Infraestructura

ICE implementará cobro en estaciones de carga rápida para autos eléctricos

Instituto aseguró que trabaja de la mano con las distribuidoras eléctricas para desarrollar una misma aplicación para el pago electrónico en las estaciones de recarga

Los dueños de autos eléctricos comenzarán a pagar por recargar la batería de sus vehículos en las estaciones de carga rápida del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Hasta el momento, la entidad ha dado el servicio de forma gratuita. No obstante, a partir de junio, los usuarios empezarán a pagar la energía consumida, como ya lo hacen los clientes de las estaciones de carga rápida de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL).

A pesar del cobro, el ahorro en comparación con la compra de gasolina para vehículos de combustión sería de hasta 75%, según estimó Roberto Quirós, coordinador del Programa de Electromovilidad del ICE.

De acuerdo con el funcionario, este cobro no generará un gran impacto entre los usuarios, pues muchos ya estaban acostumbrados a pagar por el servicio en otras estaciones.

“Hasta ahora los usuarios hemos estado acostumbrados a que no se cobre en ninguno de los cargadores semirrápidos. En el caso de los cargadores rápidos, la CNFL lo había implementado desde finales de 2019, entonces para la gran mayoría de usuarios no debería ser extraño”, manifestó Quirós.

Los cargadores semirrápidos continuarán siendo gratuitos hasta que no se establezca una tarifa oficial por parte de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

En el caso de las estaciones de carga rápida, el costo por kilovatio hora (kWh) es de ¢182,72.

La batería de un auto eléctrico nuevo en Costa Rica puede rondar los 40 kWh. Es decir, para recargar esos vehículos al 100% en estas estaciones se tendría que pagar apenas ¢7.300.

Esos autos tienen una autonomía de unos 300 kilómetros. Ver las opciones de autos eléctricos en el país.

Sin embargo, la tarifa a implementarse podría sufrir cambios.

“Aresep tiene una tarifa por kilovatio hora, que fue la que empezó a correr en 2019. Ahora está proponiendo también una por tiempo, que todavía no se ha comenzado a aplicar. Ese es justamente el trabajo que tenemos que hacer ahora como Grupo ICE, para poder analizar cuál de las dos vamos a utilizar.

“La tarifa por tiempo más bien busca incentivar que los propietarios de vehículos eléctricos usen los cargadores en el rango de hasta 80% de su carga, donde se maximiza la potencia de un cargador rápido, porque después de eso la carga empieza a ser muchísimo más lenta.

“La idea es que el usuario no se quede hasta el 100% porque satura el uso de los cargadores en velocidades muy muy bajas. Para eso hay otro tipo de cargadores”, explicó Quirós.

Usualmente los propietarios de autos eléctricos cargan sus vehículos en sus casas durante la noche, con una tarifa mucho menor. En el caso de las estaciones de carga rápida, parte de la tarifa va dirigida a costear la inversión de esa infraestructura.

Solo en el último año, el Instituto instaló 28 nuevas estaciones de carga rápida en todo el país, con el propósito de promover la electromovilidad y permitirle a los dueños de esos vehículos, circular por todo el territorio nacional sin temor a quedarse sin carga.

Método de pago

El ICE habilitará una aplicación móvil para pagar el costo de las recargas en sus estaciones de carga rápida. La app aceptará tarjetas de débito o crédito como método de pago.

A través de su teléfono móvil, los usuarios también podrán geolocalizar cada uno de las estaciones eléctricas del país, así como ver si estas están disponibles u ocupadas.

La idea, según Quirós, es que las demás distribuidoras también se sumen a la aplicación para establecer un mecanismo universal de pago en cualquier estación de carga en el territorio nacional.

“No vamos a cambiar la oferta que le hicimos a los clientes. Ellos van a tener una app donde va a poder ver si un cargador está disponible o no, donde va a poder hacer el pago por medio de esa misma aplicación.

“Para el usuario va a ser muy sencillo estar frente del cargador, empezar el proceso de carga y una vez finalizado, el mismo sistema va a ser el cargo a la tarjeta registrada del usuario y finalmente va a enviar la factura correspondiente a la cuenta que el usuario determine en la plataforma.

“Esa es la parte que estamos terminando, estamos haciendo los últimos ajustes informáticos. Estamos trabajando con todas las demás distribuidoras del país para que podamos ofrecer todas la misma plataforma de gestión de carga y cobro”, explicó Quirós.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.