Interés Humano

Estados Unidos aprueba uso de fármaco remdesivir para tratamiento de covid-19

Medicamento experimental es el primero que demuestra su eficacia contra el nuevo coronavirus

Washington. La agencia reguladora de medicamentos de Estados Unidos FDA autorizó el uso de emergencia del fármaco experimental remdesivir en pacientes con covid-19, anunció este viernes el presidente Donald Trump.

El uso de este antiviral fabricado por el laboratorio estadounidense Gilead Sciences fue aprobado luego de que un importante ensayo clínico mostrara que acorta el tiempo de recuperación en algunos pacientes con el nuevo coronavirus. Fue la primera vez que un medicamento demostró un beneficio contra la enfermedad.

“Es realmente una situación muy prometedora”, dijo Trump en la Casa Blanca, junto al presidente ejecutivo de Gilead, Daniel O’Day.

"Nos sentimos honrados con este primer paso para pacientes hospitalizados", dijo O'Day, y agregó: "Queremos asegurarnos de que nada se interponga en el camino para que estos pacientes reciban el medicamento".

La compañía anunció previamente que donaría alrededor de 1,5 millones de dosis.

Esto equivale a aproximadamente 140.000 tratamientos, basados en una duración de 10 días.

El remdesivir, que se administra mediante una inyección, ya estaba disponible para algunos pacientes que se inscribieron en ensayos clínicos, o que lo recibieron al margen de esas pruebas en la llamada modalidad de "uso compasivo".

La aprobación permite que se distribuya mucho más ampliamente y se use tanto en adultos como en niños hospitalizados que estén graves.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que dio luz verde a este uso de emergencia, define el estado de gravedad con bajos niveles de oxígeno en la sangre, lo que hace necesario recibir terapia de oxígeno o estar conectado a un respirador.

El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID) reveló el miércoles los resultados alentadores de un ensayo clínico que involucró a más de 1.000 personas.

Un estudio descubrió que los pacientes hospitalizados con covid-19 con dificultad respiratoria mejoraron más rápido que los que recibieron un placebo. Específicamente, los pacientes que tomaron el medicamento tuvieron un tiempo de recuperación 31% más rápido.

“Aunque los resultados fueron claramente positivos desde un punto de vista estadísticamente significativo, fueron modestos”, manifestó; sin embargo, el jueves Anthony Fauci, un científico que dirige el NIAID y uno de los principales asesores de Trump en esta pandemia.

Sin embargo, si bien no se considera una cura milagrosa, el ensayo de remdesivir podría allanar el camino para mejores tratamientos, según Fauci.

El remdesivir se incorpora al genoma del virus, provocando un cortocircuito en su proceso de replicación.

Primero se desarrolló para tratar el ébola, una fiebre hemorrágica viral, pero no aumentó las tasas de supervivencia como otros medicamentos.

La noticia, anunciada por el propio Donald Trump, ofreció un soplo de aire fresco en este 1.° de mayo privado de las tradicionales manifestaciones del día internacional de los trabajadores y particularmente sombrío en los mercados financieros, preocupados por las amenazas de nuevas sanciones estadounidenses contra China.

El presidente republicano, que relacionó la aparición del virus con un laboratorio de la provincia china de Wuhan, amenazó el jueves con imponer nuevos aranceles punitivos a Pekín, acusado por Washington de haber permitido, a través de su mala gestión de la crisis, que el virus se propagara.

Desde los primeros casos que surgieron en diciembre en Wuhan, más de 3,3 millones de personas han sido diagnosticadas con el nuevo coronavirus, y 235.000 han muerto en todo el mundo.

En un intento por frenar la pandemia, el mundo se ha cerrado, dejando a sectores enteros de la economía en suspenso.

El costo de estas medidas promete ser catastrófico para varios sectores de actividad económica, incluidos el turismo y la aviación, pero también para las poblaciones más vulnerables.

Desconfinamiento

Para salir de la crisis económica, más de 35 de los 50 estados estadounidenses han comenzado o están a punto de levantar las estrictas medidas de confinamiento, denunciadas por un puñado de manifestantes en todo el país.

Texas permitió este viernes la reapertura de tiendas, restaurantes o bibliotecas, siempre que operen al 25% de su capacidad.

El gran estado del sur había registrado el día anterior su mayor número de muertos (más de 50 en un día, para un total de 800).

Sentado en un restaurante en Houston, donde los camareros ahora usan máscaras y guantes, Jack Sweed dice que está “feliz de poder apoyar a las empresas locales”.

Para él, "las medidas de seguridad que se han implementado han funcionado" y las personas se han "adaptado al virus".

Sin embargo, Estados Unidos continúa deplorando unos 25.000 casos nuevos y 2.000 muertes por día, una "meseta" en la que el país está atrapado desde mediados de abril.

Por el contrario, el descenso de muertes parece confirmarse en Italia, España o Francia, que, con el fin de evitar una nueva ola de la enfermedad, han planificado un levantamiento gradual de las restricciones.

En Reino Unido, el segundo país más afectado en Europa después de Italia, con 26.711 muertes, también se alcanzó el pico de la pandemia, según el primer ministro Boris Johnson, quien prometió un plan de desconfinamiento para la próxima semana.