Juan Diego Córdoba. 12 marzo
Así se observa la isla artificial donde está el megapuerto. Fotografía Cortesía de APM Terminals
Así se observa la isla artificial donde está el megapuerto. Fotografía Cortesía de APM Terminals

Con documentos emitidos por la Organización Marítima Internacional, la empresa holandesa APM Terminals intenta demostrar que todas las embarcaciones que ha atendido en la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) corresponden a portacontenedores tipo fully-cellular container, como lo exige el contrato de concesión con la operadora transnacional.

Los expedientes notariados fueron entregados a la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y al Consejo Nacional de Concesiones (CNC), el pasado 8 de marzo. Junto con el Ministerio de Hacienda y la Presidencia de la República, estas partes representan la autoridad concedente del contrato.

"APM Terminals, en ánimo de buena fe, entregó un documento autenticado por un notario que prueba fehacientemente que todos los buques que han llegado o están por llegar a la TCM son fully-cellular container, es decir, estrictamente con carga en contenedores.

“Esta clasificación la hace la Organización Marítima Internacional, que es la autoridad mundial de transporte marítimo, basada en las características reales del buque, por lo que no se trata de una determinación antojadiza nuestra, ni de Japdeva”, señaló el director general de APM Terminals, Kenneth Waugh.

Esta información respaldaría el accionar del MOPT como ente rector marítimo, al programar y distribuir la atención de buques comerciales entre la terminal privada y el muelle estatal.

En noviembre anterior, el Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) presentó una denuncia contra el Estado y contra la empresa APM Terminals ante el Tribunal Contencioso Administrativo, por la supuesta atención de buques ajenos a los delimitados en el contrato con la concesionaria.

La Junta Directiva de Japdeva empezó a respaldar la posición sindical hace unas semanas, cuando denunciaron que el modelo de repartición de clientes en Moín, dejaría en la quiebra a la institución portuaria.

Esta última reporta una baja de 70% en sus ingresos a raíz de la entrada en funcionamiento pleno de la Terminal de Contenedores.

Incluso, fue el presidente de Japdeva, Greivin Villegas, quien llamó a desobedecer las directrices del MOPT con respecto a la programación de los buques portacontenedores que llegan a cargar y descargar mercancías en la vertiente atlántica, aduciendo que esa labor le corresponde a su institución.

“La posición del Gobierno está en la posición del MOPT, rector del sector marítimo costarricense”, aseguró en cambio el presidente de la República, Carlos Alvarado, quien anunció, además, que abriría una mesa de diálogo entre el Ministerio y Japdeva para homologar los criterios, sin que hasta ahora exista consenso.

Desde octubre anterior, cuando la Terminal de Contenedores de Moín empezó a operar con un puesto de atraque, la TCM ha atendido a 100 embarcaciones para la carga y estiba de mercancías.

APM Terminals inauguró oficialmente la terminal portuaria el 28 de febrero anterior, al habilitar el segundo puesto de atención.