AP y AFP. 5 septiembre
La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, defendió discutir en el Consejo de Seguridad de la ONU la crisis política de Nicaragua.
La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, defendió discutir en el Consejo de Seguridad de la ONU la crisis política de Nicaragua.

Naciones Unidas. Estados Unidos advirtió el miércoles de que la crisis en Nicaragua va en camino de provocar un “abrumador” éxodo como el venezolano, durante una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

La embajadora estadounidense ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, destacó que el país centroamericano se está transformando en un Estado “dictatorial, fallido y corrupto”.

“El éxodo venezolano se ha convertido en el mayor desplazamiento de gente en la historia de Latinoamérica”, dijo Haley. “Un éxodo nicaragüense abrumaría a sus vecinos y generaría un fuerte aumento de migrantes y gente en busca de asilo en Centroamérica”.

La diplomática destacó que la crisis que ello podría generar regionalmente amerita que el tema se hable en el Consejo de Seguridad, que normalmente toca temas de seguridad internacional.

Sin embargo, el canciller nicaragüense, Denis Moncada, expresó durante la reunión que hablar sobre Nicaragua en ese foro representa una “violación" del derecho internacional.

“Agradecemos a los países que han reconocido que Nicaragua no es una amenaza a la paz y seguridad internacional, y no amerita ser parte de la agenda de este Consejo”, declaró en referencia a Bolivia, China y Rusia, cuyos representantes rechazaron que se hablara sobre el país centroamericano al destacar que eso es interferir en asuntos internos de esa nación.

(Video) Ortega pidió a EEUU respeto y que “no se meta con Nicaragua”

Más de 300 personas han muerto en el país centroamericano desde mediados de abril, cuando jubilados y estudiantes salieron a las calles para protestar contra los recortes en la seguridad social decretados por el presidente Daniel Ortega.

El Gobierno nicaragüense ha sido acusado por la ONU de abusar de la fuerza y torturar a manifestantes.

La embajadora estadounidense dijo que uno de los objetivos de la reunión del Consejo de Seguridad es impulsar el trabajo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) como mediadora regional en la crisis.

Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general de la OEA, manifestó en el foro que el Gobierno nicaragüense debe apostar por mecanismos “irreversiblemente democráticos” si no quiere convertirse en una dictadura.

El canciller nicaragüense, Denis Moncada, intervino este miércoles 5 de setiembre del 2018 en la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU.
El canciller nicaragüense, Denis Moncada, intervino este miércoles 5 de setiembre del 2018 en la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU.

“Nicaragua se encuentra en una encrucijada de la cual dependen su paz, su democracia y su futuro” , añadió Koncke, quien abogó a favor de un adelanto de las elecciones.

Rechazo de iniciativa

Rusia, China y Bolivia rechazaron categóricamente la iniciativa estadounidense, así como Nicaragua y Venezuela, que participaron como invitados. Kuwait, Kazajistán, Etiopía y Guinea Ecuatorial también expresaron su oposición.

“La situación en Nicaragua se debe resolver por diálogo pacífico y sin presiones externas desde el exterior. (...) No tiene lugar en el orden del día del Consejo”, sostuvo el embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, quien acusó a Estados Unidos de “tendencias colonialistas”.

Esta reunión representa "un ejemplo edificante y triste de interferencia externa y destructora", dijo, y apuntó que Washington ya actuó o actúa así en Cuba, Chile y Venezuela.

“Tenemos la impresión de que el Consejo de Seguridad es como un juez de Nicaragua”, aun cuando en este país “la situación se ha estabilizado recientemente”, agregó.

Su par boliviano, Sacha Llorenti, coincidió, considerando un “despropósito” que el Consejo se involucre en Nicaragua.

Washington solo busca la desestabilización de un gobierno “democráticamente electo”, cuando son los nicaragüenses quienes deben encontrar por sí mismos la respuesta a sus problemas, opinó.