Gobierno

Revelan valor de Fanal, sus marcas, recetas secretas y monopolio

Un estudio elaborado por la firma internacional de consultoría KPMG, por encargo del Gobierno, estimó el valor de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal) con miras a una eventual alianza público-privada en la que un tercero asuma la operación del negocio estatal, el cual actualmente afronta deudas insostenibles.

El análisis estimó en ¢41.461 millones el valor de la compañía. Ese monto no solo incluye bienes como infraestructura, maquinaria, o equipos, sino también intangibles como las marcas comerciales, las recetas secretas de la Fanal y su monopolio sobre la producción de alcohol en el país. Vea más adelante un gráfico con el valor de esos activos intangibles.

Ante la posible postergación en la toma de decisiones, el análisis financiero también contempló una proyección del valor del negocio hasta el año 2030, con tres diferentes escenarios según diversas variables económicas: optimista, más probable y pesimista.

En 2025, la Fanal costaría ¢58.300 millones en el escenario positivo, ¢51.600 millones en el más realista, y ¢46.000 millones en el menos alentador. Cinco años después, en 2030, el valor sería de ¢72.500 millones en el panorama optimista, de ¢61.000 millones en el más probable, y de ¢51.600 en el pesimista.

El problema de la Fábrica radica en las obligaciones que sostiene con otras instituciones públicas y acreedores. De acuerdo con el estudio, la compañía tiene deudas, contingentes y pasivos por un total de ¢23.635 millones. Hasta antes de que se contratara el análisis financiero, el Consejo Nacional de Producción (CNP) desconocía el tamaño de esas obligaciones.

Las deudas establecidas, deudas contingentes y pasivos que actualmente tiene la Fábrica Nacional de Licores equivalen al 57% del valor comercial del negocio de alcohol.

Los activos intangibles de la Fanal suman un total de ¢8.851 millones. Estos hacen referencia a aquellos bienes de carácter no monetario y sin apariencia física que, sin embargo, agregan valor al negocio.

Los intangibles más valiosos son las relaciones con los clientes o la cadena de distribución (¢2.342 millones), la marca comercial de guaro Cacique (¢2.221 millones) y el monopolio de alcohol (¢2.221 millones).

Las recetas secretas de la Fábrica de Licores, a su vez, fueron tasadas en ¢692 millones. De acuerdo con el informe, son 35 fórmulas.

Para estimar el valor de las marcas, la firma consultora utilizó la metodología Relief from Royalty, que se basa en la tasa que tendría que pagar la empresa por licenciar el activo si este no fuera propio.

“La premisa de la metodología es que el valor económico del activo está directamente relacionado con la generación de flujos libres de efectivo futuros y su permanencia en el tiempo”, apunta el informe.

La investigación concluyó que los aguardientes bajo la marca Cacique, lanzada al mercado en 1980, generan el 95% de las ventas de la Fábrica. Solo en el 2020, los ingresos fueron de ¢27.151 millones.

Para determinar el valor del monopolio público se utilizó la metodología With or Without, la cual considera la diferencia entre los valores estimados bajo dos escenarios: negocio de Fanal con prácticas monopolísticas y negocio de Fanal ante una apertura de mercado.

El estudio determinó, por ejemplo, que si se levanta el monopolio de alcohol del Estado, a través de la Fábrica Nacional de Licores, ese negocio perdería un 10% de los ingresos proyectados.

De acuerdo con criterios de la Procuraduría General de la República, la Fábrica ostenta el monopolio legal de la producción y el uso de alcohol etílico para fines licoreros e industriales, así como la elaboración de rones crudos para el consumo nacional y exportación.

Se exceptúan la cerveza, ciertos vinos y las preparaciones alcohólicas mezcladas con sustancias alimenticias. A pesar de ello, advierte la PGR, las empresas privadas pueden fabricar sus propias bebidas alcohólicas, a partir del alcohol que suministra la Fanal, propiedad del CNP.

El patrimonio más importante de Fanal está conformado por terrenos, infraestructuras, equipos y maquinarias.

Esos activos tienen un valor de ¢19.094 millones e incluye la planta de destilación ubicada en Grecia, Alajuela. De acuerdo con el reporte de KPMG, esta representa un valor agregado para el desarrollo del negocio.

“La propiedad se encuentra en un punto estratégico que permite diferentes vías y formas de transporte tanto terrestre, marítimo y aéreo: colinda con la Ruta Nacional 1, lo cual le facilita el transporte terrestre de la producción a nivel nacional. Adicionalmente, se encuentra a 15 minutos del Aeropuerto Internacional Juan Santa María y a una hora y 10 minutos de puerto Caldera, lo cual brinda también otra alternativa para el transporte de las materias primas y productos.

“Actualmente cuenta con varios pozos para la extracción del agua, lo cual facilita la fabricación y embotellamiento de los productos ofrecidos. Dentro de la misma, también se encuentra maquinaria de gran valor para la operación de la planta, como lo son la gran cantidad de bombas hidráulicas, calderas, tanques de almacenamiento de hasta dos millones de litros y máquinas para procesos automatizados”, dice el documento.

El precio de esos activos se estimó mediante un peritaje.

El 9 de noviembre de 2021, el jerarca del CNP, Ángel Jiménez, reveló el tamaño de las obligaciones ante el Consejo de Gobierno y advirtió al presidente de la República, Carlos Alvarado, de que la deuda crece como “una bola de nieve” y que pronto “será inmanejable”. Jiménez afirmó que por cada ¢1 que vende el negocio, ¢0,50 se traslada al fisco o a instituciones como Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), Instituto Nacional de Desarrollo Rural (Inder) y la Municipalidad de Grecia.

Al ser consultado por La Nación, en enero anterior, el mandatario Carlos Alvarado declaró que Fanal quebrará en 10 años y se llevará consigo al CNP, en caso de que no se tomen decisiones. Por ello, afirmó que el Gabinete trabaja en un proyecto de ley para concesionar ese activo estatal.

En su intervención, Alvarado descartó la venta de la Fábrica, al alegar que la mayor parte del dinero recogido de su posible remate apenas servirían para pagar las deudas.

“Se descarta la venta porque el propio costo de Fanal sirve básicamente para cancelar las deudas. ¿Cuál es el beneficio público de eso? Abrir el monopolio, nada más; eso no es un negocio bueno para Costa Rica. Concesionarlo en una alianza público-privada sí es un negocio, porque eso permitiría que, sin que la Fábrica salga del Estado, un privado pueda llevar adelante la operación, generando ingresos que le den sostenibilidad a la empresa y que le den los recursos al IFAM, al Inder y a la Hacienda Pública”, afirmó Alvarado.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.