Daniela Cerdas E.. 7 febrero
En la última evaluación del desempeño del 2018, de los 63.737 docentes que el MEP calificó, 63.729 obtuvieron una calificacion de “bueno”, “muy bueno” y “excelente”. Foto: Jorge Castillo
En la última evaluación del desempeño del 2018, de los 63.737 docentes que el MEP calificó, 63.729 obtuvieron una calificacion de “bueno”, “muy bueno” y “excelente”. Foto: Jorge Castillo

Durante 13 años, los docentes del MEP recibieron un doble incentivo con base en la ficticia evaluación del desempeño que se realiza cada año en esa institución.

Se les pagaba la llamada anualidad, o reconocimiento por años de servicio, y, además, un punto de carrera profesional por otro incentivo llamado “experiencia profesional” que dependía de si salían bien calificados en dicha evaluación, lo que ocurre con prácticamente todos los educadores.

(Video) Reforma fiscal eliminó pago de doble incentivo a educadores por desempeño

En el Ministerio de Educación Pública (MEP) el 99% de los docentes obtienen un resultado de “bueno”, “muy bueno" o “excelente” en la calificación de sus labores, es decir, todos hacen un gran trabajo, según esta medición anual.

Por anualidad, se paga un 1,94% del salario base; mientras que un punto de carrera equivale a ¢2.273 adicionales, lo que se suman año a año después de cada evaluación.

Sin embargo, la reforma fiscal frenó este doble pago, según informó el Ministerio de Educación.

El artículo 53 de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (9635) señala que el incentivo por carrera profesional ahora se pagará solo por capacitaciones de los servidores estatales “siempre y cuando estas no hayan sido sufragadas por las instituciones públicas”.

También estableció que los nuevos puntos de carrera profesional solo serán reconocidos salarialmente por un plazo máximo de cinco años.

“A raíz de la publicación de la Ley N° 9635 y su efecto en el incentivo de carrera profesional, la Dirección General de Servicio Civil, emite el 24 de julio del 2019, la Resolución DG-139-2019; la cual deroga varios artículos de las anteriores Resoluciones DG-333-2005 y DG-064-2008, que consideraban el factor de la experiencia profesional como puntos para el pago de la carrera profesional”, explicó el Ministerio tras consultas de este medio.

Yaxinia Díaz, jefa de Recursos Humanos del MEP, explicó que los puntos de carrera profesional por evaluación del desempeño (con el incentivo“experiencia profesional”) se dejaron de pagar desde el segundo semestre del 2019 cuando salió el reglamento de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

“La anualidad se pagaba porque lo regulaba la Ley de Salarios, y el otro incentivo (experiencia profesional) en el que se pagaba de un punto de carrera profesional era para incentivar que la persona se formara a nivel universitario, se le reconocía la experiencia de su profesión en el campo. Ahora con la ley (9635), solo se va a pagar (puntos de carrera profesional) por la formación académica adicional a nivel universitario, no un técnico en cualquier lugar, y solo por cinco años. Esa capacitación adicional debe llevarse a nivel privado y el interesado debe costeársela”, explicó Díaz.

Costo

Desde el 2005, el MEP pagaba a los docentes puntos de carrera profesional por la “experiencia profesional” si sacaban buena nota en la evaluación de desempeño. La institución definía la experiencia profesional como “el reconocimiento de los años de servicio” que se se pagaba al obtener “muy bueno o su equivalente" en la evaluación del desempeño.

Sin embargo, el Ministerio también reconocía económicamente puntos de carrera profesional a los docentes por grados académicos en ciencias de la educación (hasta 12 puntos), por capacitaciones que les daba el mismo MEP; por publicar libros (cinco puntos por cada libro, hasta un máximo de 20 puntos); por dar clases en una universidad, por ejemplo, o por “aporte al sistema educativo nacional”.

La reforma fiscal eliminó esta lista de razones para el pago y, ahora solo reconoce puntos de carrera por las capacitaciones que se costeen los mismos docentes y no por las títulos que son requisito para el cargo, como sucedía en el pasado.

En 2016, el MEP desembolsó ¢33.269 millones por puntos de carrera profesional; en 2017, ¢39.501 millones; en 2018, ¢45.523 millones, y en 2019, ¢50.810 millones. El Ministerio desconoce aún el ahorro en este plus tras la reforma fiscal.

La anualidad, que también depende de la evaluación del desempeño, se implementa de manera similar a la “experiencia profesional” ya que también reconoce cada año de servicio en la función pública. El pago de este incentivo a cerca de 80.000 funcionarios le cuesta al MEP cerca de ¢139.000 millones.

En la evaluación del desempeño de 2018, última de la que el Ministerio tiene datos, de los 63.737 docentes que el MEP calificó, 63.729 obtuvieron una calificacion de “bueno”, “muy bueno” y “excelente”. Los ocho restantes, “inaceptable”o “insuficiente”.

En el caso de los administrativos, de los 16.086 evaluados, 16.074 consiguieron una calificacion de “bueno”, “muy bueno” y “excelente”; mientras que 12 de “inaceptable”o “insuficiente”.

La evaluación del desempeño califica la “competencia profesional, la calidad del trabajo, la iniciativa, la comunicación, las relaciones de trabajo, la responsabilidad y la colaboración".

A pesar de los “excelentes” resultados de los docentes en esta evaluación, que se repiten año con año, estos no se replican en el desempeño de los estudiantes.

La última medición de las pruebas PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, por sus siglas en inglés), dada a conocer en diciembre del año pasado, registró que, a pesar de las reformas curriculares del Ministerio de Educación Pública, la capacitación docente y recursos invertidos, el rendimiento de los estudiantes sigue en caída.

Los resultados de los alumnos en Lectura, Matemáticas y Ciencias presentaron ligera desmejora en 2018, con respecto a la evaluación del 2015 y aún mayor con respecto al 2012.

En Lectura, la “asignatura principal de PISA”, la calificación obtenida por Costa Rica fue de 426, un punto menos que en 2015 (427) y 10 menos que en 2012 (436).

En Matemáticas, la situación no es distinta. El país obtuvo una calificación de 402; en 2015, fue de 400, mientras que en 2012 consiguió 406.

Por último, en Ciencias, Costa Rica obtuvo 416 puntos, cuatro menos que hace tres años (420) y once menos que en 2012 (427).

El sétimo Informe del Estado de la Educación, dado a conocer en agosto del 2019, reveló alarmantes resultados de la educación pública que podrían también explicar al bajo desempeño en las pruebas PISA.

Los docentes continúan impartiendo lecciones de la misma forma que hace dos décadas, con clases magistrales; mientras los estudiantes se limitan a copiar de la pizarra y hacer prácticas; la tecnología no se usa.

Desde hace dos años, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) advirtió de que Costa Rica dedica porcentualmente más recursos en educación que los 35 países miembros de la organización sin que sus resultados lo reflejen. Se basaron en la evaluación de PISA del 2015 para esta afirmación.