Juan Diego Córdoba González. 6 agosto

(Video) Cuatro de los trenes nuevos llegarán al país en noviembre

Luego de superar los rezagos en su fabricación debido a la pandemia de coronavirus, cuatro de los ocho trenes nuevos se embarcarán rumbo a Costa Rica el 15 de octubre.

El primer lote de máquinas llegará a finales de noviembre al país. Los trenes serán transportados a los patios de la Estación al Pacífico del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), en San José.

Ahí es donde, con la asesoría de ingenieros chinos, los maquinistas costarricenses comenzarán la preparación para aprender a manipular las nuevas locomotoras.

El segundo lote con las otras cuatro máquinas se embarcará el 15 de diciembre y llegará a finales de enero.

La presidenta ejecutiva del Incofer, Elizabeth Briceño, estima que las ocho nuevas unidades empezarán a utilizarse en el segundo trimestre del 2021.

“Esperaríamos que para el segundo trimestre del 2021 las máquinas estén funcionando, ojalá tenerlas antes, pero yo doy esa fecha porque las máquinas tienen que venir acá y se tiene que dar un periodo a los maquinistas para que aprendan a operarlas bien y de forma segura”, afirmó Briceño.

Esta es una de las nuevas máquinas del Incofer. La colocación de los asientos es distinta a los actuales trenes, que generalmente son dos asientos acomodados en filas a ambos lados. Incofer.
Esta es una de las nuevas máquinas del Incofer. La colocación de los asientos es distinta a los actuales trenes, que generalmente son dos asientos acomodados en filas a ambos lados. Incofer.

Según afirmó Briceño, la fabricación de los trenes sufrió importantes retrasos debido a la alerta sanitaria global, pues en China, donde se inició la pandemia, es donde se elaboraron las carrocerías y se ensamblarían todas las unidades.

Ahí, la fábrica de la empresa CRRC Quingdao Sifang, a la cual se encargaron los ocho trenes, trabajó a capacidad limitada durante varios meses.

Inicialmente se esperaba que las primeras dos unidades llegaran a Costa Rica en setiembre.

Sin embargo, en las fábricas alemanas Man y Voith, encargadas de confeccionar los motores y los componentes eléctricos, también hubo problemas.

“Cuando se nos vino la pandemia ahí llegaron los problemas, porque como se cerraron las fronteras, no podían trasladarse los motores de Alemania a China para su ensamblaje.

“La empresa siguió trabajando en lo que sí tenía, la materia prima, que era toda la carrocería y eso sí ya está listo, pero falta incluirle el motor y el tema eléctrico”, afirmó Briceño.

Ahora no llegarán dos máquinas en setiembre, sino que serán cuatro, pero hasta noviembre.

Actualmente los ingenieros chinos instalan los motores en los trenes para dejarlos listos.

Ingenieros de la empresa Quingdao Sifang trabajan en la instalación de los motores y los componentes eléctricos de las máquinas. Incofer.
Ingenieros de la empresa Quingdao Sifang trabajan en la instalación de los motores y los componentes eléctricos de las máquinas. Incofer.

Incluso, según mencionó Briceño, en las últimas semanas enviaron audios producidos por la Universidad Estatal a Distancia (UNED), para que por medio de los parlantes de los trenes, se avise a las personas con ceguera, en qué momento deben bajarse en cada una de las estaciones.

Las unidades también tendrán pantallas LED para dar ese y otros mensajes.

Cuatro de los ocho trenes nuevos llegarán a Costa Rica en noviembre. Incofer estima ponerlos en operación en el segundo trimestre de 2021, tras preparar al personal y realizar pruebas de las máquinas. Incofer.
Cuatro de los ocho trenes nuevos llegarán a Costa Rica en noviembre. Incofer estima ponerlos en operación en el segundo trimestre de 2021, tras preparar al personal y realizar pruebas de las máquinas. Incofer.

Los nuevos trenes miden 38 metros de largo y permitirán movilizar a 372 pasajeros. Cada uno estará integrado por dos unidades DMU (Unidad Diésel Múltiple).

Además, cuentan con aire acondicionado, asientos preferenciales y espacio para dos sillas de ruedas por unidad.

Los motores alemanes son de tecnología Euro IIIB, la cual reduce hasta en un 90% las emisiones contaminantes, en comparación con máquinas antiguas.

Otra de las novedades es que estas máquinas tendrán un ruido interno reducido y que la carrocería, así como las ventanas, son de alta resistencia a impactos.

Las unidades fueron compradas a la empresa china CRRC Quingdao Sifang por $32,7 millones.

Ese monto también incluye las máquinas de mantenimiento y herramientas para las unidades, que se encuentran en los patios del Incofer desde diciembre pasado.

Además contempla la capacitación técnica para maquinistas y mecánicos del Instituto.

Según las últimas estadísticas del Incofer, con datos del 2018, este servicio tuvo 3.188.163 usuarios. La ruta de mayor uso es Heredia-San José con 1.188.138 viajeros anuales.

En aquel mismo año, cuando se anunció la compra de estas unidades, Incofer justificó la gestión ante la necesidad de mantener el servicio mientras se concreta el proyecto del tren eléctrico de la Gran Área Metropolitana.