AFP. 28 enero
Un hotel en la isla de Ometepe, Nicaragua, estaba completamente vacío el 25 de octubre del 2018. La crisis económica ha golpeado con fuerza el turismo.
Un hotel en la isla de Ometepe, Nicaragua, estaba completamente vacío el 25 de octubre del 2018. La crisis económica ha golpeado con fuerza el turismo.

Managua. El Gobierno nicaragüense anunció este lunes una reforma fiscal y de la seguridad social que afectará principalmente a las empresas grandes y medianas, con el propósito de enfrentar la grave crisis económica que sufre el país tras las protestas de abril pasado.

“Estas medidas son necesarias para compensar los graves daños a nuestra economía que causaron” las manifestaciones, afirmó el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, durante la presentación del proyecto ante el Parlamento.

La reforma busca recaudar un equivalente al 2,3% del producto interior bruto (PIB) en el 2019, con aumentos graduales hasta alcanzar el 3% del PIB en el 2021 y el 2022.

En la exposición de motivos del ajuste, el Gobierno argumentó la necesidad de compensar el golpe económico de las protestas antigubernamentales iniciadas en abril pasado, que lastraron el empleo y obligaron a transferir recursos públicos para cubrir el pago de pensiones.

Los disturbios provocaron también una contracción del 4% en la economía en el 2018, según el gobierno.

El proyecto contempla un aumento del impuesto sobre la renta de grandes empresas del 1% actual a entre 2% y 3%.También propone elevar el impuesto electivo de consumo a algunos productos como cigarrillos, bebidas alcohólicas, bebidas azucaradas y energizantes.

Además, incorporará otros productos al pago del impuesto al valor agregado (IVA), sin incluir los de la canasta básica, al tiempo que incrementará el impuesto a los casinos y salas de juego.

Según el ministro, las protestas causaron el año pasado pérdidas económicas por el orden de $1.255 millones, la pérdida de 87.000 empleos directos y la salida de 130.000 contribuyentes del seguro social."Quisieron destrozar la economía, que recibió un fuerte impacto", reconoció.

Las protestas estallaron el 18 de abril contra una reforma al seguro social, que luego se transformó en una demanda de salida del gobierno de Ortega, cuya represión dejó 325 muertos y más de 700 detenidos.

El gobierno propuso este lunes retomar gran parte de las reformas del seguro social que detonaron la crisis. La iniciativa del gobierno aumentará del 19,5% al 22,5% la cuota patronal en las empresas con más de 50 empleados, y del 19,5% al 21% para las que tienen menos de ese número de trabajadores.

También incrementará la tasa de contribución de los asegurados del 6,25% al 7%, al tiempo que la contribución del Estado subirán en 1,5 puntos porcentuales para salud.