Daniela Cerdas E.. 5 abril
En la ejecución de la nueva estructura, cuyos trabajos comenzaron hace menos de un mes, se utiliza la técnica de voladizos sucesivos, lo que permitirá avanzar prácticamente sin interrumpir el tránsito. Foto Alonso Tenorio
En la ejecución de la nueva estructura, cuyos trabajos comenzaron hace menos de un mes, se utiliza la técnica de voladizos sucesivos, lo que permitirá avanzar prácticamente sin interrumpir el tránsito. Foto Alonso Tenorio

El Consorcio Virilla 32, encargado de la construcción del nuevo puente Virilla, cerca del estadio Ricardo Saprissa, trabajará tres horas más cada día para acelerar las obras.

Desde este viernes las cuadrillas laborarán de 6 a. m. a 9 p. m., en vez de 6 a. m. a 6 p. m., para aprovechar las buenas condiciones climáticas de la época seca, informó el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

En la ejecución de la nueva estructura que estará paralela a la actual, se utiliza la técnica de voladizos sucesivos, es decir levantando pequeños tramos que sostienen el anterior, lo que permitirá avanzar prácticamente sin interrumpir el tránsito.

En total, la vía será a cinco carriles, tres del nuevo puente y dos del existente.

Actualmente, se trabaja en las excavaciones y en los movimientos de tierra para construir los caminos que permitan el acceso de la maquinaria y el equipo especial para la construcción de las pilas y las fundaciones de este puente, que se construye a 5,5 metros distancia del puente actual.

Las obras comenzaron hace un mes y, según el contrato, la nueva estructura deberá estar lista en 18 meses y tiene un costo de $22,36 millones, unos ¢13.700 millones.

La administración del proyecto está a cargo de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y la construcción es realizada por el Consorcio Virilla 32, compuesto por la empresa nacional MECO y la española Puentes y Calzadas.

Paralelamente, se realizan otros trabajos cercanos a este, uno se localiza en la vía que comunica con Santo Domingo (Neón Nieto); otro en la calle que lleva a Moravia y Guadalupe (Chile Perro); otro más en el cruce de Circunvalación Norte, sobre la ruta 32.