Educación

MEP desmiente a exjerarca del CNP: ‘El Consejo es el que define los precios de los alimentos’

Rogis Bermúdez afirmó que el Ministerio de Educación define el costo de los productos que se venden a las escuelas; la normativa indica que corresponde al Consejo

El Ministerio de Educación Pública (MEP) desmintió la aseveración del expresidente del Consejo Nacional de Producción, Rogis Bermúdez, en relación con los precios de los alimentos que se le venden a la escuelas.

En un post en su perfil de Facebook, publicado el sábado, Bermúdez afirmó que es el propio Ministerio y no el Consejo, el que define el costo de los productos que se compran para los comedores escolares.

Sus manifestaciones, dijo, se dieron para refutar las denuncias sobre los sobreprecios que cobra el Consejo, denunciados por la Contraloría General de la República y verificados por estudios.

“Desde el 2020 se estableció un protocolo de atención de centros educativos del MEP, los precios que cobra el CNP están establecidos por Panea (Programa de Alimentación y Nutrición del Escolar y del Adolescente del MEP) y aplica tanto para el CNP como para los proveedores privados. Decir que el CNP cobra sobreprecios es una falacia y busca crear confusión a fin de hacer una mala imagen del CNP”, públicó Bermúdez.

Su afirmación, sin embargo, fue desmentida categóricamente por el Ministerio.

“El MEP no define los precios, ese proceso lo realiza el CNP. Cuando el servicio se brinda con normalidad, preparando los alimentos en el centro educativo, las Juntas de Educación y Administrativas deben ingresar semanalmente al sistema de pedidos del CNP y ahí ya están definidos los precios de los productos”, aclaró Leonardo Sánchez, director de Programas de Equidad del MEP.

En el caso de los paquetes de alimentos, el encargado explicó que los precios de cada producto se le solicitan al CNP dos semanas antes de la entrega de esos paquetes a los estudiantes.

“Las Juntas deben ingresar mensualmente al sistema de pedidos del CNP y ahí ya están definidos los precios de los productos del paquete de alimentos”, reiteró Sánchez.

La propia normativa interna del CNP también contradice a Bermúdez, quien estuvo al frente del Consejo desde el inicio de la presente administración hasta el 15 de julio de este año, cuando dejó el puesto para aspirar a una diputación por el Partido Acción Ciudadana (PAC).

El artículo 9 de la Ley Orgánica de la entidad establece que “los entes públicos están obligados a proveerse del CNP de todo tipo de suministros genéricos propios del tráfico de esta institución, a los precios establecidos”.

Igualmente, lo señala el artículo 36 del Reglamento del Programa de Abastecimiento Institucional (PAI) del CNP al señalar que corresponderá a su Dirección de Mercadeo y Agroindustria, “formular y proponer los cambios a la política para la formación de precios y márgenes tanto para la compra como para la venta de los productos”.

El artículo 37 del mismo reglamento indica “el mecanismo para fijar el precio de compra en todas las líneas de productos será tomando como referencia el precio del mercado regional detallista, menos el margen de operación del CNP, así como también las referencias de las cotizaciones de los suplidores”.

También lo reafirma el numeral 38, según el cual “el mecanismo para fijar el precio de venta de los productos que suministra el PAl a las instituciones del Estado, es una actividad a realizar por las direcciones Programas Especiales y Dirección de Mercadeo y Agroindustria” del CNP.

Sobreprecios

Publicaciones de La Nación han dado a conocer los sobreprecios del Consejo a partir de informes de la Contraloría, denuncias de sectores e investigaciones.

Recientemente, un estudio de la Universidad Nacional (UNA) reveló que el Consejo vende los frijoles a las escuelas al doble del precio que se lo compra a los productores por el efecto de intermediación de asociaciones, pues mientras un frijolero entrega el quintal a la asociación por ¢32.600, el CNP lo comercializa con las escuelas a ¢64.000.

Los miembros de las Juntas de Educación que participaron en el estudio de la UNA confirmaron que el CNP es caro en todos los productos.

Un estudio de 2019 de la Contraloría General de la República (CGR), reportó que el 60% de productos que surte el Consejo para consumo de escolares tienen un costo mayor a los precios máximos ofrecidos por los negocios locales.

También la Cámara Nacional de Avicultores (Canavi) denunció que el CNP paga un “sobreprecio elevadísimo” a intermediarios por los huevos para los paquetes de alimentos que se entregan a estudiantes de bajos recursos. Se pagan ¢1.950 por el kilo, cuando este se puede conseguir en ¢700 en los supermercados.

Las autoridades del CNP no dan entrevistas para cuestionarles acerca de las denuncias.

En agosto, el presidente ejecutivo de la institución, Ángel Jiménez, defendió ante una comisión legislativa, los precios de los productos que vende a los centros educativos con base en un supuesto estudio del MEP.

Sin embargo, el Ministerio dijo a La Nación que tal estudio no existía, sino que se trató de un análisis de datos exploratorio para efectos de una reunión, los cuales fueron expuestos en una presentación, sin constituir un informe o estudio formal.

Actualmente, los diputados discuten un proyecto de ley que busca eliminar la obligatoriedad de las escuelas de comprarle las alimentos al CNP.