Marvin Barquero. 18 febrero
Una de las fortalezas de Costa Rica es la diversidad de actividades en playa, montaña y ciudades. Aquí el
Una de las fortalezas de Costa Rica es la diversidad de actividades en playa, montaña y ciudades. Aquí el "tour" de cuadraciclos en los Sueños Adventure Park, en Garabito, Puntarenas. Foto Jeffrey Zamora

Un crecimiento del 5,5% en las llegadas de estadounidenses, superior en 1,4 puntos porcentuales al aumento total de Costa Rica, influyó para que el país cerrara el 2019 con un buen comportamiento en el turismo.

Las cifras divulgadas por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y basadas en los reportes de la Dirección General de Migración y Extranjería, indican que los ingresos de estadounidenses, durante el año pasado, ascendieron a 1.334.777, en comparación con los 1.265.067 recibidos en el 2018.

Los ingresos de estadounidenses, además, representaron el 41,9% del total de llegadas internacionales del 2018, mientras que para el año pasado la participación se elevó ligeramente al 42,5%.

Mientras tanto, el total de arribos internacionales (de todos los orígenes) se incrementó en 4,1% el año pasado, cuando ascendió a 3.139.008 visitantes respecto a los 3.016.667 del 2018.

Las cifras indican que en el 2019 llegaron, en total, 122.341 visitantes internacionales más que en el 2018. De ese incremento, 69.710 fueron ciudadanos de Estados Unidos, es decir, el 57% del aumento total vino de ese país, por mucho el principal mercado emisor de turistas a Costa Rica.

El aumento en ingresos de ciudadanos de ese país norteamericano se consolida así en los dos últimos años, luego de una caída del 2,8%, en el 2017, respecto al 2016, cuando vinieron a Costa Rica 34.036 ciudadanos de ese origen menos que en el 2016. El ICT y las cámaras atribuyeron la caída, en aquella ocasión, a un acomodo de la oferta y demanda luego de un periodo de crecimiento.

En tanto, y pese a que el incremento general de las llegadas internacionales a Costa Rica superó el promedio de la región de las Américas, que creció 2% al año pasado, no se llegó a la meta de un crecimiento promedio anual del 6% establecida en el Plan Nacional de Desarrollo Turístico 2017-2021.

Otros países emisores de turistas a Costa Rica tuvieron un comportamiento al alza notable el año pasado, aunque su importancia relativa en el total es menor que la de Estados Unidos. Las llegadas de canadienses, por ejemplo, se incrementaron en 8,1% el año pasado, al pasar de 217.006 visitantes, en el 2018, a 234.621 el año pasado.

Aunque también en menor proporción, la cantidad de visitantes de Alemania pasó de 74.574 a 80.580 al comparar los dos últimos años, lo cual representa un crecimiento del 8,1%, de acuerdo con el informe del ICT.

Entorno complicado
Los recorridos en fincas de productores atraen a extranjeros interesados en el turismo rural. Aquí el
Los recorridos en fincas de productores atraen a extranjeros interesados en el turismo rural. Aquí el "tour" de ordeño de vacas en Posada de Turismo Rural Monserrat, en Coronado. Foto: Facebook.

El director de Planeamiento del ICT, Rodolfo Lizano, destacó los resultados generales de ingreso de extranjeros del año pasado, especialmente porque se dieron en un entorno internacional bastante complicado.

“El año 2019 fue complicado para el turismo mundial debido a varios factores y hechos relevantes, como el tema del ‘brexit’, la situación ocurrida con el colapso de Thomas Cook, las tensiones geopolíticas y sociales y la ralentización de la economía global”, recordó Lizano.

En el caso de los ingresos al país por vía aérea, por medio de la cual llegan la mayoría de turistas, la cantidad creció más que la general, pues fue del 4,5% respecto al 2018, resaltó el representante del ICT.

Como parte de una respuesta por escrito, resaltó: “En ambos aeropuertos (Juan Santamaría y Daniel Oduber) recibimos 2.418.300 turistas lo que representa un 4,5% de crecimiento. Además, recibimos la grata noticia del aumento de la estadía media en un día, para las llegadas aéreas, para un total de 12,6 noches”.

En lo referente a la meta impuesta por el país de crecer a un promedio del 6% anual, Lizano dijo que esa medición se debe evaluar cuando termine todo el periodo, es decir, al 2021, y no parcialmente.

“La planificación turística –agregó– es siempre un proceso dinámico y permanente y precisamente en esta línea, en el 2019, iniciamos con el proceso de revisión y actualización, conjuntamente con el sector privado, de la nueva propuesta de Plan Nacional de Desarrollo Turístico para el periodo 2020-2025, dentro del cual este y otros temas están en discusión y análisis”.

La directora ejecutiva de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Shirley Calvo, dijo que la meta de crecimiento está dentro de los rangos (máximos y mínimos) establecidos, pese a las dificultades en el entorno internacional.

Estados Unidos y Norteamérica, en general, añadió Calvo, son por lógica los mejores mercados para el turismo, pues se cuenta con mejores conexiones aéreas a este territorio. Esta mayor cantidad de vuelos facilita el acceso a Costa Rica, a lo cual se añade la promoción realizada en esa región, explicó la representante del sector privado.

Calvo dijo que el pronóstico para este 2020 es cauteloso, debido a la situación económica internacional, al eventual impacto del coronavirus y las decisiones de viaje de los turistas. Aunque reconoció que la promoción se debe seguir haciendo en los mejores mercados, solicitó que también se haga en Suramérica y algunos países europeos, como Holanda e Italia, porque siempre es necesario diversificar.

Lizano también fue cauteloso para este año, basado en proyecciones de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

El barómetro de esa entidad, dijo, prevé un aumento global de entre 3% y 4% en las llegadas internacionales. Pero advierte que las cifras pueden verse afectadas, entre otras cosas, por un empeoramiento del escenario económico y de comercio actual, y que tensiones geopolíticas pueden impactar en las perspectivas de América Latina, Asia y el Pacífico y Medio Oriente, así como eventualmente, por el coronavirus.