Sofía Chinchilla C.. 26 noviembre, 2019
El presidente sugirió que antes de definir las tasas máximas de interés se recaben más datos y criterios, como el de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef). Foto: Jonathan Jiménez Flores para GN.
El presidente sugirió que antes de definir las tasas máximas de interés se recaben más datos y criterios, como el de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef). Foto: Jonathan Jiménez Flores para GN.

El presidente Carlos Alvarado considera que el proyecto de ley que impulsan los diputados, para definir las tasas de usura, aún no ha llegado a “un punto de equilibrio” que proteja a los consumidores de intereses excesivos y que, a la vez, no los excluya del acceso al crédito.

En su más reciente versión, el proyecto de ley que promueve el diputado Welmer Ramos, del Partido Acción Ciudadana (PAC), establece techos para las tasas de interés que hoy equivaldrían alrededor de un 30,1% para los créditos en colones y un 15,4% para los préstamos en dólares.

Aunque evitó sugerir cifras para no entorpecer la discusión legislativa, el mandatario dijo este martes, en conferencia de prensa, que los diputados aún deben trabajar la iniciativa con base en “datos objetivos”.

Para Alvarado, los diputados deben excluir del debate las descalificaciones y los epítetos hacia quienes plantean criterios distintos a los suyos.

"Estoy convencido que tiene que haber una franja o un tope de usura, y que eso permita activar el Código Penal en la materia. ¿Cuál es ese límite o ese umbral? Eso es lo que tiene que definirnos el debate político y eso es lo que espero que pase.

“Con los datos que tengo disponibles, creo que aún no estamos en ese punto de equilibrio; creo que ninguno de los proyectos presentados, porque hay dos visiones en eso”, afirmó Alvarado.

El Banco Central (BCCR) considera que los umbrales definidos por los diputados son muy bajos, por lo que las personas de menores ingresos quedarían sin acceso al crédito formal y serían empujados a recurrir al mercado negro para financiarse.

A manera de ejemplo, el BCCR citó que, en la tercera semana de noviembre, un 35,7% de las operaciones de crédito pactadas tuvieron tasas de interés entre 40% y 50%, y la tasa promedio ponderado de las tarjetas de crédito fue de 36,73%, por lo que serían ilegales si se aprobara la idea de la Comisión de Hacendarios.

Según el mandatario, tanto el Banco Central como el diputado Ramos tienen argumentos válidos. Para avanzar, Alvarado sugirió entablar “una discusión de fondo para ver los datos objetivos”, así como incluir nuevas perspectivas en la discusión.

"Por ejemplo, creo que sería muy importante escuchar qué es lo que tiene que decir la Sugef (Superintendencia General de Entidades Financieras) sobre este punto, ¿cuál es el punto de equilibrio según sus estimaciones?

El presidente dijo que también sería ideal contar con los insumos del Centro de Información Crediticia.

“Podríamos tener una mejor idea, teniendo más información, de cuáles son los puntos en los que se puede fijar esa tasa, porque hoy la información que tenemos no cubre parte del mercado, eso nos va a permitir saber cuál es la dimensión real”, señaló el presidente.

El Banco Central había sugerido que la tasa máxima de intereses oscilara entre un 51% y un 63%. El gobierno, por su parte, en el proyecto de salvamento a deudores, propuso que el BCCR fuese quien definiese la tasa de usura con su criterio técnico.

‘Somos muy dados a lanzarnos epítetos, a descalificarnos’

Alvarado llamó a los diputados a sacar los ataques al cuerpo del debate sobre los límites de usura adecuados.

El fin de semana, Welmer Ramos refutó la advertencia del Banco Central sobre la posibilidad de que límites bajos excluyan a los consumidores de menores ingresos.

El diputado oficialista dijo que le “disgustaba” la posición del banco, y afirmó que el criterio de la entidad bancaria responde a un “sesgo ideológico de creer que todos los mercados son perfectos y que se autorregulan y que son eficientes”.

Este martes, el presidente dijo que los calificativos no aportan al “ejercicio democrático de construcción”.

"Más que calificarnos y usar epítetos o apelar a la ideología, es tener una discusión de fondo para ver los datos objetivos, una discusión de fondo sobre los hechos, esa es la discusión que yo estoy esperando que tengamos en el Congreso, una discusión constructiva.

“Como sociedad, somos muy dados a lanzarnos epítetos, a descalificarnos unos a otros, pero somos resistentes a ver los datos y a buscar un balance.

“Creo que se ha logrado abrir cierto tipo de debate, pero lo hemos sumado con calificativos y epítetos para descalificar unos a otros. Eso no es lo que va a resolver la usura o el acceso financiero a la gente, son los hechos, los datos”, afirmó Alvarado.

Para el presidente, solo el hecho de que entre los legisladores haya un ambiente favorable, para establecer algún límite a la usura, es un avance, por lo que los llamó a aprovechar el momento.