Juan Diego Córdoba González. 26 enero
Centros privados deberán definir su esquema de funcionamiento. Kamuk School estableció clases sincrónicas o simultáneas, a través del uso de tecnología, para estudiantes presenciales y aquellos alumnos que se mantengan en virtualidad. Foto: Juan Diego Córdoba.
Centros privados deberán definir su esquema de funcionamiento. Kamuk School estableció clases sincrónicas o simultáneas, a través del uso de tecnología, para estudiantes presenciales y aquellos alumnos que se mantengan en virtualidad. Foto: Juan Diego Córdoba.

Los lineamientos para el regreso a clases de 350.000 alumnos de escuelas y colegios privados están definidos luego de que el año pasado, prácticamente, recibieron lecciones a distancia.

Lo primero es que en la entrada a los edificios habrá un área de desinfección. Ahí los estudiantes deberán lavarse las manos, pasar por una alfombra sanitizante, limpiar su bulto y someterse a la toma de temperatura.

Si hay síntomas como fiebre, tos o resfrío, no podrán ingresar a espacios comunes con sus compañeros, bajo ninguna excepción y sus padres deberán llevarlos de regreso a su casa o ir a un centro médico.

Todos los estudiantes tendrán un espacio fijo en el aula. Deberán estar sentados a 1,8 metros de distancia uno del otro y, por supuesto, tendrán que portar mascarilla. No se la podrán quitar en ningún momento, a menos de que sea para ingerir alimentos en un tiempo establecido por el docente.

A partir de este momento, los alumnos no deberán mezclarse con estudiantes de otras aulas o grados, para mantener su burbuja social intacta.

Pero, hay una regla básica: todas las escuelas o colegios tendrán como tope un 50% de su capacidad. Esto obliga a que apliquen un sistema de educación híbrido, es decir, unos días los alumnos acuden al aula, otros, reciben clases a distancia.

El retorno a la presencialidad, en todo caso, será decisión de los padres de familia, quienes también podrán optar por mantener a sus hijos en clases virtuales.

La presidenta de la Asociación de Centros de Educación Privada (ACEP), Giselle Betancourt, explicó que este es “un protocolo sombrilla” que cubre a todas las instituciones.

No obstante, aclaró, se implementará de forma distinta en cada casa de enseñanza.

“Todos somos diferentes, absolutamente diferentes. Nuestros ingresos, nuestras aulas, nuestros patios comunes, el número de estudiantes, así como las necesidades que han tenido los padres de que sus hijos estén presencial o virtualmente.

“De ahí que cada institución debe dedicarse de lleno a satisfacer las necesidades de sus estudiantes y, por supuesto, cuidando la salud y la integridad de todo el personal”, afirmó Betancourt.

Híbrido o virtual

En el retorno a clases, los padres podrán elegir la modalidad de las lecciones.

Deberán decidir si sus hijos asisten bajo un modelo híbrido, que contempla algunos días presenciales y otros virtuales, o bien, si desean que sus pequeños o adolescentes continúen aprendiendo desde casa, a través del uso de la tecnología.

Tanto escuelas como colegios privados deberán informar a los padres, en detalle, sobre las condiciones de cada modelo.

De acuerdo con la ACEP, la cantidad de días presenciales y virtuales, bajo el modelo dual, depende de las condiciones de cada casa de enseñanza, pues no existe una fórmula común.

En todos los casos, los centros educativos deben garantizar que su modelo funcione con no más del 50% de aforo permitido.

“Eso depende de cada centro educativo, no hay una cifra establecida que sea la misma para cada institución. Algunas tendrán mayor cantidad de estudiantes de forma presencial que virtuales y, en otras, lo contrario.

“Sí promovemos mucho que hay una parte social que rescatar. Los padres de familia deben de saber que las instituciones se han equipado tecnológicamente para que, cuando ellos sientan que sus hijos están listos para la presencialidad, pues realicen ese retorno.

“Mientras tanto estarán recibiendo sus lecciones y formación a través de la metodología virtual”, afirmó Beatriz Ramírez, vicepresidenta de ACEP.

Flexibilidad en horarios

El modelo adoptado por la educación privada llevaría, por ejemplo, a que unos centros apliquen el modelo híbrido, donde los estudiantes podrían asistir día de por medio a las aulas.

En otros, podría establecerse que asistirán tres días por semana en forma presencial.

Otros, entretanto, podrían alternar semanas presenciales y virtuales.

De acuerdo con la asociación, cada centro se adaptará según sus condiciones.

“Recordemos que la autonomía que la educación privada tiene, nos da la garantía de que, una vez cumplidos los protocolos del Ministerio de Salud y del Ministerio de Educación, tenemos la flexibilidad de adecuar nuestros calendarios y horarios a las condiciones que cada uno de nosotros tiene.

“Esto va acorde a la infraestructura, a la capacidad educativa, a la población estudiantil que se atiende.

“Cada institución tiene un modelo que va a desarrollar, divulgar y compartir con los padres de familia, que va a estar basado en lo que pueda ofrecer”, afirmó Ramírez.

La ACEP recomienda a los padres estar en constante contacto con las autoridades del centro educativo para mantenerse informado.

La decisión de regresar a la presencialidad bajo ese modelo híbrido, o mantenerse en clases virtuales, en todo caso, dependerá de la decisión que tomen los padres de familia junto con sus hijos.

Así será el ingreso de estudiantes a escuelas y colegios privados

Durante las clases

Las aulas funcionarán bajo la modalidad de espejos. Es decir, cada alumno ocupará espacios fijos para que, si se presentan focos de infección, puedan identificarse y aislarse preventivamente a los menores más cercanos al niño o adolescente contagiado.

Bajo ese hipotético, los centros educativos enviarán a sus estudiantes a la modalidad virtual para continuar con las clases, mientras se desinfecta por completo el espacio.

Así convivirán los estudiantes de escuelas y colegios privados en regreso a clases

Para poder cumplir con el distanciamiento físico, los centros académicos deberán restringir la cantidad de alumnos por clase, según las dimensiones del aula.

En los recreos

Diferente a la normalidad académica antes de la pandemia de coronavirus, ahora no existirán horarios fijos de recreo.

Los profesores deberán decidir, según la disponibilidad de espacio en el centro educativo, el momento en que los alumnos salen a receso.

De esa manera, los estudiantes de una misma burbuja deberán permanecer juntos respetando el distanciamiento físico, sin poder intercambiar con alumnos de otras clases o grados.

Así serán los recreos en regreso a clases

Romel Porras, director general de Kamuk School, explicó que, en acatamiento a los protocolos de salud, su centro educativo demarcará las áreas de juego.

“Habrá una etapa que se trabajará con los docentes, para delimitar las zonas de juego. Cada docente de forma autónoma elige el momento del receso, ya aquello de tocar la campana para ir a recreo ya no, la educación tradicional está cambiando.

“El docente va a decidir cuándo ir a recreo y a cuál zona ir. Se hace la dinámica de juego con mascarillas, si son mayores de tres años y luego retornamos a las clases”, afirmó Porras.

Los alumnos deberán repetir el proceso de desinfección antes de regresar a sus aulas.

Además, los espacios comunes deben ser desinfectados con frecuencia por el personal de limpieza de la institución.