Daniela Cerdas E.. 3 septiembre
El dinero que reciban de vuelta las universidades, entre ellas la UCR, (en la foto) será para la compra de bienes y servicios. Foto Carla Orozco Odio.
El dinero que reciban de vuelta las universidades, entre ellas la UCR, (en la foto) será para la compra de bienes y servicios. Foto Carla Orozco Odio.

En caso de que la reforma fiscal se apruebe, el Gobierno se comprometió con las universidades públicas a devolverles el dinero que paguen por el impuesto sobre el valor agregado (IVA) en sus compras de bienes y servicios.

Actualmente, las universidades públicas están exoneradas del impuesto, pero con la reforma fiscal tendrán que pagar el IVA por un asunto de control, pero este se les devolverá en 12 tractos al año solo para que lo inviertan en compra de otros bienes y servicios.

Este fue el acuerdo que firmó el ministro de Educación, Édgar Mora, con los rectores mediante una adenda al convenio de Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

“¿Por qué es necesaria esta adenda? Es necesario que haya claridad en que no existirá impuesto sobre la matrícula y habrá retorno del IVA sobre la compra de bienes y servicios que hacen las universidades”, manifestó Édgar Mora, jerarca del MEP.

Este dinero que se les devolverá es adicional a la transferencia del FEES.

El Gobierno enfatizó que no se cobrará el impuesto de valor agregado sobre la matrícula u otros servicios prestados a los estudiantes.

“También se ratifica que todos los recursos generados por medio de leyes especiales (rentas propias) que reciben las universidades públicas seguirán siendo presupuestados anualmente por ellas y girados por el Ministerio de Hacienda en doceavos en la misma oportunidad y en las mismas condiciones que los fondos del FEES”, explicó el Ministerio de Educación Pública (MEP) en un comunicado.

Por las universidades estatales firmaron el acuerdo Marcelo Prieto, rector de la Universidad Técnica Nacional y presidente del Consejo Nacional de Rectores (Conare); Henning Jensen, rector de la Universidad de Costa Rica; Julio César Calvo Alvarado, rector del Instituto Tecnológico de Costa Rica; Alberto Salom Echeverría, rector de la Universidad Nacional y Luis Guillermo Carpio Malavassi, rector de la Universidad Estatal a Distancia.

Además, el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, firmó como testigo y garante.