El País

Establecimiento de estadounidenses en Costa Rica motivó proyecto de 1.800 casas de lujo en Osa

Empresas de Florida identificaron que Costa Rica es el país donde más estadounidenses se están asentando; aprovechan ventajas de ley de nómadas digitales

Mediante un estudio interno, dos empresas de Florida identificaron que Costa Rica es el país donde más estadounidenses se están asentando últimamente y, por eso, decidieron desarrollar un proyecto inmobiliario de 1.800 casas de lujo en la península de Osa, en la zona sur, Puntarenas.

“Los estadounidenses se han visto atraídos por su naturaleza pacífica, su diversidad cultural, su clima tropical, su asombrosa biodiversidad, sus cientos de playas vírgenes, sus beneficios para los estadounidenses y su estilo de vida relajado. Lo que antes era un destino de vacaciones o de jubilación, ahora es un lugar al que estadounidenses de todas las edades llaman hogar”, indicaron los desarrolladores.

El plan consta de propiedades de 800 a más de 1.200 metros cuadrados, con precios que oscilan entre los $500.000 y los $1.500.000. En la primera etapa se construyeron 400 viviendas y ya se vendieron todas.

La obra la desarrollan la empresa de ventas y marketing de bienes raíces ISG World y la firma de capital privado DaGrosa Capital Partners LLC, las cuales se unieron para crear un complejo residencial llamado “Ventana Costa Rica”.

El Departamento de Estado del país norteamericano comunicó en septiembre que, antes de la pandemia, alrededor de 120.000 ciudadanos estadounidenses residían en el país y más de 1,4 millones lo visitaban cada año. Además, destacó que más de 8.000 estudiantes estadounidenses estudiaban aquí por año y que el territorio tico es el destino número uno en América Latina para sus programas de estudios en el extranjero.

Dentro de las principales razones para asentarse en Costa Rica, los desarrolladores del proyecto en Osa destacan el estilo de vida, la escasez de viviendas unifamiliares en los Estados Unidos, la arquitectura y diseño, la facilidad de reubicación, el alto rendimiento de la inversión y los diversos visados que permiten a los extranjeros permanecer en el país sin un trabajo fijo.

El grupo destaca las ventajas de la ley de nómadas digitales aprobada por la Asamblea Legislativa, la cual procura atraer a profesionales de todo el mundo que trabajan de forma remota, mediante el otorgamiento de incentivos. El Congreso, además, aprobó otra ley de beneficios para invitar a pensionados y rentistas a vivir en Costa Rica

“El país ha puesto en marcha recientemente algunos incentivos que incluyen: la inversión mínima de capital para la residencia en Costa Rica se redujo de $200.000 a $150.000; la importación libre de impuestos de vehículos para uso personal o familiar se levantó y la exención de impuestos por una sola vez para la importación de artículos para el hogar; y el dinero ganado en el extranjero (por ejemplo, una pensión de EE.UU.) no será gravado por Costa Rica”, señaló la empresa, al tiempo que destacó la visa de nómada digital.

Según la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), cada nómada digital que decide viajar aquí para convertir su destino turístico en su “oficina”, junto a su familia, le puede inyectar a la economía del país ¢15 millones por semestre.

“El proyecto está cubriendo actualmente una necesidad en la escasez de viviendas unifamiliares, que existe no solo en el mercado del sur de Florida, sino en todo el mundo. La pandemia hizo que los compradores volvieran a inclinarse por las casas por el estilo de vida, el espacio, la privacidad y la comodidad inigualables que proporcionan.

“Y la nueva ola de trabajo a distancia presentó a las personas la oportunidad y la flexibilidad de trabajar desde cualquier parte del mundo. Hemos reconocido esta nueva forma de vivir, y con la alta calidad de vida de Costa Rica, su coste de vida relativamente bajo, su compromiso con la sostenibilidad y su entorno natural prístino, creemos que Ventana Costa Rica es el lugar perfecto para ofrecer estas mejoras de vida”, explicó el grupo inmobiliario.

ISG World, con sede en Florida, indicó que acumula ventas por más de $12.000 millones en proyectos inmobiliarios desde 1992 y que actualmente sus ojos están puestos en “Ventana Costa Rica”.

Además, ISG World se asoció con DeGrossa Capital Partners para proporcionar financiación hipotecaria a estadounidenses que deseen comprar sus terrenos. Su idea es ofrecer esta oportunidad a un grupo demográfico más amplio y a una generación joven, con préstamos fijos a 30 años y con el mismo proceso que se realiza cuando se compra una propiedad en Estados Unidos.

Los gestores dijeron que este proyecto es el más grande de esta índole en toda la Península de Osa y que sus equipos trabajaron para desarrollar oportunidades de empleo y formar importantes alianzas estratégicas con el Gobierno y las empresas locales.

Según los creadores, este complejo residencial fue diseñado por expertos con influencia de la arquitectura moderna tropical.

Las casas son de dos, tres y cuatro dormitorios y están “integradas con el entorno natural y orientadas para capturar el flujo de aire fresco”. Cada una viene con vistas panorámicas a las montañas o al océano Pacífico, así como con piscina privada de lujo. Están construidas con techos de madera, terrazas cubiertas, lofts en el nivel superior, detalles de hierro forjado, ventanas curvas, armarios empotrados y unidades de entretenimiento.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.