Conflictos

Ucrania muestra su preocupación ante ‘peligrosas’ señales de Rusia en su frontera

La parte este es el escenario de una guerra entre Kiev y los separatistas prorrusos desde el 2014, conflicto que ya dejó 13.000 muertos

Kiev. El presidente ucraniano Volodimir Zelenski se mostró este viernes preocupado ante las “peligrosas” señales de Rusia, acusada de haber desplegado tropas cerca de las fronteras ucranianas, aunque aseguró que el país está “totalmente preparado” para una posible escalada militar con Rusia.

En una larga conferencia de prensa, Zelenski denunció la “peligrosa retórica” de Rusia, que considera como “la señal (...) de que una escalada es posible”. Para Zelenski, Rusia está buscando un pretexto para intervenir militarmente en Ucrania, y citó como ejemplos las críticas de Moscú al despliegue de soldados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Ucrania y sus acusaciones de que Kiev boicotearía el proceso de paz con los separatistas.

Desde el 2014, la parte este de Ucrania es el escenario de una guerra entre Kiev y los separatistas prorrusos que dejó 13.000 muertos, desencadenada poco después de la anexión de la península de Crimea por Moscú. Estas últimas semanas, Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea manifestaron su preocupación sobre los movimientos de tropas rusas cerca de Ucrania, que hace temer una eventual invasión.

“Existe hoy la amenaza de que pueda haber una guerra mañana”, explicó Zelenski, quien añadió que el país “está completamente preparado para una escalada” con su vecino ruso. ”Debemos contar con nosotros mismos, con nuestro ejército, que es fuerte”, afirmó Zelenski, mientras que sus fuerzas informaron de un muerto en la línea de frente con los separatistas, en el este del país, este viernes. Por su parte, los aliados de Ucrania mostraron su apoyo.

Una agresión rusa en Ucrania tendrá “consecuencias” para Moscú, advirtió el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. De su lado, Estados Unidos “vigila de cerca” la situación y “consultará” a sus socios “sobre la forma de desalentar” una eventual acción rusa, manifestó la vicesecretaria de Estado estadounidense, Karen Donfried.

El primer ministro británico, Boris Johnson, y su homólogo polaco, Mateusz Morawiecki, expresaron en Londres el “apoyo inquebrantable” de sus países a Ucrania, según un comunicado de Downing Street.

‘Golpe de Estado’

También pidió al presidente ruso, Vladimir Putin, que “diga públicamente” que no tiene la intención de invadir Ucrania, algo que sería “una señal importante”. El responsable de los servicios de inteligencia del ejército ucraniano, Kyrylo Budanov, expresó el domingo que Rusia había congregado cerca de 92.000 soldados en los límites con Ucrania, como preparativo de una ofensiva que podría tener lugar a finales de enero o principios de febrero.

Budanov explicó al medio estadounidense Military Times que esta ofensiva podría implicar ataques aéreos y de artillería, acompañado de asalto de aéreos y anfibios contra la ciudad de Mariúpol, así como una incursión por el norte a través de Bielorrusia. Moscú desmiente cualquier plan en este sentido y acusa a Kiev y a los occidentales de agravar las tensiones.

Además, Zelenski aseguró este viernes que había recibido informaciones sobre un proyecto de “golpe de Estado” previsto para principios de diciembre, que implicaría a “algunas personas de Rusia” y a un oligarca ucraniano, Renat Ajmetov, quien rápidamente afirmó que se trataba de una “mentira”. Con todo, Zelenski comentó que no daba crédito a ese golpe de Estado. Y el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, al ser preguntado al respecto, sostuvo que “Rusia no hace ese tipo de cosas”.

Además de la anexión de Crimea, se acusa a Rusia de haber entregado armas y personal a los separatistas, algo que Moscú niega y considera, en cambio, que son Ucrania, la OTAN y Occidente quienes agravan la situación con sus maniobras militares. En abril, ya hubo tensiones ante el despliegue de miles de soldados rusos en la frontera con Ucrania como respuesta a las maniobras militares de la OTAN.

“La situación no es peor a la de primavera, el número de militares (rusos) es inferior”, consideró, no obstante, Zelenski este viernes. Sobrepasado por el conflicto en el 2014, el ejército ucraniano ofrece una mejor imagen hoy en día, gracias a la experiencia de combate adquirida y a la mejora del equipamiento con la ayuda de sus aliados occidentales, como munición, navíos y dispositivos anticarro estadounidenses.