El País

Costa Rica aumentó consumo de éxtasis entre 2010 y 2015, pero no es cuarto del mundo

IAFA se retractó respecto a la información que divulgó el pasado lunes, cuando aseguró que Costa Rica era el cuarto país del globo en prevalencia del consumo de la droga

Costa Rica aumentó el consumo de éxtasis entre 2010 y 2015, según una investigación publicada por la Oficina de las Naciones Unidas (ONU) contra la Droga y el Delito en 2021. Según esta publicación, más del doble de costarricenses consumían esta droga en 2015 respecto a cinco años antes.

El lunes 14 de marzo, el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) publicó en un comunicado institucional que Costa Rica era el cuarto país del mundo en prevalencia del consumo de éxtasis. No obstante, ante una consulta de La Nación, este jueves la institución se retractó y respondió que “se trató de una imprecisión nuestra”.

En realidad, la investigación de la ONU sí muestra un aumento en la prevalencia anual del consumo de éxtasis en la población de determinados países, entre ellos, Costa Rica. “En todos los países de la región que cuentan con datos recientes, se registraron tasas de prevalencia más altas entre los hombres que entre las mujeres, salvo en Bolivia”, explica el documento académico.

En el comunicado del lunes 14 de marzo, el IAFA remarcó su preocupación por la creciente elaboración de “sustancias psicoactivas en laboratorios clandestinos”.

De acuerdo con dicha entidad, más de 1.200 nuevos compuestos de sustancias psicoactivas, conocidas popularmente como drogas emergentes, fueron identificados por profesionales en salud. Estos se fabrican en laboratorios clandestinos, sin ningún control y a partir de químicos, plantas o combinación de ambas.

El IAFA aseguró que se comercializan especialmente a través de redes sociales, como Facebook, WhatsApp, Instagram y Messenger.

Según la institución, el consumo de sustancias psicoactivas aumentó debido a situaciones de estrés vividas recientemente por los costarricenses, en parte debido a la pandemia de la covid-19. “Expertos coinciden en que la pandemia causó dificultades económicas, mayor desigualdad, más pobreza y mayor estrés”, citó el IAFA.

Profesionales del instituto consideran que estas drogas son principalmente utilizadas por adolescentes y adultos jóvenes con fines recreativos en megafiestas.

Entre las características más relevantes de estas nuevas “drogas emergentes” se encuentran que “son mucho más potentes, más adictivas, más letales y con facilidad de fabricación y trasiego”.

Muchas de estas sustancias son comercializadas de formas creativas en procura de discreción, por ejemplo, se venden como inciensos, sales de baño, abonos, productos químicos de investigación, artículos de coleccionista o euforizantes legales, entre otros.

Helvethyna Alfaro, especialista del IAFA, explicó que “cada vez hay más nuevas drogas emergentes, por lo que está claro que aumenta el consumo. Algunas sustancias existen desde hace mucho tiempo, pero actualmente se utilizan más, esto es preocupante dado que se fabrican sin regulaciones y con productos muy nocivos para la salud. Son drogas altamente adictivas, tóxicas, generalmente se trata de sustancias sintéticas”.

Dado que estas nuevas drogas no se reflejan en algunos exámenes de laboratorio, el IAFA brindó algunas claves para identificar si una persona las consume: cambios abruptos en el estado de ánimo, alteración en la rutina del sueño y alimentación, aislamiento, dificultades para concentrarse, bajo rendimiento académico o cambio de grupo de amigos, entre otros.

Roger Bolaños Vargas

Roger Bolaños Vargas

Róger Bolaños Vargas es bachiller en Periodismo en la Universidad de Costa Rica, donde también estudia Economía.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.