Diego Bosque. 8 marzo, 2016

En seis años, el país canceló al concesionario Globalvia casi la mitad (45%) de la deuda por la carretera entre San José y Caldera, según el Consejo Nacional de Concesiones (CNC).

Ese débito es de $301 millones, de los cuales, hasta diciembre del 2015, se han amortizado $136 millones por la ruta 27 de 77 kilómetros , la cual acortó a una hora el viaje hasta el Pacífico.

El contrato con la empresa dice que la concesión es por 25,5 años (vence en 2033), pero, si se cancela antes, la obra pasará a manos del Estado.

No obstante, el acelerado ritmo de amortización no implica que la carretera se traslade en otros seis años al Ministerio de Obras Públicas y Transportes.

La razón de esto es que una cláusula del contrato obliga a deflactar los ingresos por peajes; es decir, llevarlos al valor de noviembre del 2000, año en el que se firmó el convenio de concesión.

Este factor provoca que, conforme avancen los años de la concesión, los abonos a lo adeudado sean menores.

“El hecho de que en los primeros seis años tengamos una recuperación del 45%, no quiere decir que a los 12 años vayamos a recuperar el 100%, porque eso no es un cálculo lineal”, explicó Silvia Jiménez, secretaria técnica del Consejo.

Según el CNC, desde que se abrió la vía se han recaudado $318 millones en peajes. Sin embargo, la diferencia entre esa cifra y lo pagado a Globalvia se debe a la deflactación mencionada.

Solo en el peaje de Escazú se han cobrado $129 millones desde la apertura; le siguen el de San Rafael de Alajuela con $59 millones y el de Atenas, en Alajuela, con $58 millones.

Carlos Valverde, gerente del proyecto del CNC, manifestó que el traslado de las ganancias al valor monetario del 2000 se debe a que la firma calculó sus gastos y rentabilidad en ese entonces.

Thelmo Vargas, exministro de Hacienda y experto en concesiones de obra pública, expresó que ese modelo económico es usual a la hora de concesionar un proyecto de infraestructura.

“El público podría decir: ‘en seis años pagamos la mitad, quiere decir que en otros seis años le pagamos todo y como el contrato es a 25 años vamos a hacer millonarios al concesionario’. No, eso no es así”, declaró Vargas.

Diferencias. Dennis Meléndez, regulador general, señaló que la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) empezó, meses atrás, un estudio para determinar cuánto se ha cancelado por la carretera.

Los resultados preliminares de esa investigación indican que se ha liquidado el 56%. El informe de Aresep estará completo en dos meses, aproximadamente.

El jerarca considera que Concesiones debería renegociar, en el corto plazo, el contrato para ampliar la autopista a seis carriles.

“Creo que se han hecho esfuerzos por obtener información confiable, el hecho de que hace varios años se contratara una empresa para medir el tráfico vehicular fue un paso muy importante”, comentó el regulador.

La Nación consultó a Globalvia si dispone de una proyección de cuándo obtendrá los $301 millones, pero no respondieron antes del cierre de esta edición.