Juan Diego Córdoba González. Hace 6 días
La Primera Dama de la República, Claudia Dobles, habló con La Nación sobre el comienzo de las discusiones políticas para aprobar los recursos para el tren eléctrico. Fotografía: John Durán.
La Primera Dama de la República, Claudia Dobles, habló con La Nación sobre el comienzo de las discusiones políticas para aprobar los recursos para el tren eléctrico. Fotografía: John Durán.

La construcción o no del tren eléctrico en Costa Rica dependerá de la aprobación de un préstamo por $550 millones del Banco Centroamericano de Integración Económico (BCIE).

Claudia Dobles, primera dama de la República, reconoce que esos fondos serán cruciales para la viabilidad financiera de la obra de transporte público.

Sin esos aportes será complicado encontrar una empresa concesionaria y las condiciones que pudiese ofrecer podrían resultar demasiado costosas para el país.

El proyecto de ley del contrato del préstamo ya está en la Asamblea Legislativa. Ahí requerirá el dictamen de la Comisión de Infraestructura.

Ese foro está integrado por los diputados Luis Fernando Chacón, Paola Valladares y David Gourzong, del Partido Liberación Nacional (PLN); María Vita Monge, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y Luis Ramón Carranza, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

También por Walter Muñoz, del Partido Integración Nacional (PIN); Dragos Dolanescu, del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC) y las independientes Carmen Chan y Marulín Azofeifa, del bloque fabricista.

Aunque algunos de esos legisladores han votado en contra de proyectos impulsados por el Gobierno, Dobles afirma que ven con optimismo el futuro del tren eléctrico y que este tema es diferente a aquellos otros que los congresistas no apoyaron en el pasado.

— ¿Comenzó el lobby en la Asamblea Legislativa para la aprobación del préstamo del BCIE dirigido a la construcción del tren eléctrico?

— Bueno, lo que hemos hecho es socializar el proyecto, pero lo hemos hecho desde un inicio. Nos hemos puesto a disposición de la Asamblea Legislativa, hicimos una serie de reuniones con los jefes de fracción de la legislatura pasada, ahora debemos reunirnos con los jefes que se acaban de elegir.

“Realmente lo que queremos es comunicación con ellos. Más que llamarlo lobby, yo lo que diría es que hemos procurado ser transparentes y darles toda la información para aclarar cualquier duda. Es un proceso continuo”.

— El préstamo va a requerir el dictamen de la Comisión de Infraestructura. Ese foro está integrado por varios diputados que no son distinguidos por votar a favor de proyectos fuertes que han sido impulsados por el Poder Ejecutivo ¿Va a ser difícil lograr que avance el préstamo?

— De repente algunos de esos diputados no han estado de acuerdo con proyectos de diversa índole. Es la Comisión de Infraestructura y creemos que de entrada la comisión siempre ha apoyado y entendido que la inversión pública y la inversión en infraestructura siempre es buena para el país porque genera desarrollo.

“Nosotros vemos con optimismo a la Comisión de Infraestructura porque sabemos que va a hacer un análisis técnico y responsable, pero también bajo un entendido de que la infraestructura siempre es reactivador de la economía, genera encadenamiento con otros sectores productivos, es sinónimo de desarrollo y competitividad, mejora la calidad de vida de los ciudadanos, entonces bajo esa óptica creo que la comisión verá el proyecto como lo ve el Gobierno, de una manera responsable, por supuesto”.

— Algunos diputados de oposición insisten en que el Gobierno debe recortar su gasto antes de seguir aprobando préstamos internacionales ¿Puede ofrecerse algún plan como moneda de cambio para avalar el del tren?

— El Gobierno siempre ha estado en la anuencia de reducir el gasto corriente, más bien el concepto de inversión pública, de inversión de capital se mantiene y lo hemos puesto como uno de los pilares de recuperación económica.

“En la ruta de reactivación que se anunció, lo que se está desplegando en inversión pública tanto de presupuestos que ya tenían las instituciones como mediante alianzas público privadas, es uno de los pilares de la reactivación.

“Siempre ha habido el compromiso en la reducción de gasto corriente y en la eficientización del Estado, pero manteniendo la inversión de capital como un generador de empleo y de desarrollo”.

— Pero ¿se puede negociar? ¿se puede ceder en algo?

— Este es un Gobierno que siempre ha estado abierto a la negociación. Es un Gobierno que tiene una representación oficialista en el Congreso minoritaria y que por ende la naturaleza siempre ha sido de consensos.

“Entonces yo no diría que tendremos que ceder, que debemos estar abiertos al diálogo y a la negociación porque lo hemos estado por dos años, con todas las partes y todas las fracciones y esa será la tónica con la que abordaremos el proyecto”.

— ¿Cuál es el futuro del tren eléctrico si los diputados no aprueban el préstamo del BCIE?

— Nosotros estamos optimistas de que el proyecto se va a defender solo en el sentido de que los datos son contundentes del por qué benefician al país. Se va a defender ante la ciudadanía porque nosotros queremos poder hacer evidentes cuáles son los beneficios que vemos en esto.

“Creemos que si bien en la Asamblea Legislativa lo van a ver con una óptica responsable, este es un proyecto responsable fiscalmente también. Nosotros estamos optimistas de que los diputados lo considerarán de manera favorable y nosotros con la mejor disposición de aclarar dudas”.

— ¿El futuro del tren eléctrico depende 100% de la aprobación de este préstamo? ¿Existe un plan b?

— Este es un proyecto en concesión, pero ciertamente en un proyecto de esta magnitud no es que no se pueda hacer eventualmente un plan b, ver si alguien estaría interesado en participar poniendo el dinero en un 100%.

“La realidad es que en estos proyectos las buenas prácticas y lo que al final del día le sale más barato al país es que el Gobierno haga un aporte de capital con términos muy favorables que, a la larga, bajen el costo del proyecto en su agregado y que le salga más beneficioso al país en términos de inversión y le sale también más atractivo al privado la inversión.

“Así nos garantizamos que la participación en la licitación va a ser robusta, porque un privado que va a venir a poner $1.000 millones en la economía costarricense, se garantiza que el compromiso por parte del Gobierno es tal que va a portar $550.000, entonces realmente es una alianza público privada. Nos garantiza la participación de jugadores de gran peso, como lo que queremos, que sean operadores realmente sólidos a nivel internacional”.

Tren eléctrico en datos

FUENTE: ESTUDIOS DE FACTIBILIDAD    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

— La pandemia de coronavirus va a generar una crisis económica que por el momento solo se puede proyectar ¿Es posible encontrar una empresa que venga a invertir $1.000 millones en estos momentos?

— Sí, claro. En general ha tenido muy buen ambiente el tren eléctrico.

— ¿Qué tan importante se vuelve el modelo tarifario en un sistema de transporte público de esta magnitud?

— La tarifa tiene que ser socialmente responsable porque justamente la idea de que el transporte público sea un dinamizador de la economía y un generador de oportunidades es que sea inclusivo, entonces la tarifa tiene que ser pensada desde un punto de vista social. Por eso entra en juego el tema del aporte estatal a la operación, para que también esa tarifa sea accesible a todo el mundo.

“Es importante decir que lo que se está pidiendo a la Asamblea Legislativa es el aporte estatal hacia la inversión. En la operación todos los sistemas ferroviarios tienen un aporte a la operación. Ese aporte se tiene que entender como una inversión porque realmente las pérdidas anuales que nosotros tenemos por no tener un transporte público eficiente son realmente muy altas.

“El Estado de la Nación nos decía en el reporte de 2018 que perdemos entre $3.000 y $5.000 por año por costarricense, debido a los efectos de las presas, que eso se podría reflejar en un 3,8% del PIB y eso es gigantesco. Entonces realmente una puesta a un sistema de transporte público eficiente, moderno y de primera línea tiene un aporte estatal”.

— Ese es otro tema. Algunos diputados han dudado del préstamo por la situación fiscal del país ¿ahora cómo explicarles que un sistema de transporte como este también requiere subsidio estatal?

— Lo más importante es explicárselo a la ciudadanía. Evidentemente se lo tenemos que explicar a los diputados pero lo más importante es que los costarricenses sepan por qué se da, cuál es su objetivo final.

“La idea es que esa tarifa sea accesible para muchos costarricenses, que no sea excluyente para personas que más bien posiblemente sean quienes más lo necesitan. Entonces aquí la primera responsabilidad es podérselo explicar a la ciudadanía y en sesiones de trabajo se aclararán las dudas que puedan tener los diputados.

Tren eléctrico recorrería 84 kilómetros a través de 46 estaciones en la Gran Área Metropolitana. Fotografía: Casa Presidencial para La Nación.
Tren eléctrico recorrería 84 kilómetros a través de 46 estaciones en la Gran Área Metropolitana. Fotografía: Casa Presidencial para La Nación.