AFP. 25 marzo
Una mujer golpeaba una cacerola mientras protestaba contra el presidente Jair Bolsonaro, el 21 de marzo del 2020 en Sao Paulo.
Una mujer golpeaba una cacerola mientras protestaba contra el presidente Jair Bolsonaro, el 21 de marzo del 2020 en Sao Paulo.

Brasilia. La vehemente oposición del presidente Jair Bolsonaro a las cuarentenas impuestas por varios estados brasileños para frenar la propagación del coronavirus provocó cacerolazos populares y críticas de políticos y médicos, que denunciaron la “irresponsabilidad” del mandatario.

Bolsonaro, en discrepancia con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), calificó el martes las medidas adoptadas por estados como São Paulo y Río de Janeiro de política de “tierra arrasada”, con potencial de arruinar la economía del país.

El mandatario, un excapitán del Ejército, de 65 años, llegó a afirmar que gracias a su “pasado de atleta”, si contrajera el covid-19 “no sería nada preocupante, porque sentiría cuando mucho una gripecita o un pequeño resfriado”.

Un comunicado de una veintena de asociaciones brasileñas de profesionales de salud juzgó "intolerable e irresponsable" esa actitud y denunció un "discurso de muerte, incoherente y criminal".

El presidente del Senado, David Alcolumbre, quien contrajo el virus y se encuentra en aislamiento domiciliario, también consideró "grave" la postura de Bolsonaro, a "contracorriente de las medidas tomadas en otros países en función de las recomendaciones de la OMS".

"Nuestro país necesita un liderazgo serio, responsable y comprometido con la vida u la salud de la población", agregó.

“Es una verdadera crisis constitucional, con un presidente en ruptura con el jefe de los poderes Legislativo y Judicial y con los gobernadores de los estados”, señaló Michael Mohallem, profesor de Derecho de la Fundación Getúlio Vargas.

Bolsonaro critica cuarentenas por coronavirus

Al criticar las medidas que amenazan con agravar un desempleo que ya afecta a casi 12 millones de brasileños, Bolsonaro sigue los pasos de su par estadounidense, Donald Trump, de quien es un ferviente admirador.

"Hay que volver al trabajo mucho antes de lo que piensa la gente", declaró Trump el martes en Fox News.

Apocalipsis en Brasil

Una fórmula reproducida por Bolsonaro este miércoles, con una visión apocalíptica de las posibles consecuencias económicas y sociales de las medidas de confinamiento.

"¿Qué debemos hacer? Poner a la gente de nuevo a trabajar", pues "si tuviéramos problemas como los que puede haber en Brasil, con saqueos de supermercados, el virus seguiría entre nosotros. Vamos a tener el caos y el virus", declaró a la salida de su residencia oficial en Brasilia.

Voluntarios llevaban paquetes con jabón y detergente para distribuirlos en un esfuerzo por evitar la propagación de covid-19 en la favela de Rocinha, en Río de Janeiro, el martes 24 de marzo del 2020.
Voluntarios llevaban paquetes con jabón y detergente para distribuirlos en un esfuerzo por evitar la propagación de covid-19 en la favela de Rocinha, en Río de Janeiro, el martes 24 de marzo del 2020.

"¿Si Brasil puede salir de la normalidad democrática que ustedes defienden tanto? Nadie sabe lo que puede suceder en Brasil", pero si hay una amenaza, "no será por parte mía, quédense tranquilos", agregó, acusando a los gobernadores de estar cometiendo "un crimen".

Bolsonaro apuntaba en particular contra los gobernadores de Río, Wilson Witzel, y de São Paulo, Joao Doria, quienes ordenaron el cierre de escuelas y de todos los comercios y servicios considerados “no esenciales”.

Witzel y Doria fueron electos en el 2018, en la onda victoriosa de la derecha dura que llevó al poder a Bolsonaro, y ambos son ahora considerados como probables rivales del mandatario en las elecciones del 2022.

Bolsonaro “acusa a los gobernadores tratando de eludir la responsabilidad de una crisis económica inevitable, por ser mundial. Es como si dijera: 'no es culpa mía, yo he intentado salvar a Brasil”, subrayó Mohallem.

En varias ciudades, desde la semana pasada estallan cacerolazos por la noche en rechazo a la postura de Bolsonaro. El martes, durante su discurso por cadena de radio y televisión, sonaron con particular estridencia.

La palabra "destitución" se hace oír cada vez con mayor frecuencia, incluso entre figuras centristas.

Pero Mohallem ve esa perspectiva poco probable. “Impulsar un impeachment (juicio político) en medio de esta crisis acabaría por entrar en la estrategia de Bolsonaro de la manera en que él lo está buscando”, afirmó.

Un editorial publicado este miércoles por la revista Veja acusó a Bolsonaro de haber colocado “el futuro de su gobierno en las manos del virus”.

“Si la crisis que ya mató a 46 personas en Brasil y cada día mata a miles en el mundo fuera controlada, (Bolsonaro) emergería con un discurso más fuerte contra quienes preconizaron la prudencia en este momento. Pero si la crisis sigue las previsiones del propio cuerpo técnico del gobierno y pega fuerte aquí, la cuenta recaerá sobre él”.