Patricia Recio. 20 abril
El paso por Calle Blancos se hará mediante un túnel de 500 metros que conectará con el nuevo viaducto en Guadalupe. Foto: MOPT.
El paso por Calle Blancos se hará mediante un túnel de 500 metros que conectará con el nuevo viaducto en Guadalupe. Foto: MOPT.

La Contraloría General de la República (CGR) avaló este martes la ampliación del contrato para la construcción de los últimos 1,3 kilómetros del tramo norte de la carretera de Circunvalación.

El órgano contralor autorizó al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) una adenda por $59,9 millones del convenio con el consorcio La Estrella-H. Solís, para completar la quinta etapa de este proyecto vial.

Esa sección es la que dará continuidad a la vía desde la intersección a tres niveles que actualmente se levanta sobre la ruta 32 y cerraría el anillo de Circunvalación en las cercanías de la empresa Femsa en Calle Blancos, Goicoechea.

Esa etapa se compone de un tramo de 250 metros de viaducto (que da continuidad al paso que va desde Colima hasta la intersección) y, posteriormente, se deprimirá en un túnel a cuatro carriles, el cual conectaría con el paso a desnivel de la rotonda de Guadalupe.

De acuerdo con la información enviada por la Contraloría, la empresa tendrá 18 meses para completar las obras.

En su resolución, la CGR detalló que la primera gestión para ampliar el contrato fue presentada el 26 de febrero del año pasado y se archivó en junio de ese mismo año por razones presupuestarias.

Posteriormente, el 12 de agosto se presentó una segunda gestión que se archivó un mes después, pues el plazo de prórroga solicitado sobrepasaba el previsto en el ordenamiento jurídico.

El trámite que fue resuelto positivamente este martes, corresponde a la solicitud presentada el 3 y 4 de febrero, cuyo plazo para resolver se había interrumpido por requerimientos de información adicional y convocatorias a reuniones.

“Una vez resueltos los temas relacionados con el contenido presupuestario, la vigencia del contrato de construcción, entre otros, y ante un plan de trabajo que permite ejecutar las obras sin intervención de los sitios pendientes de expropiación, se autoriza la modificación del contrato para el Diseño y Construcción del Corredor Vial “Circunvalación norte”, para así garantizar la conectividad completa del corredor vial Circunvalación norte”, indicó la Contraloría.

(Video) Contraloría autoriza última etapa de Circunvalación

El gerente de la División de Contratación Administrativa de la CGR, Allan Ugalde, advirtió al MOPT que deberán asegurar una adecuada gestión de las expropiaciones para que la carretera se pueda terminar a tiempo, así como una supervisión que garantice el cumplimiento del cronograma que se presentó ante la Contraloría para el trámite de la adenda.

En el caso de las expropiaciones, las autoridades del MOPT han asegurado en varias ocasiones que se cuenta con más del 90% de los terrenos necesarios para completar la obra.

Los tiempos

Con 18 meses para completar esta fase, quedaría descartada la posibilidad de completar las cinco etapas antes de que termine este Gobierno, en mayo próximo, como se pretendía.

A pesar de esa realidad, el ministro de Obras Públicas, Rodolfo Méndez celebró la aprobación de la adenda y dijo que todo está listo para dar la orden de inicio en los próximos días. Aseguró que el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) tiene presupuesto para lograrlo.

“Finalmente se concluirá la carretera de Circunvalación después de 43 años de haberse iniciado su construcción (...) El Conavi cuenta con los recursos para ejecutar las obras, todo está listo, muy pronto se formalizara esta adición al contrato y esperamos que un año o poco después estemos los costarricenses disfrutando de una circunvalación libre de obstáculos, esto es una enorme satisfacción”, dijo el ministro en un audio enviado esta tarde.

La carretera de Circunvalación comenzó a construirse en octubre de 1978, cuando también Méndez Mata era ministro.

Las que sí estarían listas antes de que termine este año son las cuatro etapas que actualmente se encuentran en ejecución, en las que se incluyen la intersección a tres niveles en La Uruca, el puente sobre la quebrada Rivera, el viaducto que une Colima con la ruta 32, así como la intersección a tres niveles sobre esa vía.

La intención del MOPT es habilitar la circulación por esas secciones una vez que estén listas y lograr así que el tránsito sea funcional.

En el caso de las obras que están en construcción tienen un avance de más del 80% y el costo es de $163 millones.

Ese monto, al igual que los $60 millones aprobados por la Contraloría para la adenda, son financiados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).