Juan Diego Córdoba González. 28 octubre, 2019

Al cumplirse 11 días desde que estudiantes de la Universidad de Costa Rica tomaron la Facultad de Ciencias Sociales, otros grupos se suman a la protesta y repiten la acción.

Este lunes, estudiantes de la sede de San Ramón de Alajuela amanecieron en el inmueble de Ingeniería Industrial, mientras que en la a sede Rodrigo Facio, en Montes de Oca, San José, permanecen en Ciencias Sociales y Educación.

Según un reporte de las 5:13 p. m. también la sede de Guanacaste y la sede del Pacífico, así como el recinto en Tacares de Grecia. Igualmente, dos edificios en la sede de San Ramón.

La información fue suministrada por la Oficina de Servicios Generales de la UCR.

La molestia de los estudiantes se mantiene pese a negociaciones con autoridades universitarias y al acuerdo alcanzado por las casas de enseñanza pública con el Gobierno, el 22 de octubre.

Estas acciones de estudiantes comenzaron luego de que el Consejo Nacional de Rectores (Conare) reclamara contra la orden de transferir ¢70.000 millones del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) de gastos corrientes a gastos de capital. Luego, la suma fue reducida a la mitad por decisión de los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios.

La Rectoría de la UCR afirmó que no tiene conocimiento de que el inmueble haya sufrido daños, más allá de los grafitis que los estudiantes han pintado en paredes, columnas, puertas y ascensores. Foto: cortesía.
La Rectoría de la UCR afirmó que no tiene conocimiento de que el inmueble haya sufrido daños, más allá de los grafitis que los estudiantes han pintado en paredes, columnas, puertas y ascensores. Foto: cortesía.

Con esa medida, según los rectores, corrían peligro las becas y otros gastos fundamentales para el funcionamiento de las instituciones. Así se mantuvo el llamado para una marcha multitudinaria, el día 22.

Fue luego de esa actividad y de firmar el acuerdo en el cual el Gobierno se comprometió a no intervenir en el uso del FEES, que los rectores aclararon que las becas nunca estuvieron en peligro y que desde semanas antes trabajaban en la reclasificación de gastos.

Un grupo pequeño de estudiantes, sin embargo, no ha depuesto su manifestación e impide el retorno de lecciones en esas facultades y escuelas al entrar en la última recta del curso lectivo.

Durante estos últimos días, algunas clases se impartieron en otros edificios de la Universidad, como por ejemplo el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología, e incluso en la sede de la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

“A pocas semanas de finalizar el curso lectivo continuamos con el propósito de retomar la totalidad de las actividades académicas lo antes posible”, aseguró la decana de Ciencias Sociales, Isabel Avendaño.

El curso termina el 28 de noviembre.

Entretanto, en la Universidad Nacional (UNA), las autoridades de esa entidad lograron el viernes un acuerdo con estudiantes que llevaban una semana en la Rectoría, con el compromiso de que no habrá represalias. El sábado, trabajadores pintaron el edificio.

Otro de los puntos dañados con pintura negra. Foto Cortesía
Otro de los puntos dañados con pintura negra. Foto Cortesía