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) que funge como fiscalizador de la obra desde el 2016. La Nación tiene copia de ese documento.

Según el ICE, aún hay pendientes tres expropiaciones, trámites que están estancados desde junio. Cuando se inició la vía (en 2006) se requerían 28 compras de lotes.

También están por resolverse problemas geológicos en cinco puntos de la carretera, los cuales tienen riesgo de deslizamiento y derrumbes. En esos sitios se está a la espera de un pronunciamiento técnico que indique cómo proceder.

En otros nueve lugares con riesgo de deslizamientos y derrumbes ya hay una propuesta, pero los trabajos para estabilizar la superficie no se han finalizado.

En la lista de obstáculos, señalados por el ICE, aparece que el proyecto apenas dispone de $6,4 millones y corre con el riesgo de paralizarse por falta de fondos.

Desde julio, el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) intenta que la Contraloría General de la República apruebe $24,6 millones más para la carretera. También pide que se aumente el plazo del contrato en 320 días.

Pero la Contraloría rechazó esa propuesta porque no está claro cuánto terminará costando la carretera; alega que el monto no garantiza la entrega de la obra ni su fecha de finalización pese a que el contrato se dice que debe estar concluida el 2 de enero del 2018.

El Conavi ha modificado siete veces el contrato original del proyecto debido a los atrasos, problemas constructivos y necesidades que surgen en el transcurso de la construcción. Todos los cambios han tenido que ser revisados por la Contraloría General de la República.

Mario Marín, ingeniero de Sánchez Carvajal a cargo de la vía, calculó que los fondos disponibles alcanzarán hasta marzo del 2018 y que después de ese mes tendrían que parar las labores.

De acuerdo con Marín, los inconvenientes del proyecto se deben a la lentitud con que el Estado ejecuta las expropiaciones y la demora a la hora de tramitar permisos ambientales.

El representante de la firma rechazó que los inconvenientes sean responsabilidad de la constructora y que la compañía esté aprovechando los constantes atrasos para llenar sus arcas.

"El proyecto ha tenido muchos contratiempos. La Administración ha hecho todo lo posible por solucionarlo, pero no es sencillo (...) se tiene una ley de expropiaciones compleja, eso genera un costo para el proyecto, se empieza en un punto, llegamos a otro donde no hay un derecho de vía listo y hay que brincar a otro punto donde sí está listo el derecho de vía", declaró Marín.

Días atrás, Germán Valverde, ministro de Obras Públicas y Transportes, dijo a este diario que estudian finiquitar el contrato con Sánchez Carvajal.

La Nación intentó conversar con Rafael Ugalde, ingeniero del ICE a cargo de la supervisión, pero indicó que no puede hablar de este tema.

Se sienten afectados por audio

Este mes circuló, en redes sociales, una grabación de 27 minutos en la que se escucha a varias personas hacer referencia a supuestos actos de corrupción en la construcción de la carretera a San Carlos.

El diputado del Partido Acción Ciudadana, Javier Cambronero, admitió que él es uno de los participantes en ese diálogo.

La conversación fue divulgada en el sitio web www.noticostarica.com, cuyos responsables dicen haberla tomado del perfil de Facebook de una mujer de apellido Solano.

En la reproducción se escucha a un supuesto ingeniero del ICE, quien le atribuye a la constructora Sánchez Carvajal presuntos malos manejos en la compra de materiales, maquinaria y en el uso de vehículos.

"La empresa se ve afectada, claro que se ve afectada, uno siente que hay un daño hacia la empresa y por eso estamos aclarando cosas (...) Es un audio anónimo, al final de cuentas", agregó Marín.

Por último, negó que la constructora compre material o maquinaria exonerada de impuestos y luego la utilice en otros proyectos.

La firma ofreció a este diario una copia de la lista de exoneraciones fiscales del proyecto, pero el día de la entrevista manifestaron que debíamos solicitarla al ICE o al Conavi.

En el 2017, según el ICE, Sánchez Carvajal ha tramitado 698 exoneraciones de impuestos para compra de maquinaria , repuestos y materiales. Sin embargo, no hay detalle de cada una de las gestiones.

El ICE mantiene una investigación para determinar la autenticidad de la grabación mencionada y si en ella participa uno de sus empleados.

El Conavi también pidió al Ministerio Público investigar el asunto.