Juan Diego Córdoba González. 18 enero
El traslado desde China hasta puerto Caldera, en Puntarenas, implicó un recorrido de 14.000 kilómetros. Foto: Cortesía Incofer
El traslado desde China hasta puerto Caldera, en Puntarenas, implicó un recorrido de 14.000 kilómetros. Foto: Cortesía Incofer

La tarde de este lunes atracó en puerto Caldera, Puntarenas, la embarcación que traía la segunda y última entrega de trenes nuevos de diésel adquiridos por Costa Rica.

Las cuatro máquinas (integradas por dos unidades móviles cada una) fueron transportadas por la embarcación BBC Campana, que recorrió 14.200 kilómetros desde China hasta nuestro territorio.

De esa manera, la empresa CRRC Qingdao Sifang completó la entrega de los ocho trenes comprados por el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), por $32,7 millones.

Esa adquisición incluye equipos de mantenimiento y reparación, un estudio previo a las vías férreas nacionales, así como la capacitación de personal costarricense y servicio de posventa.

Las primeras cuatro unidades, así como los equipos especiales ya se encontraban desde diciembre pasado en los patios de Incofer, ubicados en la estación al Pacífico, en San José,

La entidad ferroviaria indicó que las modernas unidades de transporte público entrarán en funcionamiento una vez que concluya la capacitación de los maquinistas y operadores.

“Recibimos cuatro trenes nuevos del segundo lote procedentes de China. Esperamos poder tener estos trenes en funcionamiento a partir de abril y nos encontramos sumamente complacidos de seguir con la modernización del sistema ferroviario nacional”, afirmó la presidenta de Incofer, Elizabeth Briceño.

Los trenes miden 30 metros de largo y tienen cuatro accesos de cada lado. Su capacidad total es de 376 pasajeros.

Los trenes tienen 30 metros de largo. El costo de las ocho máquinas fue de $32,7 millones. Foto: Cortesía Incofer
Los trenes tienen 30 metros de largo. El costo de las ocho máquinas fue de $32,7 millones. Foto: Cortesía Incofer

Además, cuenta con asientos preferenciales para adultos mayores, mujeres embarazadas o personas con alguna discapacidad. También hay dos espacios para transportar pasajeros en sillas de ruedas.

Las máquinas nuevas solventarán el problema del excesivo calor en los viajes, pues contarán con aire acondicionado. Tal facilidad duró poco cuando el país puso en funcionamiento las unidades usadas que le compró a España.

Otra de las novedades para los usuarios es la plataforma de información visual y sonora, la cual funciona con GSP (Sistema de Posicionamiento Global).

En cada vagón hay dos pantallas LED, así como parlantes.

Cada vez que se aproxime a una parada o estación, el sistema avisará a los viajeros, al mismo tiempo que se transmitirán por un parlante audios pregrabados por la Universidad Estatal a Distancia (UNED) para notificarles.

De Caldera, las unidades serán trasladadas a los patios de Incofer para preparar su operación en abril. Foto: Cortesía Incofer
De Caldera, las unidades serán trasladadas a los patios de Incofer para preparar su operación en abril. Foto: Cortesía Incofer

Se espera que los trenes nuevos también traigan beneficios para el medio ambiente, pues reducirán la emisión de dióxido de carbono en un 90%, en comparación con las máquinas actuales, según el Instituto.

Asimismo, los motores y sistemas eléctricos construidos por las fábricas alemanas Man y Voith, permitirán la reducción de la contaminación sonora, frecuente en la operación ferroviaria.