Juan Diego Córdoba. 17 junio
17/06/2019/ Comisión del FEES con el rector del TEC Julio Calvo ante los diputados de la Asamblea Legislativa / Fotografía: John Durán
17/06/2019/ Comisión del FEES con el rector del TEC Julio Calvo ante los diputados de la Asamblea Legislativa / Fotografía: John Durán

El Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec) solo tendrá nuevas sedes si el Estado aumenta el presupuesto del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), que para el presente año alcanzó los ¢501.000 millones.

Así lo manifestó el rector saliente de ese centro académico, Julio Calvo, ante los diputados de la comisión legislativa que investiga el uso que las universidades estatales le dan a los fondos públicos.

“Nosotros tenemos pretensiones de hacer más sedes conforme vaya creciendo el FEES, conforme las negociaciones nos den más y si no, pues ya tenemos un tope o un techo para eso”, manifestó Calvo.

El rector que termina su gestión este mes, negó la posibilidad de que negocien con sus pares de la Universidad de Costa Rica (UCR), Universidad Nacional (UNA) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED) una redistribución del FEES, tomando en cuenta que el Tec recibe apenas el 11,3% del total de los fondos.

Para algunos legisladores de ese foro, el Tecnológico debería tener una mayor porción de los fondos, tomando en cuenta que ese centro académico gradúa a profesionales con mayor demanda laboral y que el país requiere ampliar su oferta de mano de obra calificada en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas.

“En estos momentos cada universidad tiene un presupuesto comprometido del cual no es factible un cambio en esos porcentajes. Cuando se hizo el FEES cada universidad sumó el presupuesto que tenía y esos son los porcentajes que se mantienen”, manifestó Calvo.

No obstante, el rector del Tecnológico dio otras alternativas para ampliar los alcances de ese centro universitario en el país.

“Tendría que ser a través de proyectos específicos que nos den más recursos, o a través de fondos del sistema, pero esas serían las únicas alternativas que tenemos”, insistió Calvo.

De los fondos que anualmente el Estado asigna para la educación superior, la UCR se deja el 57,79%; la UNA 23,40%; el Tec 11,30% y la UNED un 7,51%.

Retos

Luis Paulino Méndez, actual vicerrector de Docencia, asumirá la rectoría del Tecnológico de Costa Rica el próximo 1.° de julio.

Según reconoció Calvo, el principal reto del nuevo rector será darle sostenibilidad a ese centro de enseñanza superior.

Un informe de la Contraloría General de la República señaló que si el Tecnológico de Costa Rica no cambia su tendencia de gasto, los ingresos corrientes serán insuficientes para cubrir todas las obligaciones del centro de enseñanza superior para el 2021.

La Universidad Estatal a Distancia (UNED) y la Universidad Técnica Nacional (UTN) también se encuentran bajo esa situación.

Según Calvo, la institución además tuvo que hacerle frente este año al recorte de ¢10.000 millones que los diputados aplicaron al presupuesto universitario este año.

“Tuvimos que tomar muchísimas medidas de contención del gasto, para no afectar las becas, la calidad de la enseñanza. Eliminamos viajes al exterior, viáticos, horas extras, gastos en bebidas y alimentación”, manifestó.

El año anterior, al Tecnológico de Costa Rica le correspondieron ¢56.000 millones del FEES.

Según el Sistema de Información sobre Planes y Presupuestos de la Contraloría General de la República, ese centro académico destinó ¢47.000 millones solo para el pago de remuneraciones.

De ese monto, ¢25.000 millones corresponde a pluses salariales, es decir, alrededor del 40% del FEES se consume en pluses salariales para sus 1.800 trabajadores.

No obstante, su actual rector manifestó su oposición al salario único impulsado por la reforma al empleo público.

“Las universidades en todo el mundo han desarrollado un esquema de carrera académica, el empleo público vendría a imponer un sistema que no se ha normado en las universidades del mundo”, concluyó Calvo.

El pasado 4 de junio, la Federación de Estudiantes del Tecnológico (Feitec) informó a la comisión del FEES, que habían solicitado a todos los candidatos a la rectoría de la universidad, rebajar los incentivos para mejorar la sostenibilidad financiera de la institución.

En cambio, un grupo de nueve profesores y funcionarios la emprendieron contra la comunidad estudiantil por esa posición.