Yeryis Salas. 7 septiembre
Las expropiaciones se realizarán con una inversión inicial de ¢3.500 millones. Foto: MOPT.
Las expropiaciones se realizarán con una inversión inicial de ¢3.500 millones. Foto: MOPT.

El Consejo Nacional de Concesiones (CNC) inició este viernes con las gestiones para expropiar 79 hectáreas de terrenos, necesarios para la ampliación de la ruta 27 (San José-Caldera).

Inicialmente, se invertirán ¢1.500 millones en la compra de nueve hectáreas en la intersección de Santa Ana. La secretaria técnica del CNC, Paola Benavides, explicó que las fincas no tienen edificaciones, lo que facilitaría que esta fase del proyecto termine este año.

Para el 2019 se presupuestaron ¢2.000 millones para obtener alrededor de 28 hectáreas, en las que se estabilizarán taludes nuevos y existentes.

Las 42 hectáreas restantes se expropiarán “en función de la capacidad presupuestaria y en el avance de los diseños de ampliación de la ruta nacional 27”, indicó Benavides.

Este proyecto se financiará con la inyección de ¢5.000 millones del Gobierno al CNC, como parte de las medidas de reactivación económica anunciadas en días recientes.

El ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez, declaró que “estos fondos son recursos provenientes del presupuesto nacional 2019 que se obtuvieron reduciendo subejecuciones de otras instituciones estatales”.

La ampliación de la ruta 27 fue propuesta desde el 2014 por la empresa Globalvia, concesionaria de la carretera. El plan consistía en ampliar en seis carriles desde la Sabana hasta Ciudad Colón y en cuatro carriles el tramo de Ciudad Colón a Orotina.

Hasta el 2016 el CNC inició el estudio de funcionalidad de las obras.

Según la Cámara Costarricense de la Construcción, a mayo de este año apenas se había completado un 9% de la fase de preingeniería: viabilidad ambiental, corta de árboles y reubicación de servicios.

Las rutas de San José a Limón, Cartago y San Ramón, así como la carretera a San Carlos, también esperan ser intervenidas. Estas recibirían una inversión de $350 millones, si la Asamblea Legislativa acepta la petición del Poder Ejecutivo de reasignar un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sin utilizar.

Méndez propuso una meta de siete años para completar la construcción de las vías más importantes del país.