El País

6 de cada 10 ticos afirman haber sido discriminados al menos una vez en su vida

Condición económica o social, edad o sexo son las causas más comunes; en menor medida por nacionalidad y orientación sexual, según encuesta de PNUD y UCR

Seis de cada 10 costarricenses afirman haber sido discriminados en al menos una oportunidad a lo largo de su vida, principalmente por su condición económica o social (35,6%), edad (32,4%) y sexo (20,7%), pero también –aunque en menor medida– por su nacionalidad (6,6%) u orientación sexual (4,3%).

Así se desprende de la Encuesta Nacional “Construyendo una Ruta Común hacia el 2030″, realizada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR), entre el 18 de agosto y el 22 de octubre de este año.

La encuesta se realizó a una muestra de 703 personas, considerando un nivel de confianza del 95% y un margen de error del 3,7%. La población de estudio la constituyeron mayores de 18 años, costarricenses o residentes con más de un año de estar en el país al momento de aplicar la entrevista, con teléfono celular activo.

Al preguntar cuán difícil es la vida en Costa Rica, se encontró que el 77% identifica que ser una persona con discapacidad es lo que representa mayores dificultades, seguido por ser nicaragüense o indígena (57%), homosexual (41%), mujer (34,5%), afrodescendiente (29,5%) y joven (21,5%).

La mayoría considera que existen desigualdades por sexo porque las mujeres no cuentan con las condiciones necesarias para cuidar a sus hijos mientras trabajan y porque obtener una educación universitaria y/o técnica es más importante para ellas que para los hombres. También una gran parte se mostró en contra de que se le dé prioridad a los hombres en los empleos o que la vida familiar “se dificulte” cuando la mujer trabaja.

Sobre la valoración respecto a las personas extranjeras, existen contrastes, ya que de manera positiva se destaca la gran aprobación que existe sobre que las personas extranjeras mejoran la sociedad costarricense trayendo nuevas ideas y tradiciones (65,6%), y que deben tener los mismos derechos que los ticos (65%).

No obstante, existe una situación de aprobación y desaprobación (45% en ambos casos) en la opinión de que las personas extranjeras elevan la criminalidad en el país, o que cuando el desempleo es alto, se le debe dar prioridad a las personas costarricenses en los trabajos (71% indican estar muy de acuerdo o de acuerdo).

Respecto a las personas homosexuales, una mayoría está de acuerdo o muy de acuerdo en que ocupen cargos políticos (82,3%), puedan dar clases en las escuelas y colegios donde van sus hijos o hijas (78,5%) y puedan contraer matrimonio (50%). Los porcentajes con menor apoyo fueron los de adoptar o criar niños o niñas (42%) y manifestar expresiones de cariño en público (41%).

Por último, sobre las personas indígenas, se está muy de acuerdo (97%) en que el sistema educativo mantenga su cultura y tradiciones, aunque se encontraron opiniones un poco divididas sobre el uso del español, ya que a pesar de que la mayoría apoya que usen su idioma, el porcentaje que no lo considera así no está muy lejano.

Desigualdad económica y política

En el apartado de “Igualdad”, el 95% de los entrevistados indicaron que en Costa Rica no todos los ciudadanos viven bien. Al consultar por quiénes son los que no viven bien, el 41% identificó principalmente a los habitantes de bajos recursos económicos o en pobreza extrema, así como las personas desempleadas (17,2%).

Al indagar sobre lo que opinan de la diferencia entre lo que gana la gente de más recursos y la gente en condición de pobreza, un 95% opinó que dicha diferencia es grande o muy grande, y un 65,4% considera que para los próximos cinco años esa desigualdad aumentará.

Sobre la frase “En Costa Rica pagan más impuestos las personas que más tienen”, el 75% opina que en la práctica se aplica poco o nada, y el 92% señala que será igual o peor en el siguiente quinquenio. Lo mismo ocurre con la frase “En Costa Rica las leyes protegen a todas las personas por igual”.

Asimismo, el 86% de las personas considera estar muy de acuerdo que, en igualdad de condiciones, se vote de igual forma por un hombre o por una mujer para ser presidente o presidenta, diputado o diputada y alcalde o alcaldesa. De hecho, la mayoría piensa que una mayor participación de mujeres en cargos políticos puede ayudar a que los ciudadanos confíen más en la política.

Previo a elecciones

De acuerdo con las partes encargadas, esta encuesta se realizó con el objetivo de elevar el debate democrático mediante evidencia sólida y verificable, ya que el sondeo también “expone la valoración que tienen las personas del sistema democrático, las instituciones, el rol del Estado, la igualdad, la discriminación e imaginarios políticos en torno a lo ambiental”.

José Vicente Troya, representante del PNUD, destacó que estos resultados son muy valiosos de cara a las elecciones de 2022, ya que el derecho al voto “debe ejercerse lejos de la desinformación y las noticias falsas, del dogmatismo y el populismo, de la intolerancia y la discriminación”.

“Es necesario que la reflexión que anticipa la asistencia a las urnas se sustente en un conocimiento claro de los problemas nacionales y comunitarios y la valoración de las mejores propuestas para atenderlos”, añadió.

Por su parte, Johnny Madrigal, director de la Escuela de Estadística de la UCR, consideró de vital importancia contar con la aplicación de estudios de opinión que permitan mantener el pulso de la percepción y creencias sobre la realidad nacional, ya que este tipo de insumos ayudan a identificar los retos del país.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.